Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

las imperdibles johnny depp cumpleaños

#LasImperdibles: ¡feliz cumpleaños, Johnny Depp!

8 de junio del 2019
Por Gabriella Botello
El camaleón de Hollywood cumple 56 años y lo celebramos en Fandango

Había una vez un Johnny Depp que era sinónimo de integridad artística, de arrojo y compromiso hasta el extremo con el papel, un carilindo que -contra todo pronóstico de la industria- se eyectó al status de superestrella al resistir su apariencia de ídolo teen babyface en pos de roles complejos en las antípodas del feísmo que despertaron la imaginación de todo el mundo (como, a saber, un monstruo con manos de tijera y corazón de gigante. Y, después, llegó Piratas del Caribe y el resto, según dice, es historia producida por Jerry Bruckheimer.


Por estos días, Depp tiene más (in)famia por estar al borde de la bancarrota, en pleno pleito por el divorcio con Amber Heard, acusado por abuso físico y emocional, y presentando su propia evidencia que redima su condena. Pero, así y todo, el bueno de Johnny sigue siendo una de las últimas estrellas de cine verdaderas del planeta Tierra, y tiene un prontuario (pun intended) que lo demuestra. El masivo legado de Depp -contaminado o no- está inscripto dentro de una carrera verdaderamente inusual con altos elevadísimos (y un millón de Jack Sparrows en distintos envases).

Acompáñanos por este trip por el talento inmenso de un artista que, aún, puede tener chance de salvación. Con sólo 56 años -cumplidos hoy-, estamos seguros de que veremos a la estrella ascender otra vez -o estrellarse en el proceso.

¿QUIÉN AMA A GILBERT GRAPE?

Ya desde 1993 que Depp se resiste a las etiquetas y, de ahí, que veamos a una de las caritas más sensuales del cine poniendo precios a las latas de sopa en la tienda de abarrotes anti-glamour en la que trabaja. Gilbert es el pegamento que mantiene unida a su familia torturada -madre obesa y agorafóbica; hermano menor con discapacidad mental en la piel de un extraordinario Leonardo Di Caprio- que se sacrifica por el bienestar de todos sus seres queridos. Depp brilla renegando del sex-appeal que dictaba la industria, un héroe hecho y derecho que nos conquista el corazón (y a quien queremos darle un besito en la frente y un apapacho).


EL JOVEN MANOS DE TIJERA

Edward es el antihéroe solitario y desfigurado, el Frankenstein de Tim Burton que mancha los suburbios pastel con una negrura que asusta. Pero es ahí donde la maestría de Johnny hace de este personaje una verdadera tragedia: el monstruo sin consciencia de ser monstruo que -sin parpadear- se entrega a la generosidad y a la gentileza de un mundo que corta tanto como sus tijeras. No hay violencia -excepto contra sí mismo- en el pobre Joven Manos de Tijera de esta fábula que ya se convirtió en clásico.


PIRATAS DEL CARIBE

Podríamos preguntarnos: ¿quién más podría a usar todos los anillos y las rastas y los accesorios boho-chic y destrozados y ese esperpento de sombrero? ¿Quién va a ignorar toda clase de peligros mortales y así y todo hacer chistes insurrectos? ¿Quién nos dará a Keith Richards con espada, eh? ¿Cómo puede ser igualado ese bailecito desde el mástil de su barco hundiéndose hasta el muelle en la primera La Maldición del Perla Negra? Al parecer, nadie. Porque una cosa es cierta: nadie puede llenar las botas malolientes del Capitán Jack, el one and only pirata del Caribe que parió Depp. Sin importar qué tanto se convirtió en una parodia de sí mismo, Sparrow es una marca registrada que aplaudimos de pie.


PÁNICO Y LOCURA EN LAS VEGAS

Bata ginebra, licor de cereza, Cointreau, licor benedictino, granadina y jugo de lima y piña en una coctelera fría; agregue un cigarrillo largo, gorro de pesca y una maleta llena de drogas, cueza con adrenocromo, kescalina, murciélagos, máquinas de escribir y armas. Voilá. Raoul Duke es un trip salvaje que sólo puede vivir en el cuerpo lleno de tics de Depp (o en la maravilla de Hunter Thompson) en búsqueda del corazón del Sueño Americano -y encontrando todo tipo de criaturas desagradables en sus vísceras. Johnny es el buen Doctor del periodismo himself, una mezcla tan aterradora como divertida que atraviesa el infierno de punta a punta. Aplauso de pie.


ED WOOD

Hay un amor inconmensurable en interpretar al Peor Cineasta de Todos los Tiempos y a Depp se le nota… El mismo amor que el propio Wood tenía para su propias películas clase Z es el que tiene Depp para Ed en uno de sus papeles más extravagantes y estrafalarios. Lleno de entusiasmo y con una vivisección fascinante, Johnny logró darle un RCP a uno de los directores más tristemente olvidados de la Historia de Hollywood en, quizá, uno de los mejores papeles de su carrera. Con todo y sweaters de angora.


LA LEYENDA DEL JINETE SIN CABEZA

Ichabod Crane, Ichabod Crane, todos amamos a Ichabod Crane. El detective made in Burton es la representación física de uno de los diseños de producción mejor logrados del cine (con todo y esa pinta de estar oliendo permanentemente algo horrible). Entrañable, con corazón de oro, y una sensibilidad victoriana, el entusiasta del eureka con todo y pasado traumático es una de nuestras Variaciones Depp preferidas.


ANIMALES FANTÁSTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS

El villanísimo Gellert Grindelwald, proto-Señor Oscuro extraordinaire e interés romántico de Albus Dumbledore himself con todo y heterocromía es otro de los prodigios platinados de Depp. Le guste a los potterheads o no, el momento de la épica revelación de que Colin Farrell revela ser el Lord Tenebroso nos tuvo a todos hypeados sin retorno, blandiendo nuestras varitas, y tirando pop corn a diestra y siniestra en el cine. Hay una gracia fluida y peligrosa en Gellert, una atracción dictatorial de tirano fascista y convincente, y elegancia y economía a la hora de tirar hechizos que nos gusta (y mucho).


HOMBRE MUERTO

¿Jim Jarmusch con Johnny Depp? ¿Dónde firmamos? El psicodélico western arranca con la premisa de un extraordinario Depp con un boleto de ida a su propia tumba. William Blake -el contador, no el poeta, já- es uno de los personajes más redondos y mejor logrados del repertorio del actor, y sin dudas el de más profunda transformación personal… Si no viste esta joyita aún, encuentra alguna manera de rentarla (oh, te extrañamos tanto, videoclub).


CRY BABY

Un clásico por un motivo. El Johnny de los ‘90 era un galanazo que tenía que obviamente pasar por el rol consagratorio del rebelde sin causa que usa el rock para conquistar a una blonda letal de alta sociedad. El musical del prócer divine de John Waters es una guerra divina, Inquietante, sin nada de buen gusto e intrigantemente retro entre los drapes y los squares empapada de rockabilly de la única lágrima de Wade Walker. Una maravilla del cine shampoo que merece la pena cada segundo con todo y sus cosas rarísimas (sí, como los besos con extra lengua, el embarazo adolescente, Iggy Pop bañándose en un cubo demasiado pequeño, y todo lo que hace a John Waters ser John Waters)


DESCUBRIENDO EL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

¿Quién quiere llorar? Depp como el proverbial Peter Pan/ Sir J.M. Barry es una maravilla (freudiana, por cierto) del guión, y sin dudas, una de las películas más convencionales de esta lista y en la que representa al escritor enamorándose de una viuda de la forma más asexual que vimos en el cine. Recordemos que Depp venía de estrenar al Capitán Jack Sparrow en La Maldición del Perla Negra, así que el salto de extravagancia de su pirata al modesto y suave Barrie, es notable.


DONNIE BRASCO

Amamos al Johnny gangsta style de los ‘90 con toda la seriedad inquietante de agente de FBI (algo así como una cruza entre Buenos Muchachos y 21 Jump Street) que es al mismo tiempo genuino y aterrador… Y al otro momento, asustadísimo. El hombre entrega todas las líneas en lengua vernácula de un chico que está audicionando para el papel de su vida (que, ni más ni menos, tiene de partenaire) a ningún otro que el mismísimo Al Pacino, referente del género mafia. Pistone es uno de sus mejores momentos de pantalla.



BLOW, PROFESIÓN DE RIESGO

¿Quién se anima a meterse con Pablo Escobar? Pues, ningún otro que Johnny Depp con todo y peluca rubia. Depp se mete en el cuerpo de George Jung, el responsable de traer la cocaína a Estados Unidos, en una cinta que mayormente está bien (y que nos da la peor actuación de Penélope Cruz de su carrera).



Do you want to go to www.fandango.com? No Yes