Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

this is sparta 300

#LasImperdibles: las batallas más épicas del cine y la televisión

4 de mayo del 2019
Por Gabriella Botello
THIS. IS. SPARTA.

Seamos sinceros: hay películas que, si no quieres calzarte un casco, gritar como energúmeno, y mostrarle el trasero a los ingleses, hay algo biológica y anatómicamente mal contigo. Las cintas bélicas -y no tanto- son nuestro placer culpable que proyectan y canalizan a nuestras pulsiones más agresivas de una manera (algo) inocua. De hecho, desde el inicio de su historia que Hollywood parecería estar obsesionado con mostrar a la humanidad en conflicto monumental y monstruoso. Fiel a la tradición de la Era de Oro, los campos de batalla de la pantalla chica y grande son el pan y circo del siglo XXI y, con tamaña estilización de acción sangrienta para inflamación y disfrute de las masas, no es de extrañar que se hayan convertido en tamaño arte.


La pasión por los arcos y flechas, montaraces con espadas, y catapultas prendidas fuego volvió a atacarnos el pasado fin de semana. Todos vimos (o algo así, siendo que, por ponerlo amorosamente, al director se le olvidaron los focos, las luces, lamparitas LED o velas) la titánica y esperadísima batalla de Winterfell en Game of Thrones del domingo anterior (y nos pasaron cosas en muchos niveles). Debe ser por eso, y seguramente por la mágica conjunción con el estreno de Avengers: Endgame, que decidimos rankear las mejores escenas de batalla de la Historia. Afila la espada, que aquí vamos.

Crédito: Legendary

Crédito: Legendary


1. AVENGERS: ENDGAME

Empecemos con uno de los platos más fuertes de la década. El cierre de era marvelita culmina diez años de narrativas superheróica con la esperadísima (y consabida) batalla final, una clara oposición binaria de héroes versus villanos con todo y explosiones, maravillosas escenas generales cargadas de acción, mucho one-on-one, y muchísimo CGI. Endgame rompe nuestros corazones, los arregla, los rompe de nuevo y nos hace sentir como si hubiéramos perdido y ganado al mismo tiempo en su batalla final, coronándola como una de las mejores batallas de la historia. Y punto.


Parte del éxito se desprende de que todo es posible en ese campo de batalla. Endgame demuestra la fórmula de proporcionalidad directa de la calidad de escenas de batalla: la epicidad del conflicto será tan épica como sea terrible el villano. Con un Thanos asentado como el mejor némesis que literalmente puede borrar a medio universo con el chasquido de sus dedos, pues entendemos que todo está en juego de verdad.

2. 300

¿Qué mejor para arrancar la lista que el desfile de abdominales tan sólidos que es posible derretir estaño de la épica batalla espartana? La masiva defensa de las Termópilas griegas cobró proporciones tan épicas como los bíceps de Gerard Butler y nos tuvo a todos queriendo patear persas en el pecho mientras gritábamos “This is Sparta!”. La impronta comiquera y el maravilloso diseño de producción nos trasladó a los acantilados helénicos a una de las gestas más heroicas de la Historia.


3. AVATAR

Vamos, que si en algo la tiene clara James Cameron es en dirigir enormes cuotas de acción mientras lleva adelante una compleja narrativa. La batalla final de Avatar en la que los nativos defienden con todo y enormes criaturas voladoras el avance humano con su nociva tecnología es, más allá de una abierta crítica a la sociedad de consumo capitalista, un agujero negro de epicidad espacial que además sirve al arco narrativo. Amén del maravilloso universo de Pandora con toda su biodiversidad que la convierten en un escenario jamás explorado para luchas cuerpo a cuerpo (¿deberíamos decir cuerpo a alien?), Cameron es un maestro de la tensión dramática y emocional, algo que sin dudas destaca en esta cinta.


4. EL SEÑOR DE LOS ANILLOS II: LAS DOS TORRES

¿Certeza de muerte? ¿Mínima esperanza de éxito? ¿Qué estábamos esperando para ungir a la batalla de Helm’s Deep como una de las mejores muestras bélicas en pantalla? La magnitud de la confrontación entre los orcos del malvadísimo Saruman y las (muchísimo más débiles) fuerzas de lideradas por Aragón, los luchadores que aún permanecían en Rohan y los elfos de Lothlorien no se parecía a nada antes en la gran pantalla. Vamos: que no hemos visto a nadie vencer a un ejército de malvadísimas criaturas come-carne lanzando elfos por las fortalezas.Obviamente, todo se corona cuando Gandalf se aparece en el tercer día con todo su poder solar y un pinche ejército de Rohirrims galopando como salvajes por el valle, pues nuestro corazón está bien cerca de estallar.


5. CORAZÓN VALIENTE

Que si no has gritado “Freedom!” mientras te pintas la mitad de la cara de azul y adoptas un kilt como forma de aseverar tu independencia, pues es que hay algo mal contigo y tu corazón no es tan valiente. Braveheart nos regaló el gusto por las enormes batallas medievales con el impecable retrato de la Batalla de Stirling con miles de extras en escena (sí, incluyendo a miembros de la Reserve Defence Forces) para maravillosos combates mano a mano. Hay sangre por doquier, decapitaciones, amputaciones en escena, y cuerpos aplastados en un moshpit del infierno: un crudo y visceral cuadro que dio un giro realista que otras películas no habían captado hasta el momento.


6. READY PLAYER ONE: COMIENZA EL JUEGO

Battle on Planet Doom bien parecería el título de una oscurísima banda de black metal noruego, pero en realidad es el broche final de Ready Player One, la nueva opus magna de Steven Spielberg… Y, dicho sea de paso, parece algo sacado de nuestras más salvajes fantasías infantiles. Pues sí, el combate Una con los Battletoads, las Tortugas Ninja, Ultraman, Mechagodzilla, y otros miles de íconos de la cultura pop es algo que siempre soñamos hacer con nuestras figuras de acción y que finalmente vimos en la pantalla grande con el estreno de RPO. La nueva cinta gana más puntos por verdadera creatividad a la hora de hacer un cóctel molotov de las figuras que nos enamoraron en los noventa que por neta epicidad, pero puntos son puntos al fin.


7. LA BATALLA DE LOS BASTARDOS DE ‘GAME OF THRONES

¿Hace falta que digamos más? La batalla de batallas que redefinió a todos los combates de la pantalla chica subió la vara en términos de escenas bélicas. El maravilloso despilfarro presupuestario que es Game of Thrones nos trajo una de las más impresionantes y sangrientas batallas con todo y muertes instantáneas, sangre, vísceras, tripas, lanzas, hachas, y tamaño desorden medieval. El plano secuencia que sigue a Jon Snow reafirma por qué es el Stark que vivió: el track revela qué tan suertudo es ese bastardo cuando, por fortuna (o por Melisandre), es capaz de sobrevivir a cantidad de soldados que quieren atravesarlo con el extremo puntiagudo.


8.VIKINGS

En una serie plagada de grandes batallas (y vamos, que trata sobre grandes batallas) es difícil elegir un único combate para este ranking… Pero nos la jugamos por los dos ataques de París. Y sí, claramente hubieron muchos mini-arcos narrativos por ahí, pero de verdad tiene tremendo desarrollo de personaje, mucho coraje y valentía, invocaciones a los dioses, épicos ataques, traseros pateados, y mucha magia. Sin dudas, toda la secuencia de París solidifica el lugar de los vikingos en el salón de la fama de las batallas para televisión.



9. DUNKERQUE

Christophen Nolan lo sabe bien: el diálogo es secundario para la narrativa, al sentido, y epicidad de un metraje. Dunkirk es un ejercicio minimalista que prueba la premisa con la oda a la claustrofobia de una desbocada experiencia inmersiva con cero conversación. El tour de force indeleble nos hace estado de sitio en el cerebro con la interpretación sonoro-visual de la Operación Dínamo de 1940. Nolan surca los cielos, abre los mares y desarma la tierra en un trío de experiencias que se atraviesan prácticamente sin diálogo. Dos horas de opresión en el pecho.


10. APOCALIPSIS AHORA

Tan-tarantan-tan: basta que tarareemos para que sepas que hablamos de la Cabalgata de las Valkyrias y que te subas ya a un helicóptero a surcar las olas con un general surfer y psycho. Francis Ford Coppola parió una épica bélica de neblina púrpura que nos enfrentó a los horrores de la guerra de Viet-Nam en la disruptiva, perturbadora y alucinante Apocalypse Now… Y sin dudas una de las escenas que saltó al culto fue la del ataque en el chopper y pues, porque lo tiene todo: ambiente, música, tensión, tiros por doquier, y personajes lo bastante sólidos como para creerles todo.


11. GLADIADOR

Somos Máximo Décimo Meridio, comandantes de los Ejércitos del Norte, Generales de las Legiones Félix… Y tendremos nuestra venganza, en esta vida o en la próxima. Cerramos el ranking con la oda romana de Gladiador, uno de los hitos del cine épico que le pone los laureles a la lista con la fantástica escena de apertura en la batalla de Bretania. La fantástica cinematografía, el maravilloso diálogo, y la increíble coordinación de acción en los bosques (y, vamos, el bueno de Russell Crowe) hacen de esta una de las mejores películas. Te dejamos una reflexión del general: "Si te encuentras solo, monta en los campos verdes con el sol en la cara , no te preocupes. ¡Estás en Elíseo y ya estás muerto! "


Imagen de portada: Paramount.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes