Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

#LasImperdibles: Las mejores duplas humano-animal del cine de animación

#LasImperdibles: Las mejores duplas humano-animal del cine de animación

3 de febrero del 2019
Por Cristhian Manzanares
Nadie podrá superar a estos dúos dinámicos

Nos encantan ver duplas en el cine. Parejas que con sus respectivas características puede vencer obstáculos y desafiar lo impensado. A lo largo de su evolución, el cine de animación ha sabido valerse de este recurso y nos ha entregado algunas duplas conformadas entre un humano y un animal que ciertamente se han ganado un espacio en nuestra memoria y nuestros corazones.



Aprovechando el estreno de 'Cómo entrenar a tu dragón 3', hemos realizado esta #Imperdible en donde enumeramos algunas de nuestras duplas favoritas del cine de animación, y que seguramente a ti también te agradean. Te dejamos con nuestras duplas humano-animal favoritas del cine de animación. ¿Cuál añadirías tú?


Hipo Chimuelo

Chimuelo e Hipo, 'Cómo entrenar a tu dragón 3' (Imagen: UIP)


Hipo y Chimuelo (Cómo entrenar a tu dragón)

Durante 3 películas a lo largo de 10 años, hemos visto crecer y desarrollarse una historia de amistad que superó nuestras expectativas y se ha colocado, con justicia, en el rinconcito que le guardamos a esas historias de animación que recordaremos con cariño. La dupla formada por Hipo y Chimuelo nos enseñan con gestos y acciones de lo que se trata una verdadera amistad.



Wallace y Groomit (Wallace y Gromit: la batalla de los vegetales)

Una cinta peculiar, perteneciente a la técnica llamada "claymation" o plastimación, para la animación stop-motion en la que se emplea plastelina, y que se llevara el Oscar a Mejor película de animación en su momento. Un dúo heróico y divertido, que protagoniza un filme que entretiene a niños y adultos sin subestimarlos.



Alfredo Linguini y Remy (Ratatouille)

Una dupla inimaginable terminó por convertirse en otra de nuestras favoritas. ¿O acaso no nos gustaría que Alfredo y Remy nos cocinen algunos de nuestros platillos favoritos? Pero lo que más apreciamos es su mensaje de aceptación del prójimo, de no excluir a nadie por lo que parece, y de siempre fascinarse con cada nuevo descubrimiento.



Aladino y Abu (Aladino)

Es cierto que solemos recordar la dupla formada por Aladino y el genio, pero no olvidemos que Aladino y Abu se conocen de toda la vida, y es precisamente el pequeño monito el que ayuda en sus travesuras a este ladronzuelo, aun cuando Abu no diga palabra alguna. Una de las mejores entregas animadas de Disney.



San y Moro (La princesa Mononoke)

El cine de Hayao Miyazaki es una sucesión de obras maestras, pero quizás esta sea su tope indiscutible. El dilema que plantea la historia va más allá de la discusión del bien contra el mal como algo bidimensional. San fue criada por Moro cuando sus padres la abandonaron como un sacrificio; ahora ella actúa como protectora de los lobos y su hábitat. Visión obligatoria.



Carl Fredricksen y Dug (Up)

Las películas de Pixar son un festín visual, y siempre nos entregan personajes encantadores e inolvidable. Esta no fue la excepción, y ciertamente, luego de Toy Story, es una de las más celebradas y comentadas. La aparición de Dug en esta historia es divertidísima, a veces sin tanto sentido, pero eso no evita que nos arranque muchas carcajadas.



Victor Frankenstein y Sparky (Frankenweenie)

El amor de una persona por su mascota es uno de esos sentimientos tan indescriptibles que encontró un lenguaje visual acorde en esta cinta de Tim Burton. No solo es un film creativo (a pesar del recurso ya usado del stop-motion), sino que también es conmovedor y poseedor de una rara belleza, tan típica del universo de su director.



Mowgli y Baloo (El libro de la Selva)

Esta cinta de Disney, de aquella época -que ahora parece tan lejana...- donde sus películas se dibujaban a mano, muestra a una galería de personajes, donde ciertamente destacan este pequeño niño y este enorme oso, conformando una dupla que se solaza en vivir y disfrutar momentos divertidos tan simples y naturales, solo eso.



Mulan y Mushu (Mulan)

A propósito de la noticia de la película live action de 'Mulan', todos los fans de la cinta de animación que Disney estrenara hace ya más de 20 años, han sostenido que no aceptarán una película que no incluya a Mushu, el pequeño dragón de la heroína, pues parece que esta nueva versión tomará otro rumbo. Ojalá que no sea así.



Atari Kobayashi y Spots (Isla de perros)

Wes Anderson consigue -una vez más- revolcarnos en nuestra nostalgia con una delicadeza que ya es su marca registrada. Un brillante ejercicio de stop-motion que nos narra esta aventura de un niño que debe ir a rescatar a su perro, con la ayuda de un grupo de canes que también han sufrido el exilio. Una de las mejores películas del año pasado, y que con justicia postula al Oscar.



(Imagen de portada: UIP)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes