Qué nos spoileó (o no) el tráiler final de 'The Last Jedi'

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 10 de octubre del 2017

¡Pe-pe-pero Rian dijo que no lo viéramos!

Vamos al grano: después de mucha hiperkinesia twittera, mucha especulación mediática y filtraciones habladas, y poco tráiler, finalmente la cosa se aclaró. El lanzamiento del adelanto final de The Last Jedi llegó con todo el autobombo social mediático de Rian Johnson, que en 140 caracteres o menos, advirtió destripes de la octava entrega canónica de Star Wars en el último adelanto, con el consecuente escándalo en redes sociales. Después de mucho ruido y rumor, el estreno del preview final puso blanco sobre negro y en Fandango separamos el rumor de la verdad para contestar qué tanto spoilea el último tráiler de The Last Jedi.

Mark Hamill nos había adelantado que el 9 de octubre sería una fecha pivotal para los warsies fundamentalistas y fanáticos amateurs de la saga galáctica. El hype de Hamill himself se sumó al (¿afortunado?) tweet de Johnson que, un día previo a la fecha marcada, advertía que cualquiera que quisiera llegar a diciembre completamente spoiler free debía evitar al tráiler. Movida publicitaria más, genuinas advertencias menos, el fandom enloqueció con el anuncio de un nuevo minimetraje de Star Wars y la espera para el lanzamiento se volvió de lo más tensa. Si bien Rian dio un paso atrás y aseguró que solo si querías llegar lo más limpio posible al estreno debías evitar el tráiler, el daño ya estaba hecho y nos puso a todos a conjeturar cuánto de verdad había en los dichos del director.

La respuesta corta, en definitiva, es que el nuevo adelanto de The Last Jedi tiene y no tiene destripes del film. Sabemos que no es el mejor tipo de respuesta, pero la cosa no es tan simple. Es que vamos: The Last Jedi sería la entrega más larga de la franquicia y sus impresionantes (posibles) 150 minutos son imposibles de resumir en un tráiler de meros dos minutos, así que los spoilers definitivamente están a un mínimo por motivos meramente físicos. No obstante, la pieza publicitaria sí tiene información nueva que deriva, principalmente, del ensamblaje de las piezas y de notar cuáles son las jerarquizaciones que elijen priorizarse en la narración. Los tráilers pueden ser mentirosos y sensacionalistas, y el lenguaje de la edición puede ser uno de los elementos más arbitrarios de este adelanto. Es que vamos: la rápida sucesión de imágenes nos regala un pantallazo del que podemos emanar múltiples conclusiones. El tema aquí es si el orden de los factores altera el producto o no. Primero, mira el tráiler y sácalo de tu sistema.

El adelanto efectivamente nos arroja a los jugadores que conocemos con indudable maestría y misterio: el encuentro inicial entre Rey y el mítico Luke Skywalker y su operación como repetición mitológica del entrenamiento jedi original, el contrapunto de Snoke/Kylo Ren logrado con increíble precisión matemática, las apariciones el flash de Leia (ouch), Finn, y a la Resistencia luchando contra la First Order en épicas batallas especiales, están todas en el mismo cóctel. Amén de los destripes, el tráiler pinta de cuerpo entero a The Last Jedi. Indudablemente, el entrenamiento de Rey y Kylo Ren con sus respectivos maestros son una pieza fundamental del film, y se constituyen como pilares de una lucha que se verá en forma más macro con la Resistencia y su generala en guerra contra la First Order. The Last Jedi es una entrega intermedia que dispone a los jugadores de la Fuerza y del nuevo Imperio para el enfrentamiento final del Episodio IX y las imágenes, por pocas que sean, logran arrojar nueva información.

Sin dudas, la gran revelación del tráiler son las caracterizaciones de Snoke y Luke Skywalker, que brillaron por su ausencia en The Force Awakens y que son los power players de esta edición. De hecho: el mutis por el foro del jedi en los traumáticos eventos de la primera entrega de la trilogía nos hizo querer tenerlo delante para hacerle una secuencia de pesadísimas preguntas (¿Por qué no detuvo a la First Order, evitando el reemerger de las cenizas del Imperio que tanto luchó por erradicar? ¿Por qué dejó a su hermana sola en su duelo tras la muerte de Han Solo? ¿Dónde estuvo todo este tiempo?), pero teniéndolo... Pues, casi que no queremos. El jedi que retornó en la primera entrega es el opuesto diametral del último y aflora la pregunta: ¿qué pervirtió a esa nueva esperanza para mutar en el jedi roto que Rey encuentra sobre las ruinas del primer templo a la Fuerza? Y el tráiler parece responder esa pregunta.

La voz de Skywalker es una de las principales del teaser y sus declaraciones dan algo de justificación a la reclusión en la que se sumió pleno de los eventos de El Despertar de la Fuerza. Y todo apuntaría a un trauma y a la culpa. Ante la (increíble) demostración de los poderes de Rey, Skywalker explica: "Ya he visto esta fuerza cruda una vez: no me asustó entonces. Ahora sí lo hace". El voice-over sobre una imagen de él y ¡R2-D2! parados frente a un edificio en llamas podría estar absolutamente ligado a las ermitañas decisiones que depositaron al manco de la Fuerza en Ahch-To. Todo apuntaría a que la escena es un posible flashback al momento de la destrucción del Templo Jedi que convirtió a Ben Solo en Kylo Ren, lo que podría tener todo que ver con la voluntaria exclusión de Skywalker del mundo.

En el cuadrante opuesto, el retoño Solo también tiene su medida de spoiler junto con su maestro, que ya había aparecido en The Force Awakens en versión holograma. La primera manifestación física del Líder Supremo Snoke -indudablemente, lo feísimo y malísimo del tráiler- es la voz que guía el principio de la narración y recupera el temita del "poder crudo" al principio del adelanto, pero en este caso refiriéndose a Kylo Ren. Si bien ya sabíamos que el dirigente de la First Order tomaría de pupilo al hijo de Leia y Han, es interesante que se diga lo mismo de su poder y el de Rey en voces de los grandes némesis del film. El tema es el final, donde aparece torturando a la aprendiz de Skywalker mientras le dice "¡Cumple tu destino!, lo que en pocas palabras implicaría que la pequeña padawan es efectivamente capturada por la First Order. El hecho de que la imagen final también incluya a Kylo tendiéndole la mano tras que ella explicara su necesidad de un guía podría apuntar a que Rey podría no ser un representante luminoso de la Fuerza, sino que también tendría su cuota de tentanciones para ir al Lado Oscuro.

Después está el tema del mismo Kylo Ren diciendo que el pasado precisa morir mientras vuela un comando con misiles listos a disparar... Sobre una imagen de la General Organa, su madre. Si algo sabemos de Star Wars es que cumple sus ciclos mitológicos con rigor. Después de que Ben Solo asesinara a su padre, Han, en El Despertar de la Fuerza, bien sería posible que su misión sea liquidar a su mamá en esta ocasión. Cuadraría, incluso, con la ausencia física de Carrie Fisher para grabar el Episode IX y sería una manera fácil de cerrar su arco narrativo... ¿O no?

Si eso te parece poco, además de las increíbles batallas galácticas y las impresionantes visuales, también podemos esperar una mega pelea entre la Capitana Phasma y Finn, además de un espectacular aparición símil R2-D2 de BB-8 . Obviamente, habrá Prog para todos que hasta tienen gritos de guerra.

Amén de la autoprofecía de Johnson, definitivamente habrá que ver The Last Jedi para contextualizar la información del tráiler que, spoilers más o menos, abre más preguntas que respuestas y definitivamente nos hace esperar ansiosamente al estreno el próximo diciembre. ¿Qué creés tú?

(Imagen de Portada: Lucasfilms)

Tags: