¿Qué es exactamente el Templo Satánico que demanda a 'The Chilling Adventures of Sabrina'?

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 12 de noviembre del 2018

Es mucho más que una estatua.

La hipótesis se demuestra una y otra vez: la realidad excede a la ficción… Como cuando nos enteramos que The Chilling Adventures of Sabrina, el nuevo horror trip con el que Netflix busca llenar el trono vacío de La Maldición de Hill House y nuestra pasión por los reboots adolescentes, es blanco de una demanda millonaria de The Satanic Temple, la iglesia luciferina con base en Salem, Massachusetts... ¿Y qué es exactamente eso? Pues, te contamos.



Primero: contexto. No es la primera vez que se cuestiona el modelo de negocios de Netflix, que se plantean serias dudas sobre los méritos éticos de sus series, o siquiera que enfrentan una demanda… Pero jamás se ha enfrentado a un desafío que alcance las proporciones millonarias de la última demanda civil del Templo Satánico: es que la compañía podría demandar por hasta US$ 150 millones a la plataforma de streaming y la Warner Bros: al menos 50 millones por cada uno de los supuestos quebrantamientos que denuncia que incluye infracción de derechos de autor, violación de marca registrada y daño a la reputación de la compañía.


¿Y por qué tanto lío? Pues por el “plagio” de la estatua de Baphomet, la deidad cabría que adora el Templo Satánico que, en la serie, es "un punto central de una escuela asociada con el mal, el canibalismo y el asesinato, lo que emborrona y mancilla la estatua como una marca del Templo Satánico", según afirma la demanda que se presentó al Estado de Nueva York y a la que tuvo acceso Variety.

Es que, para los de la Iglesia Satánica, Baphomet es no es una figura del mal sino una intención libertaria de los dogmas que impone su contraparte católica. De hecho, según aseguran en su sitio web, sus pilares son "la compasión y la empatía", la "lucha por la justicia" y "un mejor conocimiento científico del mundo". Tanto es así que la actual estatua de Baphomet fue creada con el esfuerzo comunitario de crowdfunding de los miembros del Templo con un gran motivo. "Entre otras cosas, el Templo Satánico diseñó y ejecutó la estatua de ‘Baphomet con niños’ como parte central de su campaña para promover los valores de la Primera Enmienda de la separación de Iglesia y Estado", agrega la denuncia.


El problema, por ende, pasa por la “denigración” al ídolo y la mala prensa que conlleva. “Un montón de gente que no han escuchado de nosotros reconoce el monumento como el monumento de Sabrina, que diluye y denigra el proyecto íntegro”, explicó Lucien Greaves, co-fundador del Templo Satánico… El hecho de que la popularidad del show en el que los personajes son asesinos, necrómanos, o caníbales esté íntimamente ligada a la estatua de Baphomet podría reflejarse terriblemente para los satanistas pacifistas.


¿Pero cuáles son los valores que detenta la iglesia satánica? Pues, el nombre puede sonar algo fuerte, pero en realidad... No es que se bañan en la sangre de vírgenes mientras realizan ritos polisexuales.. De hecho, se basan mucho más sobre los principios de rebeldía y libertad. Parado a la izquierda del espectro político, el Templo Satánico es una organización no gubernamental con fuerte activismo cultural y político que promueve ideas humanistas y socio-liberales desde su fundación en 2013. De hecho, aboga fuertemente por la separación entre la Iglesia y el Estado, el racionalismo, el escepticismo, los Derechos Humanos y los derechos de las minorías.

"La misión del Templo Satánico es fomentar la benevolencia y la empatía entre todas las personas, rechazar la autoridad tiránica, defender el sentido común práctico y la justicia, y ser dirigido por la conciencia humana para llevar a cabo actividades nobles guiadas por la voluntad individual", aseguran en su sitio web, algo que sin dudas se aleja muchísimo de lo que plantean en The Chilling Adventures of Sabrina.

Es más, si nos ponemos a analizar su postura, podemos entender por qué muchos dicen que son "más genuinos a las enseñanzas de Jesús" (según la autora Valerie Tarico) que -por ejemplo- la Iglesia Bautista de Westboro, una institución que despertó mucha controversia ante la denuncia de que niños de las escuelas públicas habían sido objeto de castigo corporal. También dispararon contra Fred Phelps, el fundador bautista de esa iglesia, y sus fuertes declaraciones homófobas.

Según asegura su heptálogo, la empatía es lo más importante (de hecho, el Templo se ofreció a brindar protección voluntaria a cualquier musulmán que se sintiera temeroso de represalias violentas de los ataques en París del 2015, así como a personas de la comunidad LGTB que se sintieran amenazadas en cualquier situación), así como la búsqueda por la equidad."La lucha por la justicia es una actividad continua y necesaria que debe prevalecer sobre las leyes y las instituciones", asegura su código moral, que también defiende "las libertades de los demás", incluso la "libertad de ofender".

"Cada principio es un principio rector diseñado para inspirar nobleza en acción y pensamiento. El espíritu de compasión, sabiduría y justicia siempre debe prevalecer sobre la palabra escrita o hablada", concluye el heptálogo disponible en su sitio web.


Baphomet, como tal, no es una iconografía del mal: para el Templo Satánico, es el estandarte que refleja lo contracíclico, provocador, y libertario de este movimiento político y cultural. Y no debería sorprendernos en lo absoluto la demanda. Amén de robar el arte protegido de una organización y de apropiarse de su material intelectual protegido, el uso de esa misma figura para perpetuar estereotipos negativos es cuando menos ofensivo. De hecho, y como dice el propio Greaves, de haberse usado cualquier otro grupo religioso (como convertir una mezquita musulmana en el centro de operaciones de una célula terrorista), la indignación pública sería otra.

Restará ver qué sucederá con esta demanda, pero una cosa es segura: la única manera de eliminar los prejuicios es con información. Desechar al Templo Satánico por su nombre sin conocer sus propuestas solamente profundiza la ignorancia. ¿Qué te parece?


Imagen de portada: Netflix.

Tags: