Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

En Vitrina: 'Goodnight Mommy' de Severin Fiala y Veronika Franz

En Vitrina: 'Goodnight Mommy' de Severin Fiala y Veronika Franz

1 de agosto del 2017
Por Renato Carrasco Urbano
Un relato macabro donde el lado más perverso de la mente humana es ofrecido como aperitivo cinematográfico para espectadores de buen paladar.

Tras explicar y dejar en claro la misión principal de En Vitrina, en esta nueva entrega te presentamos Goodnight Mommy de Severin Fiala y Veronika Franz, una aterradora y demencial película austriaca que deberías sumar inmediatamente a tu watchlist.

La cinta gira en torno a dos hermanos gemelos que esperan pacientemente la llegada de su madre tras una operación de cirugía plástica. Cuando esta regresa con la cara completamente vendada se muestra fría, distante y obsesiva. El cambio en su personalidad hará que los niños se pregunten si la mujer es realmente su madre o se trata de una impostora.

Comparada por muchos con la crudísima Funny Games de Michael Haneke, Goodnight Mommy es un ejercicio incómodo de buen cine con planos exasperantes, diálogos oportunos, silencios estremecedores y un enrevesado giro argumental que la convierte automáticamente en un film de culto. Más allá de las escenas de violencia física, las cuales abundan en la película, esta propuesta te dejará sumamente perturbado por la sórdida y volátil atmosfera presente desde el principio hasta el final.


Severin y Veronika gestan un thriller psicológico como pocos en esta época. Un terrorífico relato fraternal que nos demuestra una vez más que los niños, en algunos casos, pueden ser mucho, pero mucho peores que los adultos. Ahí tenemos a las gemelas del Resplandor de Kubrick; al diabólico Damian de La Profecía; a La Huérfana interpretada por la “adorable” Isabelle Fuhrman; y ahora, a Lukas y Elias de Goodnight Mommy.

En cuanto a los aspectos técnicos, la música incidental y la fotografía juegan un rol fundamental en el desarrollo de la historia. Ambas generan un ambiente inquietante, el cual es aprovechado por las sobrias actuaciones de un par de niños debutantes y Susanne Wuest.

En resumen, Ich seh, Ich seh (como se llama realmente) es una película agradable, en el sentido de que es imposible no sentirse satisfecho después de su visionado. Pocas películas te dejan pensando un buen par de horas (o incluso días) y esta de seguro que lo hará.


(Foto de portada: Composición de imágenes sacadas de Internet)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes