‘The End of the F***ing World’: el psycho-tráiler de la comedia negra teen de Netflix es genial

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 2 de enero del 2018

Y súper incómodo.

Si pensábamos que Mindhunter -el furor de los asesinos en serie y el descubrimiento método científico que los cataloga de David Fincher- era suficiente para abordar al Universo Psicomaniático de los Asesinos en Serie, estábamos equivocados. Netflix lo hace de nuevo con The End of the F***ing World, la comedia negra teen que narra la (incomodísima) adolescencia del confeso psicópata de 17 años James y su próxima víctima/interés romántico Alyssa. Basada en la épica novela gráfica homónima de Charles Forsman, la serie de los inadaptados hilarantes de alta complicidad conquistará indudablemente la pantalla del streaming... O eso podemos augurar a raíz del tráiler.

Seguramente cataloguemos dentro de una categoría especial de patologías mentales, pero el autoconfeso psicópata protagonista de The End of the F***ing World nos cae bien desde el minuto cero. James -el impecable Alex Lawther (que ya vimos como la versión infantil de Alan Turing en El Código Enigma además de en el enfermísimo Shut Up and Dance de Black Mirror)- es el convincente y lacónico teenager. En los primeros 10 segundos, nos sacude con la potente revelación de que no solo está seguro de ser un psycho, sino que ha decidido matar algo más grande. Es que sí, después de meter la mano en una freidora en su tierna infancia "solo para sentir algo" y de asesinar a criaturas que van desde mariposas hasta gatitos, el protagonista precisa de una víctima de tamaño más... Humano.

Ahí es donde entra Alyssa -la épica Jessica Barden-, que canaliza la ira y angustia adolescente a la perfección. El nuevo prosopecto de asesinato se enamora de James -que asegura fingir interés- y le insta a abandonar el triste pueblito de compañeros de clase con sus intereses banales, a los padres insuficientes (que se han ido, muerto, recasado con horrores, o sencillamente mala gente), y el fatalismo de la inminente adultez en ese entorno. "No sabía a dónde íbamos o cuándo iba a matarla, pero golpeé a mi papá en la cara y robé su auto. Sentí que era un buen lugar en el que comenzar", dijo James mientras él y Alyssa se hacían del Mercedes calamitoso y tomaban la ruta. Y nosotros también sentimos que es un gran lugar en el que empezar.

Lo que sigue es una serie de instantáneas de la vida teen en fuga, un retrato de la demencia adolescente y del desarrollo de una relación que se augura, cuando menos, especial. El nihilismo desafiante y la comedia tan negra que a penas si se ve lo gracioso construyen un road trip mechado con coming of age rutero que pone a la salud mental y las relaciones entre asesino-víctima a la orden del día. Donde James está prácticamente catatónico, Alyssa es un griterío desbandado que vocifera en cafeterías a todo pulmón. Entre el autoeregido psicópata y la rebelde ¿con causa?, el resultado es una hilarante reflexión sobre la llegada a la adultez que llega hasta las últimas consecuencias. Y sí, aún no sabemos si efectivamente Alyssa se convertirá en la primera víctima humana de James, pero ciertamente esperamos que no.

La serie estará disponible por la pantalla del streaming a partir de este 5 de enero y sus ocho episodios bien podrían generarnos una adicción de proporciones descomunales. Una cosa es segura, el demencial trip que intenta evadir a la fatalidad adulta nos tendrá esperando una segunda temporada pronto, prontísimo.

(Imagen de Portada: Netflix)

Tags: