Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Esta fue la escena más difícil de rodar para Bryan Cranston en 'Breaking Bad'

Esta fue la escena más difícil de rodar para Bryan Cranston en 'Breaking Bad'

28 de setiembre del 2018
Por Gabriella Botello
Obvio, hay spoilers.

¿Recuerdas cuando te volviste adicto a las series de cabecera? Pues nosotros recordamos muy bien cómo, allá lejos y hace diez años, la cocinita de la metanfetamina de Breaking Bad nos volvió dependientes a su increíble trama, su complejo desarrollo de personaje, y conflicto inigualable. Y, a cinco años de su finale, seguimos con síndrome de abstinencia al punto en el que seguimos intentando entender qué diantres pasó con nosotros.


Es difícil recordar cómo era el mundo antes de Netflix y de enviciarnos con series que devorábamos como churros… Pero sí podemos recordar la pater serie que todo lo comenzó. Breaking Bad es, al día de hoy, una de las obras maestras más interesantes del ecosistema televisivo pasado y, también, actual. Es que todos podemos añorar ese momento en el que el fenómeno de Vince Gilligan nos tenía a todos prendidos a la pantalla, compartiendo una vivencia cultural a través de una serie.


De hecho, la experiencia nos cambió tanto a nosotros que no nos sorprende saber que también haya transformado a los actores que prestaron el cuerpo para narrar esta trama. Y tampoco debería extrañarnos que haya conmovido irrevocablemente a Bryan Cranston, que interpretó al profesor de química convertido en capo de la meta. Es que la vida de Walter White/Heisenberg sin dudas tiene muchísima de tela que cortar.

De entre las más variopintas experiencias de Walter (y sí, estamos contando simular quimioterapia, caminar desnudo por el desierto, matar niños y narcos, y aún peor), hay una en particular que destaca por lo emocionalmente drenante para Cranston. Según detalló el actor en el Festival de Cine de Tribecca, existió una que lo afectó profundamente en particular. Y, si, como podíams esperar, es la escena en la que Jane, la novia de Jesse Pinkman, sufre una sobredosis y él la deja morir.

De repente vi a Krysten Ritter, que estaba haciendo un trabajo maravilloso como actriz, empezar a toser y a escupir la sopa de champiñones con la que simulábamos el vómito. Estaba haciendo que se ahogaba, y juro que un segundo después su cara se quedó totalmente inerte”, detalló Bryan mientras lloraba explicando cómo se disolvieron los límites entre realidad y ficción.

No había nada de vida en su cara, todo se empezó a fundir en una gran nada que de repente se transformó en la cara de mi verdadera hija ahogándose hasta morir. Ahí fue cuando no pude contener mi emoción porque como padre eso es lo único que me da miedo: ver morir a alguno de mis hijos”, agregó.


Fue entonces donde no pudo distinguir la persona del personaje. “Así que ahí estaba mi hija atragantándose sin poder respirar y cuando cortamos, mientras todo el mundo me felicitaba por mi actuación, yo era incapaz de dejar de llorar. Y sé que se supone que los actores tenemos que trabajar con nuestras emociones. Son nuestras herramientas para intentar replicar la vida real, así que es un riesgo que tenemos que asumir”, concluyó el actor.

Esta anécdota sólo nos hace admirar más el trabajo de este equipo de artistas que trabajó tan duro para llevarnos en el trip narrativo de nuestras vidas. ¿Cuál fue la escena que más te conmovió a ti de Breaking Bad?



Imagen de portada: AMC.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes