Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a 'El mundo oscuro de Sabrina', el regreso de la bruja adolescente

Crítica a 'El mundo oscuro de Sabrina', el regreso de la bruja adolescente

2 de noviembre del 2018
Por Samantha Cerff
La serie debutó en Netflix el pasado 26 de octubre.

La adolescente bruja Sabrina ha regresado para conquistar a una nueva generación. Esta vez, la joven hechicera vuelve en una versión más oscura de la que muchos están acostumbrados y puede que la nostalgia juegue puntos en contra para cierta parte de los espectadores; pero El mundo oscuro de Sabrina, liderado por Kiernan Shipka busca hacerse con un nombre propio.



La nueva producción de Netflix se inspira en la historieta Netflix se inspira en la historieta The Chilling Adventures of Sabrina y guarda más relación con series como Riverdale y Pretty Little Liars, que con la recordada serie Sabrina la bruja adolescente. Al menos con respecto al tono que marca el programa.

El mundo oscuro de Sabrina nos presenta a, valga la redundancia, Sabrina Spellman. La bruja es interpretada por Kiernan Shipka, a quien muchos recordarán por su papel en Mad Men con la hija de Don Draper. Ahora, con el rol protagónico, la joven actriz demuestra su capacidad para llevar el ritmo de la historia y mantener a la audiencia enganchada.

La joven Spellman, mitad humana y mitad bruja, tendrá que tomar una decisión la joven de su cumpleaños número dieciséis: comprometerse completamente a su aquelarre y dejar su lado humano atrás, o luchar por mantener esa parte de ella.

Miranda Otto y Lucy Davis encarnan a las tías Zelda e Hilda Spellman, respectivamente. Entre ambas, es Zelda quien muestra el cambio más radical en comparación con su versión anterior. El resto de personajes que acompañan la trama ayudar a definir el mundo de Sabrina aunque ninguno, fuera de Sabrina, muestra un gran desarrollo en su trama individual. Sí muestra el potencial para seguir explorando cada uno de estos roles en la segunda temporada, sobre todo en Prudence, Harvey y Roz.

El aspecto retro de la serie y el tono sombrío convierten a Greendale en un pueblo con muchas historias más por contar. De momento no es Sunnydale, pero quién sabe… Podría llegar a serlo.



(Imagen de portada: Netflix)



Do you want to go to www.fandango.com? No Yes