Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

star wars benioff weiss game of thrones trilogía kathleen kennedy

'Star Wars': esta era la trilogía que Benioff y Weiss se tenían entre manos

31 de octubre del 2019
Por Gabriella Botello
La salida de los creadores de 'Game of Thrones' revela una perturbación en la Fuerza de Lucasfilm, y con cu CEO, Kathleen Kennedy.

Quizá estamos exagerando, pero puede que David Benioff y D.B. Weiss sean dos de las personas más odiadas del planeta. Es que, más allá del divisivo ¿grande? finale de la octava temporada, los creadores de Game of Thrones acaban de quedar afuera de la nueva trilogía de Star Wars. Y sí: en gran parte, la culpa es de los haters… Pero el verdadero conflicto de fondo es el riguroso control creativo de Lucasfilms en sus producciones warsies.


Vamos por partes. Benioff y Weiss empezaron un tórrido affaire con el público cuando llevaron a la pantalla chica la adaptación de Una Canción de Fuego y Hielo, parte de la opus magna de George R.R. Martin. El crush fue instantáneo y, episodio tras episodio, se cementó una de las relaciones más sólidas con la audiencia.


El vínculo y el extraordinario feeling con la audiencia es, en términos del entretenimiento, un Toque de Midas que cualquier cadena o estudio querría capitalizar. Eso precisamente fue lo que pasó con la gente de Lucasfilm, que fichó a los creadores para capitanear una nueva trilogía de Star Wars lejos de la saga Skywalker.

Todo marchaba viento en popa hasta que llegó la octava temporada y lo que el fandom sintió con una traición. Y “traición” sería devaluar lo que muchos sintieron como engaño. La paciente construcción de los Night Walkers como antagonistas para liquidarlos en un episodio sin solución de continuidad, el arco dramático desperdiciado de Jamie Lannister, la elección del nuevo Rey de los Seis Reinos (y Winterfell, já), y el destino de los protagonistas: podemos listar todas las falencias percibidas de la octava temporada de Game of Thrones y llenar los libros de la Gran Biblioteca de la Ciudadela.

Crédito: Prisa

Crédito: Prisa


Cual pareja despechada, el público hizo lo que haría cualquier despechado: reventó a mensajes odiosos todas las vías de contacto con Benioff y Weiss. La dupla se convirtió en el enemigo público número uno y la mala prensa ha sido bastante motivo para que la gente de Lucasfilm decidiera terminar el contrato con el dúo. Entre eso y la limitada creatividad que permite la CEO Kathleen Kennedy, y el acuerdo con Netflix por más de US$ 250 millones, pues el acuerdo se dio de baja sin mucha parsimonia. Y lo más triste es que el material tenía el potencial de ser verdaderamente genial, especialmente para los warsies más fundamentalistas.

Según publicaron en Variety Benioff & Weiss querían centrarse en el origen de la Orden Jedi… Y sí: eso también incluía la creación de la isla Ahch-To, donde reside el templo Jedi que vimos en The Last Jedi, y una enorme cantidad de eventos que ocurrieron 25 mil años atrás. La bibliografía al respecto es súper amplia y tiene una tremenda cantidad de vertientes para explorar.

La creación de esta orden casi religiosa hubiese sido maravillosa para explorar la relación con la Fuerza y descubrir nuevos poderes. Pero más allá de hacer antropología de la Fuerza, la historia de la Orden y el surgimiento de los Jedi también viene aparejada con la aparición de los Sith. Además de apelar a la maravillosa mitología warsie, esta trama tenía el potencial de traernos esa lucha entre el bien y el mal que tanto nos gusta ver en la pantalla.


La idea, no obstante, no gustó en Lucasfilms y se repitió la misma escena que vimos con Josh Trank, Colin Trevorrow, Gareth Edwards, Chris Miller y Phil Lord, todos eyectados de la franquicia bajo el mando de Kennedy. La olla a presión que triangula al Imperio Disney, su megafranquicia de los huevos de oro Star Wars, los ejecutivos de Lucasfilms y los directores que las megafonean estalló por el hiperespacio en varias ocasiones.

Según relatan desde Variety, cada vez que Kennedy y su equipo introdujeron cineastas para unirse a la familia de La guerra de las galaxias, les habrían prometido una medida de control creativo. Sin embargo, varias personas con información privilegiada dijeron que las nuevas ideas eran comúnmente rechazadas ya que Kennedy y su equipo solo buscaban personas que se apegaran a la línea de la compañía. Si los desacuerdos sobre la dirección de la película se volvieron demasiado intensos, por lo general, la persona dejaba el proyecto en lugar de intentar encontrar un terreno común.


IMagen de portada. Lucasfilm.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes