Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

‘Friends from college’: Una buena segunda temporada, que nos deja con ganas de más

23 de enero del 2019
Por Cristhian Manzanares
Pero no nos hagan esperar otro año y medio para la tercera

En la cultura del entretenimiento, a veces las (malas) primeras impresiones no son tan definitivas. Muchas bandas sacaron un primer disco terrible, por ejemplo, y de pronto con el segundo parecían tener a todo el mundo cantando sus canciones. En la TV también pasa lo mismo. Hay comedias que tienen un impacto inmediato y se convierten en la favorita de todos, mientras pasa con otras que algunos ni siquiera terminan de ver su primera temporada… cuando de pronto, con la segunda parecen haberlo entendido todo.




Eso es lo que parece haber pasado con ‘Friends from college’, una de las comedias del momento de Netflix. Los comentarios negativos de la temporada de estreno no fueron muy positivos –confesión de parte: a nosotros sí nos gustó–, por lo que sorprendió que la plataforma de streaming los renovara para una segunda temporada, algo que a sus fans nos encantó. El show escrito por Nichollas Stoller y Francesca Delbanco tenía que subir la barra, y consideramos que para esta temporada dos realmente lo hicieron.

La primera temporada nos mostraba a un extraño grupo de amigos que seguían viéndose luego de acabar la universidad (sí, el título del show no es muy original que digamos), y manteniendo una extraña dinámica entre ellos. Siempre burlones, siempre riéndose de y entre ellos (y de otros, cómo no), y también, sacándose la vuelta entre ellos, al menos los personajes heterosexuales; este es el verdadero motor de lo que finalmente se desataría en el episodio final de la primera temporada.

La segunda empieza en un punto álgido. Lisa (Cobbie Smulders) ya no se habla con ninguno de sus amigos tras descubrir que su esposo Ethan (Keegan Michael-Key) se acostaba con su amiga Sam (Annie Parisse), quien estaba casada con Jon (Gerg Germann); ellos deben volverse a ver, forzosamente, pues Max (Fred Savage) se casará con su novio Felix (Billy Eichner), y quiere que todos sus amigos vayan. Eso incluye también a Marianne (Jae Suh Park) y Nick (Nat Faxon), con quien Lisa también se acostó sin que Ethan lo supiera.

A partir de aquí se van desarrollando distintas situaciones con un cariz cómico, sin perder ese tono absurdo que tenía la temporada anterior, pero los ánimos ya dejaron de ser festivos, y se siente más como un grupo de adultos encarando tiempos difíciles, lo que hace que los personajes se vean más familiares y provoquen cierto grado de identificación con la audiencia (algo que tal vez fallaba antes). Ahora todo está “sobre la mesa”, así que se trata de dejarse de jueguitos y de comportarse con la madurez necesaria para afrontar estos menesteres. Lo cual no quita que cada personaje lo deba enfrentar con sus respectivas personalidades, y eso es lo que enriquece cada uno de los episodios.

Hay episodios memorables, como la despedida de soltero de Max, y la canción que Felix le canta en su ceremonia. Pero sin duda, en esta temporada el rol de Annie Parisse es el que destaca sobremanera, teniendo momentos particularmente hilarantes, como aquellos en los que imita a Victoria Beckham.



La pareja de guionistas del show (que a la sazón, están casados) han afirmado que ellos podrían seguir escribiendo esta comedia toda la vida, pues entienden que todo este tema de las parejas que terminan, y regresan, y vuelven a romper, todo ese ciclo arroja mucho material como para seguir explorándolo y escribir al respecto. Teniendo en cuenta cómo culmina la segunda temporada, hay muchísimo por escibir para la tercera. Por lo pronto, todo queda en las manos de Netflix. Nosotros sí la esperamos.



(Imagen de portada: Netflix)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes