Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a 'The Cloverfield Paradox': Caos en el espacio

Crítica a 'The Cloverfield Paradox': Caos en el espacio

6 de febrero del 2018
Por María Paula Ríos
De átomos inestables y realidades paralelas…

Mientras esperábamos el anuncio formal de la fecha de estreno de la tercera entrega de la saga Cloverfield, nos entretenían con campañas publicitarias virales y misteriosas. Sin dudas la sorpresa llegó el día del Super Bowl. No solo vimos el tráiler, sino que en connivencia con Netflix, la gente de Bad Robot y Paramount, nos asombraron al formalizar el debut de la cinta en la plataforma streaming.

O sea que pudimos ver The Cloverfield Paradox apenas terminó el partido del Súper Tazón. Ahora ¿La película estuvo a la altura de las expectativas generadas? No, y son muchos motivos, entre ellos uno estructural: una narración sobrecargada y desarticulada. La historia se sitúa en el espacio exterior, en donde un grupo de astronautas tratará de salvar al planeta Tierra de la peor crisis energética de todos los tiempos.

Los recursos energéticos están por agotarse y las potencias mundiales se comienzan a enfrentar para apoderarse del poco petróleo que queda. Por este motivo se pone en órbita el Acelerador de Partículas Shepard, con la intención de conseguir una fuente de energía inmensa que acabe con el problema. Pero la misión es muy arriesgada, y no se saben cuáles serán las consecuencias. He de aquí que el grupo internacional de científicos, al activar el acelerador, se trasladará a una realidad paralela.



Un universo en donde otras posibilidades se toman en cuenta, donde los tripulantes son los mismos pero les suceden, o sucedieron, cosas diferentes. Donde una parte de un cuerpo puede tener autonomía… lo aproximado a una teoría de la gravedad cuántica. Por lo que nuestros héroes tendrán que sortear dificultades bajo otra lógica física, que por supuesto también alterará sus psiquis.

La película comienza ágil, con ritmo y se destaca su producción. Pero de a poco la narración se comienza a abarrotar. Nos brindan tanta información de golpe que es imposible dosificarla, encima se adosan las típicas escenas clichés de las películas del espacio, hasta hay un pretendido homenaje a Alien. Se desprenden un sinfín de situaciones que nunca se llegan a desarrollar del todo, lo que diluye el factor horror y suspenso.

Por más que pretenda, a fórceps, vincularse con sus predecesoras –está el bunker y la aparición de los monstruos- The Cloverfield Paradox parece ajena a la mística que fundaron las primeras entregas. Apostamos a que la cuarta parte, que ya concluyó su rodaje y parece que se va a situar en la Segunda Guerra Mundial (con experimentos nazis incluidos), logre recuperar la dignidad de la saga.


Calificación: 50/100

The Cloverfield Paradox

de Julius Onah

Estados Unidos, 2018


(Foto de portada: Bad Robot)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes