Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

arthur fleck verdadero joker joaquin phoenix

¿Es Arthur Fleck el verdadero Joker?

6 de octubre del 2019
Por Gabriella Botello
¿O es el conducto y la influencia?

Seamos sinceros: si Joaquin Phoenix no se lleva cada premio imaginable en la próxima temporada de galardones, pues demandaremos a quien sea necesario para que nos devuelvan nuestro dinero y renunciaremos a este planeta. Joker debe ser uno de los más increíbles ejercicios de tensión de magno arco dramático que, más allá de la exploración personal de la psique torturada de Arthur Fleck, nos arroja a la Scorsese a la ebullición social de un movimiento de protesta símil Occupy o los Chalecos Amarillos.


En gran parte, este telón de fondo de la trama opera más que una mera distracción, y sirve de diparador del último trampolín que eyecta a Fleck a la locura. En su delirio narcisita, y hacia el final de la película, saber que inspiró un auténtico caos de alborotadores enmascarados, que fue el creador (accidental) de un ejército de payasos que se erigió a su imagen y semejanza, resuelve gran parte de la necesidad de reconocimiento y validación que pide a gritos durante toda la cinta.


Paro más allá de la realización de esta fantasía en la que sistemáticamente se venga de aquellos que lo habían perjudicado y se convierte en el héroe accidental de su propia historia, hay sendas cosas que se alinean en ese final… Y uno de los escenarios posibles que se desprende de la existencia la masa de alborotadores es la posibilidad de que Fleck no sea más que el iniciador de un movimiento Joker en el que sendos personajes toman la máscara.


Lo cierto es que, en este universo, Fleck está lejos de ser el único personaje con motivación, oportunidad y circunstancias para ser un archivillano criminal. La comunidad payasa ebulle de forma bastante potente como para que cualquiera de los manifestantes tome el símbolo y se adueñe de él para convertirse en El Joker (y capitalizamos el artículo para distinguirlo de cualquier otro). Tranquilamente existe la posibilidad de que Arthur Fleck sea la punta de un iceberg inspiracional y no el verdadero Príncipe Payaso del Crimen, el némesis de Batman que conocimos en el cómic (y esto tiene más sentido en términos cronológicos: con un Fleck de treinta y tantos años, un Bruce Wayne de diez en la trama del Joker, el Guasón tendría unos 50 años para cuando aparezca el Caballero Oscuro,en este universo).

Si Arthur no es el Joker que conocemos, entonces eso replantea por completo de qué trata la película: no es una historia de origen del famoso villano de DC, es una de cómo se crea la Ciudad Gótica que necesita de un Batman, de un Caballero Oscuro que la proteja. En ese sentido, es bastante claro que Joker es una metáfora, producto tanto de un hombre con enfermedades mentales como de una ciudad, un estado, una sociedad que lo aliena, lo descuida, lo ignora y lo vuelve a escupir.

Si bien esto no es más que una teoría, el hecho de que Joker sea una cinta original que no está insertada dentro del Universo Extendido de DC abre la puerta a todas las posibilidades que podamos imaginar. Y eso es una de las cosas maravillosas de esta cinta increíble.


Imagen de portada: Warner Bros.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes