Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Underwood no siempre gana: el crew de 'House of Cards' acusa a Kevin Spacey de acoso sexual

Underwood no siempre gana: el crew de 'House of Cards' acusa a Kevin Spacey de acoso sexual

3 de noviembre del 2017
Por Gabriella Botello
Tenemos que hablar de Kevin.

El escádalo supera a la ficción. Frank Underwood rozará en lo macabro y destacará como titiritero de las instituciones constitucionales para inyectarse en el escenario político con indudable maestría en el sangriento hitazo de Netflix House of Cards, pero jamás se equipararía Kevin Spacey. Es que el maquinador del escenario del poder norteamericano será, asesinatos más o adulterios menos, un obvio bad guy... Pero el patriarca del clan Underwood no abusa sexualmente de nadie. Las revelaciones de Anthony Rapp de los hechos que ocurrieron a sus 14 años que nos sacudieron la semana pasada señalaron, en el aftermath del escándalo Weinstein, el alcance del acoso sexual en Hollywood (y la capacidad de usar la sexualidad como intento de defensa para desviar el foco). Pero si bien quisimos creer que se trató de un hecho aislado que ocurrió hace casi 25 años atrás, el crew de House of Cards nos destierra la noción confirmando que Spacey no solo ha comentado y tocado inapropiadamente a miembros del equipo, sino que su comportamiento ha sido peor en el set.

A los hechos: ocho miembros del equipo Cards confesaron anónimamente haber sido víctimas de acoso o abuso sexual por parte del actor o haber sido testigos del comportamiento inapropiado de Spacey. El timing no podría ser peor para el actor: las acusaciones la semana pasada con las que Anthony Rapp reveló que Kevin le agredió sexualmente en 1986 pusieron al actor en el ojo de la tormenta.

Y el huracán aún no pasó: si bien parecía que nada podría empeorar después de que Netflix anunciara la suspensión indefinida de House of Cards, convirtiendo a la sexta en la última temporada del thriller político, el asunto pegó un nuevo volantazo con las denuncias del crew a CNN. De acuerdo a sus declaraciones, el ambiente de trabajo era "tóxico" por la actitud "depredadora" del actor, que "incluyó toqueteo sin consentimiento y comentarios groseros, y apuntó a empleados de la producción en general jóvenes y de sexo masculino".

Lejos de hacer leña del árbol caído, que el crew alce la voz ayuda a comprender el alcance del enraizado abuso hollywoodense. Uno de los asistentes de produccción -un "soldado raso", en sus palabras- detalló un incidente ocurrido durante el rodaje de una de las primeras temporadas. Después de buscar a Spacey para llevarle al set, el actor metió sus manos dentro del pantalón del asistente. El toqueteo, no consensuado, solo empeoró cuando llegaron a la locación. Cuando el AP ayudó a Spacey a sacar sus cosas del auto y llevarlas hasta su tráiler, el actor lo "arrinconó, le impidió la salida e hizo contacto inapropiado con él", según CNN. "Le dije: 'Creo que esto no me gusta, no me siento cómodo'", se habría manifestado el ayudante, a lo que la estrella respondió "visiblemente conmocionada" y se fue en el auto. No regresó en todo el día.

"No tengo dudas de que este tipo de conducta depredadora era rutinaria para él, y que mi experiencia fue una de muchas, y que Kevin tenía pocos escrúpulos, si acaso alguno, en explotar su estatus y su posición", aclaró a la cadena de noticias. "Era un ambiente tóxico para los hombres jóvenes que tenían que interactuar con él de cualquier forma, en el equipo, en el elenco", aseguró anónimamente el exproductor con esperanzas de no ser reconocido.

Si bien ese asistente de producción eventualmente abandonó el set, otros no tuvieron tanta suerte. Un integrante del equipo explicó el abuso que sufrió tras seis temporadas de trabajo con Spacey. "Me tocaba de maneras extrañas. Se acercaba y me hacía masajes en los hombros desde atrás, o me rodeaba con los brazos, o me tocaba el abdomen de maneras extrañas, que no son apropiadas en la conversación cotidiana normal", confió a la cadena. El hecho de que Spacey sea el productor del show, además de esteralizarlo y de ser un veterano oscarizado sumió en el silencio a muchos otros implicados, y hasta silenció abiertamente a este mismo miembro del equipo so riesgo de perder su empleo, explicó a la CNN. Otros trabajadores confirmaron las historias: un asistente de cámara y una asistente de producción mujer también señalaron que fueron testigos del comportamiento abusivo de Spacey que, de acuerdo a sus declaraciones, vieron en varias ocasiones al actor tocar inapropiadamente a algunos de los hombres del crew y haciendo comentarios libidinosos.

Por su parte, y en respuesta, tanto Netflix como Media Right Capital respondieron a las acusaciones con "una línea telefónica anónima para denuncias, con consejeros de crisis y asesores legales sobre acoso sexual para el equipo" y enviando un especialista al set para ver la profundidad y veracidad de las denuncias. Lo cierto es que si bien la gente de la megaplataforma de streaming aseguró no haber tenido conocimiento del comportamiento de Spacey, el asistente de producción que fue abusado en el auto afirmó que realizó la denuncia pertinente de acoso sexual a sus superiores meses previos al ataque, pero que la única solución que le brindaron "fue impedir que el asistente se quedara a solas con Spacey mientras estuvieran en el set".

Con Hollywood en llamas y las denuncias que se multiplican avivan el fuego de intolerancia hacia el acoso sexual. Sin agencia que lo represente o publicista que lo maneje, Spacey no puede (ni debe) detener el incendio: el acoso sexual no debe (o puede) ser tolerado jamás.

.

(Imagen de Portada: Netflix)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes