The Creepy Zone: sobre 'The Lure', un musical de terror con sirenas asesinas

María Paula Ríos · _Live_in_Peace

Publicado el 15 de junio del 2017

Innovando el género: la ópera prima de la directora polaca Agnieszka Smoczynska, tiene como protagonistas a dos sirenas carnívoras que además ¡cantan pop!

Dos años atrás surgía en el mundo festivalero una película, que más allá de ciertas falencias narrativas, no dejaba a nadie indiferente. Una propuesta novedosa que combinaba tonos y géneros como la fantasía, el horror, el drama y el musical, matizado con mucho humor negro. Nos referimos a The Lure, un film polaco, delirante y oscuro, dirigido por Agnieszka Smoczynska.

En este universo lisérgico, ubicado en la Varsovia de los años 80’, una sociedad que aun transita los últimos años del comunismo, dos hermosas y jóvenes sirenas, Oro y Plata, emergen del río Vístula y se refugian en un cabaret de la capital polaca. Las hermanas, trabajarán en el antro hipnotizando a todos los hombres con su canto y convirtiéndose en la atracción freak del lugar.

Las sirenas cargan con un gran erotismo, en ese morbo de verlas tan bellas, con voces armoniosas y sufriendo el proceso de transformación, Oro y Plata aprovecharán la obnubilación del deseo para devorar a sus víctimas, para convertirse en verdaderas bestias y saciar sus instintos más básicos. Pareciera que al contaminarse con la sociedad, ellas reprimen sus instintos milenarios, pero la adicción a la sangre es más fuerte para estas killers mermaids.

Una de las sirenas peligrosas de The Lure. (Foto: Platige Image)

The Lure nos sumerge en un ambiente nocturno impregnado de bailes y brillos, pero también de dramas y alcohol. Debido a su hibridación narrativa, el factor sorpresa es un continuo. Por momentos disfrutamos de un pegadizo musical, después pasamos a una escena gore, hasta terminar en el tenor de un drama romántico.

El trío de mujeres colorido y pop del film. (Foto: Platige Image)

Reversionando el clásico de Andersen, la realizadora crea un universo kitsch, barroco y subversivo, denunciando así la hipocresía humana, la misoginia y desmitificando la noción de amor ideal. Festejamos la audacia de esta joven, que se atrever a aggiornar seres mitológicos en la era moderna, tan híbridos como las tonalidades que presenta la película, aunando los opuestos, como el brillo y la oscuridad, el drama con la comedia y un musical furioso, el gore con el amor…claroscuros similares a los de cualquier ser humano. Smoczynska logra configurar un cine depredador, aportando un concepto realmente novedoso al género.

A continuación te dejamos con el tráiler de este delirio camp:



(Foto de portada: Platige Image)

Tags: