Revelan los secretos mejor guardados detrás de los vestuarios de 'Game of Thrones'

Paloma Díez Pérez · PalomaPapaya_pt

Publicado el 2 de octubre del 2016

Rodajes de la magnitud de la 'Batalla de los Bastardos' requieren de una gran concentración por parte de todo el equipo para cuidar hasta el más mínimo detalle.

No son las caras más conocidas de las producciones, pero sin ellos las películas y las series no podrían salir adelante. Nos referimos a los equipos técnicos y artísticos que trabajan detrás de las cámaras. Su deber es tenerlo todo preparado con antelación para facilitar el rodaje, estar pendientes de cada detalle durante las tomas y controlar que todo sigue en su sitio cada vez que el director dice ¡Corten!.

Con motivo del Video Game Comic Con, el Diario Información entrevistó al español Carlos Maciá, quien trabaja en el equipo de vestuario de los extras de Game of Thrones y ha revelado las complicaciones que presentó un rodaje de la envergadura de La Batalla de los Bastardos.

Es una de las escenas más espectaculares que se han rodado en la serie. Había que vestir a más de 500 extras y estar pendientes de que estuvieran todos perfectos para cada toma. Cada vez que decían corten, varios miembros del personal de vestuario corríamos a repasar el look de cada actor. Controlábamos el nivel de barro y de sangre que debían de llevar encima conforme avanzaba la batalla”, comentó Maciá, quien también puntualizó que su trabajo empezaba cada día a las cuatro de la madrugada.

Durante las grabaciones, el equipo trabaja para que todo sea lo más perfecto posible y evitar errores que se aprecian cuando la serie se emite. “También nos turnamos para estar en monitores pendientes de que no se produjera ningún error que invalidara la toma. Por ejemplo, en un plano en el que se ve a Jon Snow sobre una montaña de cadáveres, a un extra se le apreció una camiseta interior actual con la que se protegía del frío que hacía ese día. Cuando detectas esos pequeños errores es como que te hacen daño en los ojos. Tienes que avisar, pararlo todo y volver a empezar”, refirió Maciá.

Finalmente, y a modo de anécdota, Maciá confesó que durante el rodaje de La Batalla de los Bastardos, “los extras perdieron muchas botas, por lo que teníamos que atarlas bien fuerte”.

Pero no es la única batalla que presenció en Game of Thrones, pues su primer trabajo tuvo lugar durante el rodaje del episodio Casa Austera en el que Jon Snow y los Salvajes se enfrentaron al ejército del Rey de la Noche. “Mi turno era el de noche y nuestra función se basaba en secar el vestuario de los salvajes compuesto de pieles de animales. Teníamos que utilizar una especie de lanzallamas que impresionaba. Yo, por accidente, toqué una barra de metal ardiendo y me quedé durante una semana sin huellas dactilares”, relató.

Pero para que Carlos Maciá pueda hacer bien su trabajo, antes, los diseñadores deben cuidar que cada vestuario cumple con su función en el rodaje. “Las armaduras tienen que ser lo suficientemente flexibles para las peleas”. Mientras que en las escenas de sexo con desnudos implican “que los vestidos se los puedan quitar de manera sencilla. Para eso disponen de mecanismos especiales y modernos, que no se aprecian. Elásticos, broches o botones... Antes de una de estas secuencias más subidas de tono, la actriz tiene que poder desvestirse sin problemas pero no puede ir con algo que se le vaya cayendo”, reveló.

Sin duda, una intensa y detallada labor que hace posible que después los espectadores podamos disfrutar de una gran serie como Game of Thrones sin la necesidad de perdernos en detalles que desvíen nuestra atención.

(Imagen de portada: HBO)

Tags:

Lo último de Fandango TV

Recomendaciones
Lo primero que debemos ver en los cines
1 mes antes
Análisis
Expediente Fandango
2 meses antes
Primicias
¡Spider-Man: Miles Morales!
3 meses antes
Exclusivo
Entrevista a Jim Carrey
3 meses antes
Opinión
¿Apokolips War es plagio?
3 meses antes
Momentos
Momentos Épicos de Jurassic Park
2 meses antes
Resumen
¿Secuela de Constantine?
2 meses antes