Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

The Creepy Zone: El giallo supremo de Darío Argento

The Creepy Zone: El giallo supremo de Darío Argento

13 de abril del 2017
Por María Paula Ríos
El giallo es un subgénero del cine de terror que nace en Italia en los años 70’ y uno de sus máximos exponentes fue el maestro Dario Argento. En esta nota profundizamos la etapa sádica y roja de su cine

Realizador indispensable de la historia del cine de horror, Dario Argento —junto a grandes directores como Mario Bava y Lucio Fulci— inauguró en la Italia de la década del setenta el género giallo, también llamado cine amarillo, dado que rendía tributo a las novelas policíacas italianas de los años 30’.

Fusionando el thriller con el horror, en el giallo los crímenes se sucedían dentro de una impronta un tanto fantástica. Una mujer suspendida por una cuerda, a pocos metros, en el suelo, el cadáver ensangrentado de otra, de repente el techo de vidrio se viene abajo y atraviesa el rostro de la primera arrastrándola al piso, mientras su cuerpo es mutilado por una cruz de hierro. Esta es una de las principales escenas de Suspiria (1977), master piece de Argento.

El niño de Rojo Profundo. (Rizzoli Film)

En esta etapa de su cine, construye una estética pictórica a base de figuras geométricas, acompañadas por una arquitectura del espacio que parece conspirar junto al rojo carmesí de las paredes, dando una especie de continuidad a la sangre que brota sin cesar. Aquí el acento estaba puesto en el montaje de los asesinatos, desde un punto de vista estético, acompañado por una confección de una atmósfera subyugante.

La música, los colores vivos y nítidos y la iluminación, fueron sellos de autor en Argento, ya que logró generar un escenario para el crimen único, en donde importa, no la idea del asesino, ni la verosimilitud de los hechos, sino mostrar una majestuosa mutilación poética. De aquí la recurrencia de encuadres forzados y disponer elementos que dan consistencia a un observador omnipresente. Una presencia fantasmal que se suma a las miradas de la víctima y el victimario.

Una mujer mutilada en Tenebre. (Sigma Cinematografica Roma)

Rojo profundo (1975), Suspiria (1977), Inferno (1980), Tenebre (1982) y Phenomena (1985), fueron los films más representativos enmarcados dentro de su etapa giallo. En estas realiza una subversión del género del suspenso, adentrándose en el terreno del horror. Argento hace una oda a la puesta en escena y utiliza la cámara subjetiva y planos imposibles, para conjugar una concepción plástica manierista cercana al surrealismo.

El exceso de sangre, de vísceras y de ornamentos en su cine, insinúan más allá de lo que se ve y también nos remiten a una estética barroca en la que el horror se expresa en estado puro. Para el genio del giallo, es fundamental adentrarnos a un mundo desconocido, y sensorial, donde la trama se devela a través de mutilaciones y muerte.

Una secuencia sangrienta de Phenomena. (Foto: DACFILM Rome)

Argento nos sitúa en la mirada del asesino y así descubrimos no solo su percepción de la realidad, sino también su disfuncionalidad. Un puzle macabro conformado de artefactos, de índole psicoanalíticos (muñecas mutiladas, cuchillos, grabadoras), que dan cuenta del trauma de ese homicida que castiga corporalmente a sus víctimas. Toda una experiencia religiosa.

(Foto de portada: Seda Spettacoli)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes