Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a ‘Halloween’: Una secuela justa y necesaria

23 de octubre del 2018
Por Cristhian Manzanares
El retorno de Michael Myers y Laurie Strode valió la espera

Arrastrar un trauma durante cuatro décadas debe ser una de las peores formas de vivir. Tanto o más que permanecer quietamente obsesionado con la oportunidad de tener ese único y definitivo momento para enfrentar a la persona que te agredió brutalmente. ‘Halloween’ de David Gordon Green nos plantea este escenario desde el vamos, contemplando las dos perspectivas involucradas: la del agresor, y la de la víctima. Un contexto que más que ser explícito, se apoya bastante en el recurso del poder que tiene el fan de hilvanar esta historia y hacer las conexiones necesarias. Un pillo, Green.



Dos podcasters de un show de historias de terror deciden contactar tanto a Michael Myers como a Laurie Strode, para saber en qué van. Este quizás seas el único indicio de ubicuidad moderna que se tome el director para decirnos vivimos en el siglo 21 y todo lo que veremos a partir de ahí tiene correlación con lo sucedido cuarenta años atrás. Es una movida arriesgada, también, porque es un inicio que nos “saca” un poco de la atmósfera del Halloween que recordamos, aquel que gracias a la mano de John Carpenter nos asustara como ninguna otra película de terror lo había hecho.

El acercamiento a Myers, a través de un discípulo del recordado Dr. Loomis, es particularmente incómodo porque, tras su internamiento, él no ha dicho una sola palabra en todo este tiempo. Quienes lo interpretan, o tratan de sonsacarle (bruscamente, hay que decirlo) algún testimonio, no pretenden entenderlo, sino más bien, alimentar un morbo que les dé cierta autoridad personal para definir lo que sucedió aquella noche de 1978. No es diferente cuando es el turno de ir tras Strode (impecable Jamie Lee Curtis), quien hábilmente ha hecho de su residencia –y de su manera de relacionarse con los demás, incluyendo su propia familia– un bunker infranqueable.



Strode rehízo su vida, pero bajo sus propios términos, preparándose cuasi militarmente para lo que sabía que indefectiblemente pasaría: el reencuentro con Myers para culminar lo que no pasó en la noche de Halloween de ‘78. Ella sabe que es una sobreviviente, pero siente que el cuerpo y el alma ya no le dan más para seguir aguantando tal zozobra, lo cual fue transmitido a su familia, que pretende manejar el tema con la distancia propia de la negligencia. Son estos primeros minutos los que seguramente nos hagan sentir que este film falla al capturar “la mística” de la inolvidable película de Carpenter, y podríamos estar de acuerdo.

Green decide un poco ignorar todo lo que pasó cinematográficamente con la saga luego de aquella primera entrega, con todo lo malo y bueno que eso implica (más lo segundo, para nuestro gusto), para preparar el terreno de todo lo que estábamos esperando, finalmente: el killing spree de The Shape. Y claro, lo que tenía que pasar, pasa. Al momento de ser trasladado a otra institución mental, Myers junto a otros internos, escapan del bus, y así este obtiene la oportunidad de regresar a Haddonfeld a terminar lo iniciado. A partir de entonces, el film crece cuando por fin nos sentimos trasladados a esas calles oscuras durante la noche más tenebrosa del año.

Las imágenes del asesino del overol gris y la máscara blanca nos golpean fuerte por dentro porque sabemos que lo que viene será un frenesí violento irrestricto del cual no podremos escapar, y que por nuestra propia naturaleza tanática nos instaremos a soportar. Las imágenes de Myers caminado por el vecindario cruzándose con niños disfrazados, mirando por las ventanas de los vecinos, ingresando por garajes y puertas falsas, asomándose, estando ahí y desapareciendo cuando volteamos la mirada, son una delicia fílmica y un guiño realizado con mucho respeto a la cinta original. ¿Esto es un defecto en sí mismo? Hay más referencias en esta entrega, pero la verdad, no nos molestaron.

Pero sería mezquino tildar a ‘Halloween’ como una slasher movie glorificada, sino que es el retrato de una mujer sobreviviente, estoica y valiente, que evita aquello que parecía ser la premisa con la cual se iba a sustentar el film: no hay que entender el mal, hay que enfrentarlo. Y destruirlo sin concesiones. En un lugar donde el acosador es infranqueable y las fuerzas masculinas no son capaces ni de al menos contenerlo (toda autoridad local de Haddonfeld es un hombre), es el poder femenino el que sale al frente a detenerlo. Un ejercicio que, a nuestro gusto, pudo haber tenido más minutos en el ecran, pero que es tremendamente significativo.

Finalmente, no buscábamos un nuevo lenguaje para el género de terror al sentarnos a ver esta película. Eso no es lo que nos ofrece Green en esta versión. Y acaso, si algo queda claro al final de la cinta, es que la de Carpenter es insuperable, y está bien que así sea. El ‘Halloween’ de 2018 no reinventa nada, porque no persigue ese fin con el denuedo que The Shape lo hace con Laurie Strode. Esta es solamente la secuela justa y necesaria de la versión de 1978. Eso es todo lo que les pedíamos. Ingresa a Fandango.lat y disfrútala en tu cine favorito.



(Imagen de portada: UIP)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes