Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

De Marvel a Disney: las falsas promesas de inclusión LGTB son un problema para Hollywood

De Marvel a Disney: las falsas promesas de inclusión LGTB son un problema para Hollywood

14 de febrero del 2018
Por Gabriella Botello

Y cuando todo parecía indicar que la industria cinematográfica había salido del clóset de la heteronormativa, nos damos cuenta de que hemos sido engañados. La apertura a las narrativas LGTBQ apuntaban a una necesaria transformación en la representatividad de los productos culturales y un ajuste a los nuevos cánones de sexualidad. El avance lento y seguro a la inclusión se anunció con bombos y plantillos. De Marvel a Disney, y pasando por Harry Potter, vimos cómo la homosexualidad de los personajes protagónicos se hypeó hasta el hartazgo. Pero del dicho al hecho hay largo trecho y la manifestación queer de gays, lesbianas, transexuales y todo el espectro LGTBQ es algo que aún no vemos en la pantalla.

Esta progresión arrancó hace poco más de un año y muchas grandes producciones aseguraron tener personajes homosexuales para luego no mostrarlos en pantalla. El más reciente es del de Black Panther, que habría eliminado una escena LGTBQ. La homosexualidad de dos miembros de la Dora Milaje es una parte trascendental del cómic de Pantera Negra (motivo por el cuál había sido publicitada antes) y algo con lo que el fandom se había ilusionado. Finalmente, la relación entre Okoye (Danai Gurira) y Ayo (Florence Kasumba), fue editada del metraje final y está lejos de ser la primera escena con la que Marvel hace un bait LGTBQ.

Ya solo dentro del UCM, el caso es un clon al de Thor: Ragnarok, que también había publicitado una escena que aludiría a la bisexualidad de Valkyria y que también habría quedado en el piso de la sala de edición. La situación es la misma que la Admiral Holo de Laura Dern: después de haber sido vendida como el primer personaje homosexual de la franquicia, la Almirante de la Resistencia no tuvo acercamientos románticos de ningún tipo con nadie.

La dramatización de esa situación llegó a principios de mes con la ira del fandom ante la omisión de la homosexualidad de Albus Dumbledore en Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos: los Crímenes de Grindelwald. La deliberada decisión de no explicitar la sexualidad del líder de la Órden del Fénix -revelada por la propia J.K. Rowling en 2007- inflamó a las bestias fantásticas de los usuarios de Twitter, que tomaron las redes para expresar su ira moral ante lo que percibieron como una hipocresía intelectual y el proyecto fue atacado (con razón) en redes sociales.

(Crédito: Twitter)

El patrón se refuerza con antecedentes que vimos a principios de año y que fueron anunciados con el beneplácito del bombo publicitario de sus campañas promocionales. El escándalo ante la sexualidad de LeFou en La Bella y la Bestia en lo que sería la primera salida del clóset de Disney y la Power Ranger lésbica de la película homónima no tuvieron más que sutilísimos momentos en los que podría llegarse a intuir la inclinación sexual de los personajes en la pantalla... Bueno, o podríamos haberlo hecho con una lupa, un mapa y muchísima voluntad de encontrarlo.

La publicidad especulativa que rodeó a La Bella y la Bestia, Power Rangers, The Last Jedi y Ragnarok finalmente no llegó a nada y no vimos nada de lo prometido en la pantalla. Más allá de la promoción engañosa, el problema de representación de fondo es que no vemos narrativas LGTB en las grandes franquicias que verdaderamente reflejen la realidad social actual. Y el problema con ello es que la sexualidad por fuera de la norma sigue siendo invisiblizada por los productos culturales que deberían instalarla para igualar los tantos y representar a una porción de la población.

A los hechos nos remitimos:Hollywood no es tan inclusivo como clama ser y los personajes LGTB -pese al hype publicitario que rodean sus potenciales apariciones- están, en el mejor de los casos, subrrepresentados en las películas más trascendentales. De hecho, podríamos hasta arriesgar que se trata de anzuelos para captar la discusión y poner a la película en boca de todos más que un genuino intento de dar voz a un sector de la sociedad que no goza de las mismas representaciones que las relaciones heterosexuales en los grandes blockbusters

Esperamos que, de cara a los nuevos desafíos, ver a un personaje abiertamente homosexual en el futuro de las franquicias más relevantes sea parte del os planes de los grandes estudios... Y que no quede sólo en las palabras, sino que se traslade a los hechos.

(Imagen de Portada: Fotomontaje con imánges de Marvel Studios)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes