Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Tarda en llegar y al final hay recompensa: 'The Room' tendrá un reestreno en 600 salas

19 de diciembre del 2017
Por Gabriella Botello
Marquen el calendario, muchachos.

La paciencia es una virtud. Y sí lo sabrá Tommy Wiseau, director, escritor, y protagonista de The Room, una inyección de caos a culto con la Ciudadana Kane de las Malas Películas que en su primeras dos semanas de screening recaudó meros U$S 1,800 (casi tres mil dólares del día de hoy) para ser catapultada FUERA de la cartelera del Laemmle Fairfax y el Fallbrook en 2004. Convengamos: El Cuarto costó seis millones de dólares del bolsillito con el que el vampiro alienígena de Wiseau quiso hacer su película en su ley. Pero en el mundo post The Disaster Artist, el réquiem con el que James Franco honra a la anti-obra maestra, la recompensa llega tardíamente para el esotérico Wiseau que, aparentemente, tendría el megadebut que siempre soñó (sí, 13 largos años después). Pues sí: gracias a Fathom Events, The Room estrenará en 600 salas de cine durante un solo día. Así que marca al 10 de enero en tu calendario y resérvatelo para tirar cucharas por los cines norteamericanos.

Así y todo, esta no sería la primera vez que The Room se reestrena. El infame circuito de medianoche con todo y el griterío de los mejores diálogos, las cucharas voladoras, y las pelotas de fútbol americano que surcan la sala de cine se volvió un clásico de la mano de Michael Rousselet, que volvió a poner en cartel a la película en 2004. El boca a boca acercó a más de 100 personas para el finale y el propio Wiseau empezó a organizar visados nocturnos con todo el rito y la esotérica marca registrada El Cuarto. Los fans se multiplicaron (si, los hermanos Franco, Paul Rudd, David Cross, Will Arnett, Patton Oswalt, Tim Heidecker, Eric Wareheim, y Seth Rogen) y cementaron a The Room como película de culto en visados delirantes en los países escandinavos, Canadá, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

El libro que publicó Greg Sestero cerró el trato completando la mística y decididamente demencial producción del filme, inspirando a James a dirigir y protagonizar el nuevo hitazo homónimo sobre la realización, y, en el proceso, reavivando al leal fandom de The Room. Y ahí la gente de Fathom lo entendió: ver a The Room en el cine no se trata de entender la película. No es un screening. Es una enorme fiesta donde la expresión personal de disfrute de la película es lo más importante de la experiencia.

Y eso es lo que el propio Wiseau siente."Es realmente genial porque va a poder llegar a otros lados donde la gente no sabía de The Room. Nunca pensé que fuera un fenómeno de culto, o lo que sea que le digan. Yo le digo libre expresión, eso es lo que The Room representa. Animo a la gente a que se expresen en los screenings. Un montón de gente me pregunta '¿Por qué animas eso?', yo digo '¿Por qué no?'. Lo que yo quería era darles una sonrisa, y es su elección si quieren expresarse así", dijo a The Hollywood Reporter el ¿ucraniano? ¿balcano? ¿lituano? de Wiseau. Y nosotros estamos plenamente de acuerdo: los rituales que hacen a The Room la experiencia única del cine indie tiene todo que ver con el público.

Segun puedes ver en el propio sitio de The Room, las entradas ya están en venta (y hasta te ofrece un mail de Tommy o una llamada) y, si estás en Estados Unidos, hay más de 600 salas de las que escoger. Ya no hay excusas. Este es nuestro momento de tirar cucharas por el aire en una sala de cine.

(Imagen de Portada: The Room)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes