Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Game of Thrones análisis 8x02 temporada final

'Game of Thrones': Análisis del episodio 'La Larga Noche' (8x03)

29 de abril del 2019
Por Paloma Díez Pérez
¡ATENCIÓN! Spoilers del episodio 8x03.

El episodio más esperado de la octava temporada de Game of Thrones ya está aquí. También ha sido el más largo en la historia de la serie y el más difícil y caro de producir. La ambiciosa producción ha logrado hacer historia de la televisión; nunca antes se había visto algo así. Han sido 82 angustiosos minutos en los que hemos vivido un abanico de emociones que nos han dejado exhaustos.

Mostrar toda la magnitud de La Larga Noche era muy compleja de abordar y al final el director ha optado por dividirla en tres bloques: una batalla fuera de Winterfell, otra interna y otra aérea. Y, a su vez, todas ellas se han dirigido hacia secuencias más pequeñas que han dado protagonismo a los personajes principales. Es cierto que la oscuridad de las imágenes ha dificultado a veces seguir el hilo de lo que estaba sucediendo, pero en general Miguel Sapochnik ha realizado un magnífico trabajo.

En el inicio del capítulo hemos visto unas manos temblorosas recibiendo una espada de vidriagón. Eran las de Sam y nos estaban representando a todos en ese momento; no teníamos ganas de que llegara esta guerra, pero no la podemos evitar. Acto seguido, la cámara nos ha llevado de manera sutil hacia cada punto de Winterfell en el que hemos podido ver qué estaba haciendo cada personaje principal. Teniendo en cuenta lo largo que ha sido el episodio, los silencios han tenido un gran protagonismo.

MELISANDRE HA SIDO CLAVE PARA GANAR LA GUERRA

No sabemos qué ha estado haciendo la Mujer Roja, pero no ha podido regresar al Norte en mejor momento. Nada más llegar ha alegrado la noche a los Dothrakis al encender sus arakh en una impresionante escena en la que se ha iluminado el campo de Winterfell para incredulidad de los presentes; menos de Edd, quien recibió esto como una buena señal.

fuego

(Imagen: HBO)

El único que no se ha alegrado de su regreso ha sido Ser Davos, que ha acudido en el encuentro de la Mujer Roja. Pero ella ya no es la misma y confesó al Caballero de la Cebolla que estará muerta antes del alba. Y esto no es todo, porque Melisandre ha tenido dos actuaciones muy importantes para el desenlace de la batalla, como veremos a continuación.

LOS DOTHRAKIS DAN EL PRIMER SUSTO

Parecía que estos jinetes estaban teniendo el mejor día de su vida cuando Melisandre prendió fuego a sus armas. Con la alegría de la batalla, los Dothrakis, liderados por Jorah y Ghost, iniciaron un feroz ataque frontal en campo abierto. Pronto, a lo lejos, vimos como las pequeñas llamas se iban apagando en un silencio escalofriante y solo algunos de ellos lograron regresar a la supuesta seguridad de Winterfell. Estaba claro que su estrategia no iba a funcionar, pero los personajes no sabían de lo que eran capaces los Espectros y la magia del Rey de la Noche. A partir de ahí, el miedo comenzó a invadir los corazones del bando de los vivos.

Batalla

(Imagen: HBO)

LA DANZA DE LOS DRAGONES

Se suponía que Jon, Daenerys y los dragones iban a esperar alejados de la batalla a que el Rey de la Noche se expusiera para atacarlo. Sin embargo, la Madre de Dragones no iba a estar dispuesta a ver cómo todos sus soldados eran masacrados y por eso rompió su “factor sorpresa” para acudir en rescate de los suyos.

Dagon

(Imagen: HBO)

Mientras volaban, Jon y Daenerys pudieron divisar a los Caminantes Blancos, pero al realizar un ataque se vieron sumergidos en una tormenta debido a la magia de estos seres. Intentando posicionarse donde pudieran ver bien fueron atacados por el Espectro Viserion iniciando una terrible danza de dragones.

Entre tanto, los Inmaculados protegieron la retirada de los norteños con mucho coraje. En un momento dado, cuando Gusano Gris quiso encender las trincheras pero no pudo debido al frío. Esa misma tormenta glacial impedía que Daenerys pudiera ver la señal para que su dragón escupiera fuego, pero fue imposible. En una batalla hay que pensar rápido y menos mal que Torgo Nhudo pudo divisar a Melisandre para que obrara nuevamente el milagro. Ha sido agradable ver que la protagonista es humana y que la lucha de su alrededor la descentraba. Pero solo fue un momento, porque enseguida volvimos a vivir la magia del fuego.

Melisandre

(Imagen: HBO)

ESCENAS DE TERROR EN EL INTERIOR DE WINTERFELL

Arya ha vuelto a sorprendernos con su danza mortal. La joven Stark ha aprovechado al máximo el arma que Gendry fabricó para ella, pero los ataques de los Espectros eran más fuertes que ningún otro humano a los que se hubiera enfrentado. Su baile pronto se transformó en lucha por la supervivencia y terminó perdiendo la lanza.

Espectros

(Imagen: HBO)

Con el campo de batalla perdido, Arya no tuvo más remedio que internarse en el castillo y en la biblioteca protagonizó una secuencia que parecía sacada de una película de terror en la que se escondía de sus enemigos intentando no hacer ruido. Sapochnik ha vuelto a demostrar que ningún género se le resiste.

ARYA ES LA CLAVE DE TODO

Los caminos del Señor de la Luz son misteriosos y por eso ha colocado a varios guerreros en la vida de Arya para que la protegieran. Quién nos iba a decir que Sandor Clegane era uno de ellos. El Perro estaba aterrado con tanto fuego por todas partes, y había perdido las esperanzas de vivir, hasta que Beric Dondarrion le mostró cómo su joven amiga se enfrentaba sin descanso a los Espectros. Y a la pequeña Stark no la toca nadie, porque, aunque no lo quiera reconocer, le ha tomado mucho cariño.

Arya

(Imagen: HBO)

La presencia de este extraño dúo en el interior del castillo fue vital para salvar a Arya de sus enemigos y conducirla hasta la habitación en la que esperaba Melisandre. Por desgracia, Beric resultó malherido y murió instantes después. Y no fue en vano, porque como la Mujer Roja explicó se cumplió el propósito del Señor de la Luz: proteger a cualquier precio a la Loba Solitaria.

arya

(Imagen: HBO)

En este punto, Melisandre realizó su tercera actuación; la más importante de todas: guiar a Arya hasta el Rey de la Noche. Tras un inicial reencuentro, la Mujer Roja le recordó las palabras que pronunció años atrás: ella iba a cerrar ojos marrones, ojos verdes y… ojos azules. Y por si Arya no estaba los suficientemente inspirada, la sacerdotisa pronunció el icónico “¿Qué le decimos al Dios de la Muerte?”—“Hoy no”. Y ahí, llena de valor y con un objetivo claro, la joven Stark se marchó segura hacia su gran objetivo; aunque por su cara, parecía que Sandor Clegane necesitaba una explicación sobre lo que acababa de suceder.

Arya

(Imagen: HBO)

NADA FUNCIONA CONTRA EL REY DE LA NOCHE

La danza de dragones fue muy confusa de seguir para los espectadores, pero el director no quería revelar todas sus cartas y prefirió jugar con nuestros corazones haciéndonos creer que los dragones habían resultado gravemente dañados. Y en teoría fue así, porque Viserion salió muy mal parado y terminó por lanzar a su jinete por los aires. Parecía que Daenerys y Jon lo tenían todo a favor para acabar con el enemigo de una vez por todas cuando oímos pronunciar: Dracarys. Por desgracia, al igual que la reina Targaryen, el Rey de la Noche también es ignifugo, como ya demostró al traspasar el fuego de la cueva Más allá del Muro en la que se escondía el anterior Cuervo de Tres Ojos.

Rey

(Imagen: HBO)

Todo parecía perdido así que Jon inició un ataque directo contra el villano, y esto solo hizo empeorar la situación porque el Rey de la Noche lo miró fijamente, como ya hizo en Casa Austera, y levantó las manos para revivir a los muertos en Espectros. Ahora Aegon estaba rodeado de enemigos y su líder marchaba tranquilamente hacia el encuentro con Bran.

Rey Muertos

(Imagen: HBO)

Todo estaba fallando, pero recordemos que el verdadero plan era intentar contener al enemigo hasta que el Rey de la Noche hiciera acto de presencia. No obstante, este villano también tenía sus propios planes y consistían que causar el mayor número de bajas antes de realizar su entrada triunfal en el Bosque de los Dioses.

NI LAS CRIPTAS SON SEGURAS

Los personajes menos útiles en la batalla, pero que sí lo serán en un futuro —si es que hay un mundo en el que vivir— se refugiaron en las criptas. En ellas volvimos a comprobar la lealtad de Missandei al asegurar que de no ser por Daenerys nadie podría sobrevivir; y pudimos disfrutar de un nuevo encuentro entre Sansa y Tyrion en el que ella dejó claro que él fue el mejor de todos los esposos que tuvo. Sorprende comprobar que para el Mediohombre su relación habría funcionado si lo hubieran intentado. Quién sabe lo que puede suceder con estos dos.

Crip

(Imagen: HBO)

La espera en las criptas fue dura cuando la batalla se acercó a ellas y pudieron escuchar partes de lo que sucedía en el exterior. Por desgracia para todos, cuando el Rey de la Noche alzó sus brazos también transformó en Espectros a todos los muertos enterrados ahí. Nadie iba a descansar esa noche. Fue muy emocionante ver a Sansa y a Tyrion escondidos detrás de una tumba mientras se despedían el uno del otro y se armaban de valor para luchar contra el inesperado enemigo. Fue muy emocionante ver cómo él besaba la mano de su Señora.

Beso

(Imagen: HBO)

LA MUERTE DE LOS VALIENTES

Edd

(Imagen: HBO)

Mientras se sucedía la batalla, pudimos presenciar cómo algunos protagonistas perdían la vida. No fueron tantos como esperábamos, pero no por eso duelen menos. Edd el Penas cayó protegiendo a un Sam, que huyó al interior de las criptas tan pronto como pudo. Además, Lyanna salvó la vida de muchos hombres al enfrentarse al Espectro gigante que estaba masacrando a sus hombres. Con un grito de guerra al más puro estilo de su pueblo, la Señora de la Isla del Ojo se lanzó contra el enorme ser y le clavó una espada de vidriagón en el ojo mientras sus huesos eran aplastados. Valor en estado puro.

Lyanna

(Imagen: HBO)

LA LUZ DEL ALBA INICIA UN NUEVO AMANECER

Los Hijos del Hierro también murieron con honor. Los pocos que protegían a Bran no fallaron disparando las flechas, pero estas se acabaron y tuvieron que entrar en el combate cuerpo a cuerpo. Todos murieron salvo Theon, que por fin encontró la redención que buscaba al oír de la boca de Bran que era un buen hombre y, sabiendo que no podía vencer, se lanzó en un ataque directo contra el Rey de la Noche.

Theon

(Imagen: HBO)

En las afueras del castillo, Daenerys cometió el error de quedarse demasiado tiempo en el suelo con Drogon. Los Espectros pronto comenzaron a trepar por el dragón y este se asustó tanto que inició el vuelo para intentar sacudirse a los nuevos inquilinos como su fueran molestas pulgas. El problema es que la Madre de Dragones se quedó sola y cuando iba a rodearse por muertos, Jorah apareció de la nada para protegerla e intentar llevarla a un lugar seguro. Eran tantos los enemigos, que Daenerys tuvo que tomar una espada de vidriagón y ponerse a luchar junto con el Ándalo.

Jorah

(Imagen: HBO)

Mientras, la batalla continuaba en el patio de Winterfell y el Espectro Viserion estaba lanzando fuego azul fuera de control por todas sus heridas del cuello. Varios norteños y Jon intentaron enfrentarse a él, pero parecía que no había nada que hacer. Incluso Aegon se puso frente a él, sin ninguna posibilidad, para intentar lanzarle una estocada mortal.

Arya

(Imagen: HBO)

Pero la principal acción se estaba desarrollando en el Bosque de los Dioses, donde una ráfaga de aire llamaba la atención de algún Caminante Blanco. Nadie la vio venir, ni siquiera el Rey de la Noche que solo reparó en su presencia cuando Arya saltó con un grito a su espalda. Con un hábil movimiento, el villano la sujetó por los aires clavando sus ojos azules en los suyos. Pero la Loba Solitaria es una letal asesina y guardaba un truco en la manga: con un rápido movimiento pasó de una mano a otra la daga y la clavó en el torso del Rey de la Noche, cerca de donde tenía el trozo de vidriagón que en su día pusieron los Hijos del Bosque cuando lo crearon. Y, por fin, él y todos los Caminantes Blancos se hicieron añicos y se desvanecieron. Al mismo tiempo, todos los Espectros se convirtieron en simples cadáveres. Quién sabe, tal vez de haber realizado esto unos minutos antes Ser Jorah se podría haber salvado.

Jorah

(Imagen: HBO)

Al final, y mientras los vivos que quedaban comenzaron a respirar, Melisandre cumplió su promesa bajo la atenta mirada de Ser Davos y se quitó su collar con la piedra roja para morir en paz tras muchos años al servicio del Señor de la Luz.

Melis

(Imagen: HBO)

Ha sido un capítulo lleno de sorpresas, y Sapochnik —junto con los showrunners— nos ha vuelto a deslumbrar al mostrar los pequeños instantes de humanidad que se crean durante el caos de la guerra. Esto fue posible al seguir a los protagonistas de cerca, enseñando qué hacían, mientras el mundo no se detenía a su alrededor. Los 82 minutos que duró la batalla no se hicieron pesados, cosa que tal vez sí habría sucedido si esta guerra se hubiera extendido en dos o tres episodios. El director sabe controlar los tiempos y la tensión dramática y por eso nos encanta todas las escenas de acción que ha realizado en la serie. Ha sido un capítulo redondo que ha provocado un punto de inflexión en la historia: ahora ya solo falta una batalla por librar, pero el Norte está muy dañado; a diferencia del Sur. Solo faltan tres episodio para que sepamos cómo terminará el juego final de Game of Thrones.

(Imagen de portada: HBO)


Do you want to go to www.fandango.com? No Yes