Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Daniel Day-Lewis deja el cine y nosotros lloramos con este Top 5 de sus mejores actuaciones

Daniel Day-Lewis deja el cine y nosotros lloramos con este Top 5 de sus mejores actuaciones

21 de junio del 2017
Por Gabriella Botello
Aún no sabemos qué nos golpeó. La fiera indomable del cine se retira y preparamos los cantos fúnebres con esta lista.

Exigimos una satisfacción. Daniel Day-Lewis, te retamos a un duelo. Quizá desafiar a combate al gángster más hostil de Hollywood no sea la más sabia decisión... Pero tampoco la es la del hombre -no, el ícono- que decide abandonar la actuación. El (inexplicable) anuncio de Daniel nos deja recalculando... ¿Cómo el único actor ganador de TRES Premios Oscar deja su carrera así como así?

Daniel Day-Lewis se desprende del mundo de la farándula por su incomparable intensidad a la hora de encarnar un personaje: el Rey de todos los grandes actores de método se demarca de todos. Cuando con una sola mirada nos puede intrigar, enamorar y definitivamente aterrorizar, le decimos bon voyage a Daniel con sus mejores roles. Es que sí: desde aprender checo para interpretar a Tomás, el hedonista cirujano checoslovaco, en La Insoportable Levedad del Ser; atarse a una silla de ruedas para dar vida a Brown, el artista y escritor con parálisis cerebral, en Mi Pie Izquierdo; hasta vivir en una aldea símil siglo XVII sin electricidad o agua corriente y construir la casa de su personaje en The Crucible y encerrarse tres meses en una prisión comiendo raciones presidiarias para En el Nombre del Padre. Vamos: el tipo es de tal método que jamás hubiera podido trabajar en una película de superhéroes sin tomar a una ciudad de rehén con una ojiva nuclear si fuera un villano o de literalmente arriesgar su pellejo si fuera el héroe (probablemente, el motivo por el cual jamás actuó en una).



5. NATHANIEL POE - EL ÚLTIMO DE LOS MOHICANOS

El affaire de Hollywood con el primer Hawkeye predata al de Marvel (obvio): el musculoso, sensual y descamisado éxito de 1992, adaptación del clásico de James Fenimore Cooper, retrata al sexy hombre decente en tiempos indecentes, lanzador de tomahawks, aficionado por correr bajo cascadas con mosquetes en las manos, rescatar a damiselas en peligro y plantear los peligros morales de los procesos colonizadores. La romantiquísima El Último Mohicano hizo que quisiéramos convertirnos en la hija de un coronel francés para que Nathaniel Poe nos salvara. El proto héroe de acción de (casi) metro noventa e increíble cabellera se despoja en una actuación osada, sabia y poderosa, macerada en seis meses de vivir en la montaña durante la preproducción, además de un riguroso entrenamiento en un campo de supervivencia en Alabama. Day-Lewis corre a campo traviesa, habla en francés y en huron, cocina bajo el fuejo, despelleja animales, salva a la chica, llega a los límites de sí mismo y de la humanidad en plena guerra Indiofrancesa, demostrando ser un verdadero camaleón.



4. BILL 'EL CARNICERO' CUTTING - PANDILLAS DE NUEVA YORK

El gángster de ojo de vidrio que controla las Cinco Esquinas de la Nueva York poscolonial es uno de los más aterradores villanos psicosociales del cine. Una fisicalidad inquietante, el refinado acento, sus genuinas habilidades de matarife y la espeluznante facilidad para desencajarse de ira en 0,4 segundos convierte a BIll Cutting en uno de los más convincentes personajes de Day-Lewis. El hecho de que se haya convertido en aprendiz de carnicero para investigar al personaje, además de asediarse el cerebro con los más agresivos discos de Eminem para brotar la hostilidad característica de Cutting solo reafirma que se trata de una de sus más sólidas actuaciones. Que haya pescado neumonía en el set (por negarse a cambiarse su muy livana levita por algo más abrigado -que no existía en el siglo XIX) y haya dado vueltas por Roma (donde se filmó) buscando riñas con extraños no tiene nada que ver. Obviamente, se desmarca de la pretenciosa wannabe epic historic movie (con más imaginación ambiciosa que precisiones cronológicas). La dura violencia del relato metropolitano y arrabalero de Scorsese se salva con el puño de hierro de la larger-than-life representación de Daniel, nominado a un Óscar por este rol.



3. ABRAHAM LINCOLN - LINCOLN

El drama histórico es más hechizo que película. Los tumultuosos meses finales de la presidencia de un extenuado Abraham Lincoln que toma a la enmienda por la erradicación constitucional de la esclavitud por las astas llegan a la vida gracias a la magia de Daniel Day-Lewis, que representa con corajuda solvencia a una de las figuras quintaescenciales de la historia norteamericana. La guerra civil y la abolición están al horizonte, y el estresante período para el 16° presidente de los Estados Unidos se refleja en el quebrado (e inventado) delivery vocal del actor. El severo y sensato approach y el decisivo convencimiento moral se le alojan en el cuerpo a Lewis, y nos estremece con esta maravillosa actuación maestra. Este verdadero tour de force al adoptar a una de las más icónicas y reconocibles figuras políticas de la era definitivamente llega al podio.



2. DANIEL PLAINVIEW - PETRÓLEO SANGRIENTO

Feroz y despiadada: la personalidad a troche y moche de Lewis nos corta la garganta en Petróleo Sangriento. Hombre disfuncional en contexto disfuncional: la tortura que convierte al minero Daniel Plainview en magnate petrolero tras una desastrosa excavación que le deja con una pierna rota excarva no solo en las entrañas de la tierra, sino en las de Plainview mismo. El viaje simbólico, metafórico y literal con el que Plainview se convierte en el titiritero del negocio, obsesionado con el valor intrínseco del poder es pura construcción Lewis: el misantrópico montañes que mandibulea sus líneas es su creación. El viraje de la irritabilidad a la desenfrenada paranoia es puro mérito de Daniel Day-Lewis. Desde el manejo facial, la mandíbula inamovible, y la mirada desnuda, y el talento que le permite mantener el relato en pura tensión sin emitir palabra durante los primeros veinte minutos del film es testigo de la ferocidad de su método. Según explicó a The Guardian, jamás "apagó" al personaje durante las 16 semanas que duró el rodaje. "Mi familia se volvió loca por vivir con Plainview todo el rato, pero los niños [tiene tres hijos] creyeron que era divertido que otro tipo fuera su padre e hicieron un trabajo bastante decente para imitarme", aseguró el actor.



1. CHRISTY BROWN - MI PIE IZQUIERDO

Mi Pie Izquierdo es más que una biopic de perseverancia por encima de los obstáculos: es la redefinición de cómo actuar. Tachado de retrasado mental, la parálisis mental no detiene a Christy Brown, que se convierte -trabajo de idishe mame mediante- en uno de los artistas y escritores más reconocidos cuando aprende a manejar el único apéndice sobre el que tiene control: su pie. Daniel Day-Lewis no solo retrata con convicción imponente la condición mental de Brown con un manejo físico de precisa potencia, sino que da entidad al personaje con una interpretación contestataria, malhablada y descarada que se lleva el premio. Mi Pie Izquierdo no se edulcora, ni se suaviza: la actuación de Day-Lewis es clínica, precisa y quirújicamente sensible, una biopsia del torturado génesis de un artista. Lo que de otra manera sería una biografía estándar se dobla, desdobla, redobla y explota con la actuación de un jovencísimo y luchador Daniel lleno de fuego. Es ciertamente una de las actuaciones más merecedoras de un Oscar en la historia del cine



(Imagen de portada: Warner Bros.)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes