Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Christian Bale se convierte en Dick Cheney en 'Vice', la biopic del vicepresidente de Bush

Christian Bale se convierte en Dick Cheney en 'Vice', la biopic del vicepresidente de Bush

3 de octubre del 2018
Por Gabriella Botello
El Caballero de la Noche se abandonó.

A la evidencia nos remitimos. Contratar a Christian Bale, el karma-chamaleon de Hollywood, para una película es prácticamente garantía de dramáticos cambios de look para dar con el physique du rol necesario para el personaje.


Y si bien jamás nos pudimos imaginar al Dark Knight de nuestras fantasías más DC-tásticas con el cuerpo obeso y calvo de Dick Cheney, vicepresidente norteamericano en el segundo período de George W. Bush y parcial ideólogo de la Guerra de Irak, Bale lo hace de nuevo y mutó radicalmente su cuerpo (otra vez) para Vice, lo nuevo de Adam McKay. ¡Y ya tenemos el primer tráiler!

No nos quedan dudas de que Chris se pasó de pastel. Lejos del Bruce que conocemos (y nos enamoramos), Bale se puso en el cuerpo de Cheney de una manera espléndida para una de las biopics que auguran polémica. Y no es el único: Steve Carrell, Sam Rockwell, y Amy Adams también participan de este metraje reluciente de estrellas.

Ver a Bale desaparecer y a Dick emerger es -cuando menos- traumático. Es que el psycho actor que nos enloqueció en El Maquinista vuelve a dar en la tecla con los manierismos que dejan calcado al Vicepresidente norteamericano. De hecho, su lenguaje corporal y modos físicos son tan iguales a los del Vice que el efecto es (bastante) extraño… Sobre todo cuando pensamos que ese actor es el que interpretó al espléndido Patrick Bateman de American Psycho. Obvio, si eso no es bastante, pues ver a Sam Rockwell como el tejanísimo George W. Bush y a Carrell como Secretario de Defensa Donald Rumsfeld te explotará el cerebro.


Según nos revela el adelanto, parecería que veremos a Cheney encargándose de los aspectos más “mundanos” de la gestión política… Como, por supuesto, los asuntos marciales, políticas exteriores, cuestiones energéticas… Cosas que, evidentemente, Bush no está en capacidad de comprender. Y, según nos reveló la Historia, su posición de absoluto poder e influencia cambió el curso geopolítico de Estados Unidos.

El tráiler nos deja en claro que Vice vuelve a la raíz de McKay: su lente colorea los eventos más trascendentales con una cuota de comicidad absurda, fórmula que bien le valió un Oscar a Mejor Guión por The Big Short. Entre lo que aparenta ser una sólida trama de una historia real y el brillante trabajo actoral -auxiliado por el total makeover del shapeshifter de la industria-, podemos apostar todo el petróleo de Medio Oriente que Vice es una contendiente para los Oscar.



Imagen de portada: Annapurna.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes