Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a 'IT', cuando el miedo a crecer nos consume y nos encuentra

7 de setiembre del 2017
Por Cristhian Manzanares
¿Estamos ante la mejor adaptación al cine de una novela de Stephen King? It... could be

Hace algunos días atrás, leí unas declaraciones de Stephen King que nos pueden preparar al universo que apreciamos en ‘IT’.

“Hasta donde yo sé, la escuela secundaria apestaba cuando fui, y probablemente siga apestando. Suelo prevenirme de la gente que la recuerda como los mejores años de su vida con mucho cuidado y cierta dosis de piedad. Para la mayoría de los chicos, es una época de dudas, nervios, dolorosa autoconciencia e infelicidad. Son los que tuvieron suerte, en realidad. Para la subclase maltratatada –los débiles, los indefensos y las chicas que reciben rutinariamente toda clase de apodos denigrantes– son años miserables y llenos de dos clases de odio: el que sientes por ti mismo y el que sientes por los idiotas que te empujan en los pasillos.”

En efecto, el buen Esteban la debe haber pasado mal de niño, sufriendo quizás el acoso abusivo de otros “compañeros” de clase, solitario y/o recluido en un pueblo en donde quizás no pasaba mucho, o en el mejor de los casos, sintiéndose identificado con aquellos niños y niñas que padecían algún tipo de persecución o acecho en su colegio, e inclusive en su propio hogar.

Derry ese ese lugar donde ser niño no es agradable. No solo porque siempre habrá alguien que siempre estará ahí para molestarte, sin importar tu sexo ni tu raza ni tu credo ni tu estrato social, sino porque incluso, ser niño es sinónimo de desaparecer. Hay algo en la ciudad que simplemente te elimina, te borra. Y eso es todo. A nadie más parece importarle. Salvo, claro, a King.


‘IT’ es el ejercicio de esta reivindicación del sometido, del “bulleado”, del aceptar que tienes miedo y aceptarte en tus diferencias. La adaptación fílmica de Andy Muschietti busca que nos encontremos en alguno de los integrantes de este grupo de niños, todos ellos atravesando por cambios importantes. De hecho, la cinta comienza con el fin del año escolar, lo que denota una etapa de crecimiento en los protagonistas, desde el plano académico hasta el sexual.

Ahí está el niño judío que se tiene que hacer “hombre” en su bar mitzvah, o la adolescente señalada de “fácil” y que afronta su primera menstruación. Y en todos estos cambios, hay un temor inherente y natural, de niños transformándose y entendiendo su cuerpo (exteriorizadas, por ejemplo, con las constantes bromas subidas de tono de uno de ellos, metiéndose con las mamás de sus amigos), sus aspiraciones y sus deseos.

Muschietti comienza su película con buen nervio, sin concesiones. ESO asusta (el Pennywise de Bill Skarsgard está aterrador en su interpretación física y vocal), pero también tiene momentos conmovedores y muy graciosos, gracias al excelente casting infantil. Eso sí: cuando mete miedo, lo hace en buenas dosis, porque sabe atacar precisamente los miedos de este “Club de Perdedores”, que alguna vez fueron los nuestros (¿o siguen siendo?). Ya sea gérmenes, el luto o la regla, hay algo que siempre te hace sentir inseguro, y eso es lo que alimenta al payaso maldito.


La cinta funciona a un nivel psicológico que la coloca por encima de muchas películas de terror recientes, y eso es porque lo que veremos no es simplemente a un payaso aterrorizar a un grupo de párvulos escolares. El director dota de una saludable profundidad al film al transmitir el pathos de King es su desarrollo, sin restarle tonos violentos que quizás en otras manos se hubieran evitado, involucrando los diferentes aspectos de la vida de estos chicos.

Estamos ante una estupenda adaptación (aun cuando omite algunas partes que iban a ser imposible que llevarse al ecran) y esperamos que tenga una continuación igual de lograda.

Calificación: 82/100

IT, la película

de Andres Muschietti

Estados Unidos, 2017 — 135 min.

(Imágenes: Warner Bros. Pictures / New Line Cinema)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes