Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

las imperdibles actores cgi gemini man el irlandés will smith de niro

#LasImperdibles: actores rejuvenecidos por CGI

13 de octubre del 2019
Por Gabriella Botello
Los más verosímiles rejuvenecimientos de la pantalla grande.

El rejuvenecimiento digital será a la casi segunda década del siglo XXI lo que la creación de alimañas fotorealistas y el uso (y abuso) de pantalla verde fue a los ‘90: el signo seguro de una época. El deaging es el procedimiento estético de vanguardia emergente. El bisturí de la gente del departamento de efectos especiales que encontraron un nuevo -y obsesivo- parque de diversiones en eliminar arrugas, estirar líneas de mandíbula, borrar líneas de expresión y destruir signos de la edad de la estrella de turno, ocasionalmente con resultados que viran entre lo verosímil y lo definitivamente aterrador.


Pero vamos, que es la tecnología CGI y la pirotecnia de los efectos especiales está en pañales y descubriendo su potencial. De momento, está poniéndose al día con las ideas más salvajes de la gente, los conceptos más locos se vuelven realidad… Como, por ejemplo, Will Smith luchando contra el Príncipe del Rap con una moto (no en una moto: es con una moto, y la diferencia es clave); el regreso de la tumba de una Carrie Fisher adolescente, o una película de mafiosos con una de las caras más reconocibles del cine rejuvenecida durante más de la mitad de la cinta.



Es así que juntamos algunos de los esfuerzos más valederos, valientes y recientes de los últimos años en esta tecnología que, sin dudas, es el futuro del cine y que elimina casi todos los límites narrativos que imaginábamos.

BRAD PITT EN BENJAMIN BUTTON

Arrancamos el ranking con el primer esfuerzo serio y sostenido de rejuvenecer a un actor cuya cara hiperreconocible estuvo pegada en todos los posters en todos las habitaciones de todas las niñas noventeras. Brad Pitt fue, es y será pasión de multitudes y de ahí que tenerlo en todas las etapas de su vida para El Curioso Caso de Benjamin Button haya sido una de las apuestas más demenciales, teniendo en cuenta el masivo margen de error.


El efecto, para 2008, estuvo bastante logrado y el Pitt tanto más joven como más viejo para el rol fue lo bastante convincente como para que la cinta romántica fuera un éxito asegurado. Eso sí: tanto en sus apariciones más jóvenes (y perfectas) y como las más ancianas (y gomosas), Pitt parece salido de The Polar Express. La inmersión en el relato hace que esa incomodidad visual pase después de unos quince minutos, pero lo cierto es que no ha envejecido del todo bien.

MICHAEL DOUGLAS EN ANT-MAN

No hay dudas de que Marvel es un imperio monopólico que instala modas en general y el de-aging en particular. Y tiene sentido: atar su masivo universo cinematográfico de manera que sea perfectamente coherente requiere de uno o dos viajes en el tiempo para que las cosas tengan (algo) de sentido. Es así que fue uno de los primeros en sumergirse en el mundo del CGI de rejuvenecimiento de actores y nos trajo un flashback con un joven Hank Pym que se ve exactamente igual al Michael Douglas de 1989 y lo trae a la vida en uno de los casos más impresionantes de esta lista. De hecho, la técnica funcionó tan bien en Ant-Man que Marvel lo usaría una y otra vez en películas posteriores.


ROBERT DOWNEY JR. EN CAPTAIN AMERICA: CIVIL WAR

Parte de lo desafiante (y de lo increíblemente inconveniente) del rejuvenecimiento digital es el hecho de que conocemos a muchos de los actores que se someten a este retoque desde sus inicios en la actuación, con lo que tenemos un recuerdo fehaciente sobre el que cotejar la información visual.

Ese fue el caso de Robert y el fallido rejuvenecimiento símil Less Than Zero con todo y gorro de Santa Claus para Civil War. Como si no fuera bastante que su cuerpo y su cara eran demasiado grandes para su cabeza y que su piel parecía la de un muñeco Ken, el hecho de que el holograma del joven Tony Stark estaba al lado de la versión añeja cual buen vino arruinó el efecto. De más decir, la escena era bastante compleja, pero Marvel avanzó muchísimo desde entonces.

SAMUEL L. JACKSON EN CAPTAIN MARVEL

Marvel Studios volvió su ya popular técnica de rejuvenecimiento facial para hacerle un lifting digital a Samuel. Y si: parece que volvimos a Pulp Fiction -sin el afro, pero con iguales decibeles de badass- ismo. Nos emocionó -y mucho- ver a Fury en sus años mozos y sin el icónico parche negro para Captain Marvel, principalmente porque fue una hermosa oportunidad de volver a ver su charme blasfemo de las groserías en un cuerpo joven.


Ya, hablando en serio, el de-envejecimiento dio un gran paso adelante en Captain Marvel, principalmente porque es la primera cinta en la que un personaje es rejuvenecido durante la duración íntegra del film. ¿Y cómo se logró? La gente de Lola VFX no usaron un doble de cuerpo, como era estándar hasta entonces, sino que compararon meticulosamente a Jackson con la forma en que se veía en sus películas de mediados de los 90 para ver exactamente cómo la piel colgaría de su rostro o cómo la luz golpearía sus mejillas. Y voilá.

CARRIE FISHER Y PETER CUSHING EN ROGUE ONE: A STAR WARS STORY

Bueno, es aquí donde el asunto de la ética en rejuvenecimiento digital comienza a volverse espinosa. Rogue One resucitó a Peter Cushing en su icónico rol de Grand Moff Tarkin para la precuela de la franquicia galáctica e hizo algo bastante similar con Fisher, que falleció a las pocas semanas del cameo como la joven Princesa Leia: y sí, fue increíblemente innovador. SI bien la aparición de Cushing (que falleció en el ‘94) se ve bastante fiel a la versión original, es la de Fisher la que nos hizo poner los pelos de punta.


Parte del conflicto es que Leia -muchísimo más que Tarkin- es una auténtica commodity cultural: verla en versión maniquí, en una especie de réplica humana incorrecta, nos hizo poner alertas y tristes. Así y todo, su cameo fue pertinente y, al sólo hablar una palabra, no rozó lo tétrico o auténticamente desagradable.

WILL SMITH EN GEMINI MAN

Es muy loco ver a Will Smith jugando al tennis con granadas con quien, a todas luces, es el Príncipe del Rap… Pero eso es precisamente lo que pasa en el nuevo delirio de Ang Lee, en el que Will Smith lucha hasta la muerte… Con una versión más joven de Will Smith.. Es que esta versión del carismático actor está recreada digitalmente a imagen y semejanza de su yo de 23 años. De más decir que impresiona a cualquiera en general, pero al mismísimo Will Smith lo dejó boquiabierto y dice que es bastante “escalofriante” y que es “extraño cómo el viejo Will voltea al joven Will", dijo a Variety.


El efecto es bastante realista de veras y de verdad está similar al Will que conocimos en El Príncipe del Rap. Más allá del increíble trabajo de Weta, lo cierto es que gran parte del mérito fue intentar recrear la “simple esencia de inocencia” del actor. ¿Y cómo lo logró Lee? Pues viendo mucho, muchísimo Men in Black, Independence Day y The Fresh Prince of Bel-Air, y prestando especial atención a sus ojos. "Y los ojos del clon... Tiene una mirada inocente, de no haber tenido aún sexo, porque cuando uno lo tiene esa mirada cambia", reflexionó Smith. ¿A ti qué te parece?

ROBERT DE NIRO EN EL IRLANDÉS

Ya todos lo sabemos: lo que infló tremendamente el presupuesto de El Irlandés, la opus magna de Martin Scorsese, fue el hecho de que durante más de la mitad de la película, nos encontramos con Robert de Niro en versión Casino. The Irishman no es un mero flashback, sino que una enorme porción de la película estará ambientada en cuatro distintas etapas de la vida del presunto asesino del líder sindical/mafioso Jimmy Hoffa.


De más decir que nuestro primer impulso es pensar que el rejuvenecimiento está demasiado forzado y que la versión joven de De Niro se ve demasiado animada, plástica y falsa… Pero eso se puede deber a que ya nos acostumbramos tanto al Robert que peina canas que es bastante extraño verle como joven adulto otra vez. Con una inmersión profunda, quizá la versión rejuvenecida no nos haga tanto ruido.

JOHNNY DEPP EN PIRATES OF THE CARIBBEAN: DEAD MEN TELL NO TALES

El vistazo a los años mozos del Capitán Jack Sparrow es como un cuadro de Monet: maravilloso de lejos, una serie de manchas sin sentido de más cerca. Lo cierto es que las primeras aventuras de Disney en los océanos del rejuvenecimiento CGI podrían catalogar como naufragios si hay algo de movimiento involucrado. Así y todo, hay un enorme goce en ver que -joven o adulto- el capitán Sparrow sigue peinando rastas.



ORLANDO BLOOM EN EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN DE SMAUG

Con toda justicia, después de interpretar a Legolas durante tantos años, a Orlando Bloom se le debe haber pegado algo de elfo. Es que, entre que interpretó al mejor arquero de la Tierra Media en la trilogía de El Señor de los Anillos y que volvió a hacerlo para las aventuras del Tío Bilbo, pasaron diez años… Que casi no se notan. El facelif digital es sutil y no le da más que un aspecto algo brilloso a su piel, que francamente, está bastante en línea de lo que esperamos de Legolas, ¿no?


PATRICK STEWART E IAN MCKELLEN EN X-MEN THE LAST STAND

Queremos saber ya dónde guarda Patrick Stewart su fuente secreta de juventud (en serio, ¿este hombre realmente envejece?)... Es que el mínimo retoque que le dieron a Magneto y al Profesor X en su primer encuentro con Jean Grey rejuvenece sin arruinar a Sir McKellen y a Stewart (que más bien parecen que llevan mucho maquillaje). Lo cierto es que este experimento podría verse mucho, muchísimo peor.


SHERYL LEE EN TWIN PEAKS

Es una regla cinéfila: siempre que puedas meter a David Lynch en un ranking, pues colarás a David en un ranking. Y es que aquí amerita. La aparición de Laura Palmer -el catalista de todos los eventos de la serie de culto Twin Peaks- tal y cómo se veía en 1990 encontrándose con el viejo Dale Cooper es demasiado… El efecto, fiel al estilo lynchiano, está maravillosamente encuadrado por un efecto de luces que ayuda a que Sheryl Lee efectivamente se vea como su contraparte adolescente.


ARNOLD SCHWARZENEGGER EN TERMINATOR SALVATION

Esperamos todo el ranking para decir esto: he is back.. En forma de terrible CGI. Incluimos al Gran Arnold en el ranking porque la tremenda escena de acción extremadamente física es atroz de mirar y tan épia como sólo el Gobernator pude traernos. Sin dudas, el terrible rejuvenecimiento de Arnold es uno de los problemas más serios de Terminator: Salvation (que, dicho sea de paso, tiene una enorme cantidad de problemas y un Terminator de plástico no ayuda en lo más mínimo).



Do you want to go to www.fandango.com? No Yes