Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

las imperdibles parejas disparejas

#LasImperdibles: parejas disparejas

15 de junio del 2019
Por Gabriella Botello
El corazón tiene razones que la razón no puede comprender y todo ese cuento.

El que sea que haya acuñado la frase de que el amor no tiene lógica ni razón (o cualquiera de sus variables), pues debería llevarse el premio Nobel -o, mínimamente, un galardón por Afirmar lo Obvio. Es que hemos visto todo tipos de locuras hechas en el nombre de los sentimientos tiernos (desde actos inhumanos de valentía y ternura hasta usar ropa interior de lo más cuestionable, todo en el nombre del corazón). Así y todo, por lejos, la peor es pensar que no importa cuán distintos seamos, el amor salva toda distancia y solventa toda incompatibilidad.


Pero, vamos, que sin esa locura momentánea que inhabilita al cerebro de todo pensamiento coherente cuando estamos enamorados, no congeniaríamos con gente impensada… Ni tendríamos algunas de las mejores historias del cine, ¿verdad? Eso es lo que nos demuestra Ni En Tus Sueños, la última rom-com de Seth Rogen y Charlize Theron (algo bastante autoexplicativo todo este asunto).


Y com disparejo no es sinónimo absoluto de incompatible, claro está, en Fandango nos ponemos melosos y creemos en los amores imposibles con este listado de Parejas Disparejas.

Crédito: 'Ni En Tus Sueños'

Crédito: 'Ni En Tus Sueños'


KIM Y EDWARD - EL JOVEN MANOS DE TIJERA

Ella es una blonda pastel de la prepa con todo y cama de agua; el es un Frankenstein del Horror con manos asesinas, pero así y todo, nos regalaron una de las mejores historias de amor de la historia del cine. La creación quirúrgica de un genio malvado con las mismas habilidades sociales que una patata (y con el mismo conocimiento del mundo que una) se enamora perdidamente de la irresistible rubia en una pasión imposible de solventar, pero que ni el tiempo puede mermar.


LA BELLA Y LA BESTIA

El tropos que básicamente categoriza el 80% de las cintas de fantasía: una princesa encantadora y bellísima se enamora de una bestia deforme que, así y todo y debajo de toda esa cantidad ridícula de pelo/escamas/lo que sea, tiene un gran corazón. Así, nos encontramos con los titulares, pero es una tipología que aplica a cantidad de variables. A saber: la Princesa Fiona y Shrek; Hellboy y Liz, Sally Hawkins y el Monstruo de La Forma del Agua, King Kong y Ann Darrow en la piel de Naomi Watts; Danny Trejo y Jessica Alba, etcétera, etcétera.


HAN Y LEIA - ‘STAR WARS’

Abunda la tensión sexual entre el montaraz cósmico más sexy de la galaxia y la Princesa/general más joven de Alderaan y, en gran parte, tiene mucho que ver con las diferencias irreconcilables entre los personajes… Han Solo, el contrabandista espacial, y Leia Organa, la Princesa de los Rodetes, son diametralmente opuestos: donde Han es puro alivio cómico y optimismo, Leia tiene la seriedad política de una estratega… Vamos, que dos personas que se admiten amor ante el prospecto de ser criogenizados en carbonita (“Ya sé” es de las mejores respuestas del mundo) sólo parecerían entenderse bien en situaciones de emergencia y crisis. Si bien vemos florecer poco su relación en la franquicia, sabemos que terminaron teniendo un hijo… Y separándose para The Force Awakens.


EDWARD Y VIVIAN - ‘MUJER BONITA

El sofisticadísimo hombre de negocios con una cuenta bancaria tan abultada que seguramente es equivalente al PBI de una nación pequeña europea poco tiene que ver con la prostituta con corazón de oro que arregla sus zapatos con cinta adhesiva y cuya cultura general no pasa del 7° grado. Así y todo, el saber callejero de Vivian y su honesta espontaneidad emocional la convierten en el interés romántico de Edward, poco habituado a la risa genuina y el disfrute real del otro… Y casi que cualquiera lo sería con una gargantilla de diamantes y un vestido para el infarto de Chanel. Esta pareja dispareja tiene un especial lugar en nuestro corazón.


RAMONA Y SCOTT - SCOTT PILGRIM VS. EL MUNDO

Derrotar a los siete exes malvados de alguien para tener una cita bien puede poner a nuestro potencial interés romántico en un pedestal. Y eso es precisamente lo que pasa con Ramona Flowers, la chica punk, inteligente y que odia a media humanidad que enamora a Scott, pese a que sea una especie de masa amorfa de nervios y sudor adoelscente cada vez que se la encuentra. Pero el introvertido gana el amor al final de la cinta, já.


BEN Y ALLISON - LIGERAMENTE EMBARAZADA

Parecería que Seth Rogen no tiene problema en asumir que, quizá, no sea el tipo más tradicionalmente/heteronormativamente deseable del planeta. Vamos, que suele interpretar a un yonki desocupado, lleno de barba (y de amor), con pobre higiene personal, obsesionado con los pechos, y con tendencia a tener flatulencias en los lugares más impensados. Así y todo, siempre termina con la chica… Como Charlize Theron o, en caso de Ligeramente Embarazada, con la maravillosa blonda workoholic de Allison. De hecho, sus estilos son tan diferentes (vamos, que usa a los libros de bebé de apoyo para su pipa de agua) que hasta se separan. Pero el amor es más fuerte.


JOEL Y CLEMENTINE - ETERNO RESPLANDOR DE UNA MENTE SIN RECUERDOS

Tan vibrante y espontánea como su cabello neón: Clementine es el opuesto diametral del introvertido Joel, tan dolorosamente cerebral y vuelto hacia adentro que el brillo daña su corazón. Así y todo, pese a la abismal diferencia entre sus personalidades, Kate Winslet y Jim Carrey construyen un amor que tolera hasta una experimental terapia de memoria que eliminaría la presencia de uno de los recuerdos del otro.


LARS Y BIANCA - LARS Y LA CHICA REAL

Bueno. Él es un tipo. Ella es una muñeca. No hay remate. Ryan Gosling, el niño bonito del cine indie, nos regala una de sus más memorables interpretaciones como una forma muy específica de desorden esquizoide de la personalidad al punto que le atribuye vida (y hasta forma una longeva relación) con una sofisticada muñeca sexual hiperrealista. La cinta es maravillosa y una auténtica imperdible que aborda el importantísimo rol que tiene la comunidad en contener a uno de sus miembros, y lo fundamental del acompañamiento para la salud mental.


ENNIS Y JACK - SECRETO EN LA MONTAÑA

Nuevamente el tropos del romance entre introvertido/extrovertido, los protagonistas de este dramón exceden la categoría del romance incorporando una interesante arista LGTBQ a la trama y de cómo impactan las heridas a la hora de aceptarnos a nosotros mismos. Los vaqueros vienen de backgrounds fundamentalmente diferentes, pero quizá la diferencia que más los aparta es la voluntad de dejar toda mentira y pretensión en pos de elegirse plenamente el uno al otro. Ennis y su dificultad a la hora de abrazar su sexualidad -y de definirse como hombre gay que amaba a otro hombre- choca con el seguro Jack, que marcó sus preferencias desde el primer momento. El poder de la negación impide que se conozcan a nosotros mismos lo bastante bien como para formar una pareja, con lo que pese a haber estado juntos durante 20 años, jamás podrían haber sido una couple comprometida.


THEODORE Y SAMANTHA - HER

¿Enamorarse de un software? Pues, eso sí que es llevar Tinder y las relaciones online con desconocidos al próximo nivel. Samantha es un sistema operativo y, pese a cualquier barrera tecnológica o racional, el Theodore del espectacular Joaquin Phoenix desarrolla uno de los crushes más delirantes que jamás vimos en la pantalla. Digno de un episodio de Black Mirror.


EDWARD Y BELLA - CREPÚSCULO

Si bien nos podíamos ver venir que un vampiro que lee mentes y que hace la secundaria una y otra vez desde hace cientos de años tenga un problemita o dos, el hecho de que se enamore de una mortal menor de edad tiene banderitas rojas colgadas todo alrededor y señales de “Alto” en neón furioso. Edward y Bella podrían ser fácilmente la peor y más desbalanceada pareja del cine y la literatura. Amén de una cuestión etaria y de las obvias limitaciones físicas que vienen con no brillar como una bomba de glitter bajo el sol, hay bastantes cosas creepy de su relación (que alguien me espiara mientras duermo no es romántico, es aterrador) que marcan un desbalance profundo de poder (léase: el hecho de que Edward decida cuándo convertir en vampiro a Bella, o que desaparezca sin solución de continuidad, etcétera, etcétera).



Do you want to go to www.fandango.com? No Yes