Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'Girl': adolescencia trans en la joyita de la corona del Festival de Cannes

10 de octubre del 2018
Por Gabriella Botello
Lara lucha por ser bailarina mientras atraviesa su terapia hormonal para transitar una adolescencia femenina.

Lara tiene 15 años y sueña con una carrera de bailarina de ballet clásico. Lara lleva su cuerpo al límite. Lara tiene una compleja relación adolescente con sus padres. Lara piensa en hacerse daño. Lara se hace daño. Lara es una adolescente trans y la protagonista de Girl, le niñe bonite del festival de Cannes.


La historia tiene la cuota necesaria de drama como para que Victor Polster, el teen que interpreta a Lara, se haya hecho del premio a mejor actor en Cannes. La historia, que también se hizo del Camera d’Or en el festival francés, lo amerita. Lara es una joven que acaba de ingresar a la prestigiosa academia de ballet clásico de Bélgica y, en plena pubertad, también transita su terapia de reemplazo de hormonas y la preparación para su operación de reasignación de género.


La exploración de la psicología interna de le protagoniste -no vamos a pedir disculpas por usar pronombres neutros e inclusivos en esta historia- es, sin dudas, lo más interesante de Chica. Anclada en la fisicalidad del cuerpo bailarín de Lara, Girl tiene todo el feel de una progresión acumulativa de conflicto que sirve de intersección de dos tramas: primero, la de Lara intentando encajar en el arquetipo idealizado de la proeza corporal de bailarina, y Lara descubriendo su identidad trans.

El trauma trans -por la mirada inquietante y curiosa de una persona cisgénero- es pura reflexión sobre la carne intrusa que bordea en lo voyeur y que, sin dudas, transmite la profundidad del conflicto de Lara en su cuerpo. Desde las zapatillas de ballet ensangrentada y las aperturas imposibles como metáfora de hacer carne el sueño, hasta la adolescente vendando sus genitales masculinos y recibiendo inyecciones hormonales, Girl es un recorrido de sensibilización que todos deberíamos ver.


Sí: se habla de vaginoplastias, se habla de genitalidad, de identidad, de género, y de vínculos, pero también se evita el melodrama y el sensacionalismo. Lo que es un cambio refrescante desde La Chica Danesa que, si bien abordó a Lili con dulzura, falló en revelar el conflicto real de vivir un cuerpo biológico que no se ajusta al género autopercibido. Girl nos revela la transición de Lara con sus altos y sus bajos, dándole espacio para que viva su cuerpo y su impaciencia por verlo cambiar -lo que parece ser, en parte, el leit motiv del film-,

Según el director Lukas Dhont, “la necesidad de hablar de nuestra percepción de género, de qué es masculino y qué femenino” se aparejó al deseo de “mostrar la lucha interna de una joven heroína capaz de poner su cuerpo en peligro para convertirse en la persona que ella quiere ser”.



Imagen de portada: VAF Films / Vertigo FIlms

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes