Sorpresa, sorpresa: la adaptación de 'Death Note' difiere (mucho) de la serie original

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 4 de julio del 2017

Sin importan cuán bajas nuestras expectativas, podríamos decepcionarnos igual.

Es una regla consabida del mundo del animé: las adaptaciones occidentales de mangas orientales están destinadas al fracaso y serán horrorosas hasta que se demuestre lo contrario... Y si bien oteábamos esperanzados el horizonte Netflix para romper la maldición de patéticos y dolorosos remakes con Death Note, parecería que ciertas normas son inamovibles... Sobre todo cuando las adaptaciones se apartan del material original que el fandom idolatra.

El tráiler ya lo había anunciado y no queríamos creerlo: Death Note podría ser un desastre. Con los fans furiosos ante cambios "inadmisibles" (como la relación entre Light (Nat Wolff) y Misa (Margaret Qually) o la depresiva actitud del protagonista), nos preguntamos cómo puede defenderse Adam Wingard ante las desviaciones del material original. Y eso ha intentado hacer.


Primero: seamos justos. Debe ser difícil adaptar una serie caracterizada por su approach a la compleja cultura nipona con más de treinta episodios en meras dos horas... Y Wingard ya lo sabe. "Cada vez que trataba de mantenerme 100% fiel al material original, me desviaba. Estás en un país diferente, en un entorno diferente y además intentas resumir una serie de 18 horas en una película de 2", aseguró.

Es obvio: el conflicto nace de adaptar la historia al contexto estadounidense y mantener el delicado equilibrio entre la fidelidad al material original y la verosimilitud situacional, una tarea sonadamente difícil para el director. "Cuando estábamos desarrollando la película, me volví a leer todo el manga y pensaba: ¿cómo puedo adaptar esto a los Estados Unidos? Me preguntaba: ¿cuáles son los problemas esenciales del país? ¿Cuáles son las teorías conspiranoicas que habla gente? ¿Qué cosas extrañas tendrá entre manos el gobierno? ¿Cómo encajo todo eso en el mundo Death Note", se preguntó el director. Es que es cierto: naturalizar una fuerza demoníaca extranjera y desconocida al suelo norteamericano seguramente es una tarea complicada.


Pero lo que todos los fans queremos saber es si los cambios incluyen una desviación en la dinámica entre los némesis Light, dueño del cuadernito de la muerte, y L, el detective privado que las investiga, uno de los pilares narrativos de la serie. Si bien el director asegura que mantendrá la estructura de gato-y-ratón, L no será exactamente igual. "Las personalidades de los personajes son un poquito diferentes. L No es igual. Hay muchas similitudes, le gustan los dulces y a veces se pasea descalzo, ese tipo de cosas. El desarrollo de su personaje sí que es diferente, pero sigue siendo un tipo raro. Es lo mismo para casi todos los personajes, probablemente el único personaje que se mantiene fiel al anime es Ryuk", explicó Wingard. Además, confesó que el pasado de L se adaptará al contexto norteamericano "dentro de operaciones clandestinas del gobierno y cosas por el estilo".

Por nuestra parte, solo resta esperar al estreno a finales de este año para ver si la cuota de terror sobrenatural del clásico animé finalmente llegará en su forma más o menos original en Netflix.

(Imagen de Portada: Konami)

Tags: