Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

#LasImperdibles: Nuestras películas favoritas de Ethan Hawke

#LasImperdibles: Nuestras películas favoritas de Ethan Hawke

4 de agosto del 2018
Por Cristhian Manzanares
A propósito del estreno de ’24 horas para vivir’, repasamos algunos de los roles más recordados del actor.

Ethan Hawke lleva ya tres décadas a cuestas en la industria del cine. No solo como actor, sino también como productor y guionista. Sus esfuerzos en la pantalla grande le han valido ser nominado cuatro veces a los premios Oscar, y si bien aún no ha podido llevarse la estatuilla dorada a casa, no significa que no sepamos apreciar su talento delante y detrás del ecran.


Ethan Hawke 24 horas para vivir

Ethan Hawke en '24 horas para vivir' (Foto: Delta Films)


Esta temporada el actor nacido nos sorprende con ’24 horas para vivir’, un film repleto de acción, así que aprovechamos para mostrarles en #LasImperdibles de esta semana nuestras películas favoritas de Ethan Hawke. ¿Cuáles escogerías tú?




Training day (2001)

Good cop vs. Bad cop. No hay necesidad de aclarar qué policía es Hawke. Indudablemente, el gran papel de este film de Antoine Fuqua le pertenece a Denzel Washington y su apabullante interpretación. Eso no significa que no haya existido una agradable química entre ambos personajes en la pantalla. Y aunque el papel efusivo y desbordante del actor afroamericano termine por llenar más el ojo, la contraparte del buen Ethan es más que correcta, siempre en la línea entre el retraimiento y la ansiedad por hacer el bien. Que, debemos agregar, siempre gana. Quizás no te dé un Oscar como a Denzel, pero el bien siempre gana, recuérdalo.



Antes que el diablo sepa que estás muerto (2007)

Una película de Sidney Lumet, junto al galardonado Philip Seymour Hoffman, interpretando a un hermano menor hipervulnerable. Qué más podría pedir Ethan. En esta cinta sobre traiciones familiares la pasividad manifiesta que le imprime Hawke a su papel es el balance perfecto para el vigor interpretativo de ese gran actor que fue Hoffman. La película monta un carrusel en el cual uno no sabe hacia dónde mirar sin perder la sensación que por voltear hacia un lado seguramente se está perdiendo de algo que debería ver, pero eso sí: es un viaje muy entretenido.



La sociedad de los poetas muertos (1989)

En su papel de joven estudiante influenciado por la apertura mental a la que los invita su nuevo profesor, Hawke construye un personaje que quizás se pierda dentro del también joven elenco en el que está incluido, y además, porque Robin Williams captura toda nuestra atención (más aun si cuando viste por primera vez esta cinta eras un joven estudiante esperando un profesor de mente abierta que sea una influencia para tu vida). De todas formas, hay escenas inolvidables en esta cinta de Peter Weir, que por alguna razón, a pesar de todo lo intelectualoide que resulta ser, todavía le tenemos aprecio.



Gattaca (1997)

Así como a veces nos imaginamos cómo será la música en el futuro, o la comida, o la tecnología, pues alguien se puso a imaginar cómo sería la discriminación del ser humano en las décadas venideras. En ese escenario, el buen Ethan quedaría desvalido y condenado a permanecer en este feo lugar llamado Tierra, en vez de ser enviado en un cohete hacia un lugar más bonito. Pero necio, confabula con Jude Law para suplantar su identidad y lograr su sueño. Las caras de perrito con pena de Hawke en este film son insuperables.



‘Boyhood’ (2014)

Quizás Ethan Hawke no sea un actor al que se le asigne un rol “principal” en muchas de las películas que ha participado, pero eso no ha significado que su presencia no sea notoria, y en algunas, como en esta cinta, incluso notable. Aquí, junto a Richard Linklater, se muestra en un estado de gracia como actor, maduro, sereno, comprensible, perceptivo, en el papel del padre ausente que a pesar de la distancia se involucra en las decisiones familiares. Más allá del gimmick de haber filmado esta cinta en el curso de 12 años, no llega a ser una producción redonda, pero sí admitimos que nos dejó una marca tras verla.



Reality bites (1994)

La que podría ser considerada la película ícono de la Generación X, tuvo al buen Hawke como uno de sus protagonistas. Es más, aquí es él el representante de carne y hueso del lema “no hay futuro” que abanderó dicha generación. Solo basta mirarlo: Troy Dyer, su personaje, es desaliñado, sarcástico o irónico dependiendo del momento, escucha música alternativa (o cualquiera sea la música IN en la época), la chica se muere por él (aunque no sabemos si él por ella), y por si no fuera poco, Hawke fue quien le insistió a Ben Stiller en incluir a Lisa Loeb en el soundtrack para que cante el tema principal del film: se convirtió en un hit, sin que la autora tuviera un contrato discográfico.



Tape (2001)

Tres personajes, una sola habitación. Richard Linklater (¿cuántas vamos con él, Ethan?) juega con nuestra claustrofobia y un puñado de imágenes grabadas con video HD. Dicha “economía” de recursos, deliberada o no, nos entregan un film logrado, no solo por la estupenda ejecución de Linklater como director, sino también por las performances de los actores durante la media hora que dura el film. Actuaciones cargadas y expresivas, en las que junto a Uma Thurman y Robert Sean Leonard, destaca Hawke como Vince, el muchacho aún resentido con el amigo que le quitó a su novia.



La trilogía ‘Before…’ (1994, 2004, 2013)

Quizás podríamos haber hecho esta lista solo incluyendo estas 3 películas y sería suficiente, pero de alguna forma eso hubiera sido muy injusto con el buen Ethan. E incluso si Richard Linklater, Julie Delpy y Hawke solo hubieran firmado aquella mítica cinta de 1994, aún serían recordados como gestores de una de las más recordadas películas del siglo XX. Lo de Ethan y Richard debe ser una de las colaboraciones más fructíferas de la historia del cine. En esta trilogía, junto al valioso aporte de la actriz francesa, sacan lo mejor de ellos para entregarnos diálogos, silencios, momentos y escenas con los que muchos hemos soñado despiertos.

En 'Before sunrise' (Antes del amanecer) vemos a dos jóvenes que se enamoran aun sabiendo que su romance solo durará lo que dure el metraje de la cinta, y que se dan cuenta de quiénes son realmente mientras van conversando con el otro. En ese intercambio uno encuentra situaciones que juraría haber tenido como deja vu en algún momento de su vida.

Diez años después, en 'Before sunset' (Antes del atardecer) los rostros y las motivaciones ya no son las mismas, y las responsabilidades tampoco, pero la química no solo persiste sino que nuevamente los diálogos y los momentos parecen ser un calco absolutamente natural e incontestable de alguno que tuvimos en esos días.

Finalmente, en 'Before midnight' (Antes del anochecer) se da un poco de rienda suelta a la improvisación, rompiendo la fórmula en la cual pudo haberse ahogado pero astutamente sin dejar de dotarla de calidez y humor, siempre humana, siempre emocional, siempre honesta. Un triunfo irrefutable.



(Imagen de portada: Delta Films)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes