Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

#LasImperdibles: Películas sobre adicciones

#LasImperdibles: Películas sobre adicciones

2 de diciembre del 2018
Por Cristhian Manzanares
No importa la época, la edad, o el sexo, las adicciones son un peligro para todos

Algunas de las imágenes más poderosas del cine las podemos encontrar en las películas que han tratado el difícil, crudo y, la gran mayoría de veces, faltal mundo de las adicciones. Y si bien es cierto, en estos días podemos percibir una mayor apertura y recepción frente a este tema (que no solo involucra drogadicción, sino también apuestas, alcohol, sexo, y otros), hubo épocas en donde una persona adicta era prácticamente desterrada de la sociedad. A su manera, el cine ha ayudado a la evolución del entendimiento de este problema cultural.



Sin más preámbulo, aquí les presentamos #LasImperdibles de esta semana, con películas sobre adictos y sus terribles adicciones. Una lista que seguramente tendrá para más partes.

Bradley Cooper Nace una estrella

Bradley Cooper es Jackson Maine en 'Nace una estrella' (Imagen: New Century Films)


Réquiem por un sueño, de Darren Aronofsky

Con un estilo visual machacante y aséptico, Aronofsky despliega una pesadilla narrativa sobre una familia sometida por los estupefacientes hasta el punto del horror, donde ingesta y pinchazo se vuleve más y más incesante introduciéndonos en un espiral descendente que desemboca en un final entre nauseabundo y vertiginoso. Quizás así es como deba ser una sobredosis.


Adiós a Las Vegas, de Mike Figgis

Si a algo le ha gustado a Hollywood, son las historias de destrucción y abandono personal. Tanto que incluso hasta las premia con un Oscar. Aquí la historia es de Ben Sanderson, un trabajador que simplemente decide embriagarse hasta morir, y para tal cometido se muda a Las Vegas, donde conoce a, quien lo acompañará en esta travesía autodestructiva. El Oscar fue para Nicolas Cage. Muy merecido, si nos preguntan.



Trainspotting, de Danny Boyle

Un grupo de yonquis escoceses roban, juegan fútbol, tienen sexo, apuestan y se pinchan heroína en esta adaptación de la novela homónima de Irving Welsh. Todo un retrato de época de esa parte de la sociedad británica que no se veía en revistas ni programas de televisión (hey, ni siquiera en las noticias), pero que quedaba perfectamente retratado en libros y canciones, algunas de las cuales se incluyeron en su magnífico soundtrack.


Up in smoke, de Tommy Chong y Lou Adler

Cheech & Chong son toda una institución del movimiento pro legalización, en tiempos donde a veces la libertad se contenía con represión. En 1978, salía esta cinta donde vemos a Pedro de Pacas y Tony "Man" Stoner, los personajes encarnados por Cheech Marin y Tommy Chong, manejando por las carreteras de California a bordo de su camión "Love Machine", armando el joint de marihuana más grande que hasta entonces se haya visto en el cine.



El hombre del brazo de oro, de Otto Preminger

Una de las películas más impactantes de La Voz, Frank Sinatra. Aquí es Frankie Machine, un baterista de jazz que regresa a Chicago luego de una cura de desintoxicación en un hospital. Allí lo espera su esposa Zosh, quien ha sufrido un accidente de automóvil. En su afán por rehacer su vida y ganar dinero, se introduce en los tugurios de la ciudad para jugar póker pero, irrefrenablemente, vuelve a tener una recaída.



Nace una estrella, de Bradley Cooper

Jackson Maine es un cantante establecido, con una buena reputación, y muchos seguidores, pero también con muchos problemas personales que trata de apaciguar con sus adicciones, y son esas las que pueden terminar por echar todo a perder en su carrera. Precisamente, una noche en la que detiene su limosina para ingresar a un bar y embriagarse, conoce a una chica que podría rescatarlo de su infierno.



Shame: sin reservas, de Steve McQueen

Esta película de McQueen es un drama sobre la dolorosa relación fraterna de una pareja de hermanos, con un giro bastante peculiar. Brandon Sullivan vive en Nueva York y es adicto al sexo. Él evita las relaciones serias con mujeres, para alimentar su compulsivo e imparable deseo sexual. Sin embargo, es una conducta que puede manejar a su manera. No es hasta que Sissy, su hermana menor, se muda con él, que su vida se sale de control.



Wall Street, de Oliver Stone

Ah, el dinero no compra la felicidad, pero no nos molestaría ser podridamente ricos, ¿o no? Ese parece ser el leitmotiv de Bud Fox, que ve en Gordon Gecko (gran papel de Michael Douglas, que le valió un Oscar) un perfecto modelo a imitar, y por qué no, superar. Un personaje mefistofélico, con la mente puesta en enriquecerse en vez de preocuparse por la familia, el amor, la lealtad y esas cosas que no generan dividendos. Atención a su discurso sobre la avaricia, el cual ha quedado perennizado como uno de los más memorables del cine.



Crash: extraños placeres, de David Cronenberg

Existen personas que son fanáticas de los carros. Pero también existen personas obsesionadas por los accidentes de carros. En esta cinta, Cronenberg nos retrata a un puñado de sujetos que se excitan sexualmente viendo o teniendo accidentes automovilísticos, así esto les deje lesiones considerables, introduciéndonos en un submundo muy peculiar y, nunca mejor dicho, retorcido tal como las carrocerías luego de estrellarse.



Letras prohibidas, de Philip Kaufman

La adicción por las letras, pero no solo por la propia obsesión de escribir (con lo que sea, incluyendo sus propias heces) sino de lo que se cuenta: el último año de vida del Marqués de Sade, representado por el ganador del Oscar Geoffrey Rush, es expuesto en esta cinta en la que sus escandalosos escritos –que dieron pie a la novela "Justine", obra publicada ilegalmente– sirven como su motor para sobrevivir a su reclusión en el asilo mental de Charenton.



(Imgen de portada: New Century Films)




Do you want to go to www.fandango.com? No Yes