'Wifi Ralph' y el valor para enfrentar los propios miedos [Reseña]

Francis Saldaña · @frani224

Publicado el 27 de noviembre del 2018

Además, una muestra de lo que significa la verdadera amistad.

El fin de semana tuvimos la suerte de ver Wifi Ralph gracias a nuestros amigos de Disney y confirmamos lo que ya habíamos escuchado sobre esta nueva cinta animada: ¡ha sobrepasado a su predecesora! Ralph y Vanellope dejaron atrás los estereotipos que los envolvieron en la primera entrega para ahora ponerse al frente de sus propias inseguridades y lanzarse a la piscina de lo desconocido.


Para empezar, 6 años de distancia han hecho una total diferencia en cuanto al proceso de animación de ambas cintas. Aunque entendemos que, en la primera (2012), el arcade era un sitio retro que requería de una edición más “tradicional”, en esta segunda (2018) Disney nos muestra un mundo mucho más definido, lleno de color y detalles que resaltan en cada una de las escenas. Además, los personajes, sobre todo el de Shank (Gal Gadot), muestran tal detalle en cada uno de sus movimientos, muecas, maniobras, guiños, que ha sido todo un placer verlos en acción.

La trama nos sitúa en el centro de la amistad de este dúo dinámico. Ralph y Vanellope continúan en el arcade y la vida rutinaria que todo eso conlleva. Él es feliz, pero ella se pregunta si más allá de Sugar Rush exista algo por lo que valga la pena arriesgarse. Cuando por fin encuentra una oportunidad de aventurarse a lo desconocido, Vanellope no lo duda y decide emprender el camino hacia Internet. Aunque el Demoledor no está muy convencido de esta locura, seguirá los pasos de su pequeña amiga para no dejarla sola.

Mientras se adentran cada vez más en este peligroso, pero impresionante mundo, cada uno irá descubriendo lo que de verdad quiere en la vida. El temor por lo desconocido los embarga, pero uno está dispuesto a arriesgarse a diferencia del otro. En este proceso sucede lo que Disney ya nos había anunciado a través de los tráilers (y que creó mucho hype): los famosos cameos con varios de los personajes de otras películas.

Los Stormtroopers, Groot, las princesas, Stan Lee, Tinker Bell, Buzz Lightyear y varios otros más hicieron su aparición en la cinta animada mientras Ralph y Vanellope intentan encontrar la manera de recaudar mucho dinero para que Sugar Rush no sea desconectado. El encuentro con las princesas es épico. Aunque pensamos que veríamos solo a la pequeña niña interactuar con ellas, el Demoledor también se lleva una buena dosis de encanto en una divertida escena con el atuendo de Blanca Nieves.

Aquí, debo volver a hacer referencia a Shank (Gadot), la protagonista de un alocado juego de carreras que no se parece en nada a Sugar Rush. Los guionistas decidieron que el personaje de Vanellope necesitaba una especie de hada madrina que la guiara hacia la búsqueda de su felicidad. Aunque la pequeña se debate entre la amistad y sus propios sueños, entiende, gracias a Shank, que una cosa no tiene porqué sacrificar a la otra.

Además del mensaje que nos dejan los protagonistas, el submensaje, importantísimo también, es el oscuro mundo de Internet. Un espacio lleno de posibilidades, pero que sobre todo se ha adueñado del modo de vida del ser humano, quien se ha vuelto total dependiente de ello. Las redes sociales, las interacciones, las estafas, un lugar en la red lleno de posibilidades que pueden ser buenas y otras no tanto.


Portada: 'Wifi Ralph' / Disney

Tags: