Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'Titanic': la impresión de la palma de Rose se conserva 20 años después

'Titanic': la impresión de la palma de Rose se conserva 20 años después

26 de febrero del 2019
Por Gabriella Botello
James Cameron publicó una imagen del coche en el que Jack y Rose tienen su primer encuentro... ¡Y todo sigue ahí!

Vamos a ponerlo en términos lineales. Titanic, el épico romance transatlántico de James Cameron que conquistó nuestros corazoncitos allá por los ‘90, es la película que nos enseñó que el amor no tiene límites, fronteras, clase social, o resistencia a los icebergs. Todos los eventos de la cinta protagonizada por Leo Di Caprio en su era dorada y una Kate Winslet super baby tienen la facilidad de convertirse en meme, quote popular (tú saltas, yo salto, ¿recuerdan?) o inspiración para propuestas matrimoniales…Incluyendo, obviamente, el primer encuentro cercano del tercer tipo entre Jack y Rose, y la impresión de la palma de la mano de la colorada DeWitt Bukater en la ventana del auto.


La candente escena, de hecho, pasó a la historia como tropos de la pasión con tal trascendencia cultural que ni el propio director James Cameron se animó a toquetear. Es que el primer affaire amoroso entre la pareja es el material del que se escriben las leyendas del romance. Y vamos, que el encuentro entre el aventurero artista/ jugador de poker amateur/ campeón del ecupitajo/ guardavidas extraordinario y la nena bien de la alta sociedad nos tuvo a todos con ganas de que nos dibuje como chicas francesas. Pues sí: entre la sutileza del coche estacionado en la bodega del trasatlántico, los vidrios empañados, y esa mano que se apoya en la ventana trasera de ese viaje “a las estrella” nos dice todo lo que tenemos que saber.


Debe ser por eso que Cameron dejó esa pieza de memorabilia de la que otrora fue la película más taquillera de la Historia tal y como estaba desde el rodaje en 1997… Y nos lo hizo saber a todos vía redes sociales. “Más de 20 años después, la infame huella de la mano de Titanic sigue ahí. Miren bien”, escribió en su cuenta de Twitter como epígrafe a una imagen en la que se ve CLARAMENTE el print de la mano de Rose (que, en realidad, fue dejada por el propio Cameron, gracias a la magia del cine). Y si: a nosotros también nos sorprende que más de dos décadas después se conserve tan bien, algo que seguramente tuvo que ver con los aerosoles que se usó en el rodaje para que el vapor no borre la marca.


Esta pieza histórica del coleccionismo cinematográfico nos puso a todos los cinéfilos a chillar como porristas premenstruales… Es que es bastante evidente que Cameron se quedó con el coche en su propio garaje… ¿Y cómo sabemos eso? Es que, en la imagen que publicó el veterano director en redes, también se puede ver lo que bien podría ser ser el brazo derecho y el torso parcial de un T-800, que en términos no geek sería un Terminator.



Imagen de portada: Universal.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes