'El proyecto de la bruja de Blair': se cumplen 20 años de su estreno

Cristhian Manzanares · manzarock

Publicado el 25 de enero del 2019

Recordamos una de las mejores películas de terror que se hayan hecho

El 25 de enero de 1999 se estrenaba en el Festival de Sundance una película que, aprovechando todas las posibilidades del cine, del marketing, y del creciente acceso a Internet (y por ende, la ingenua credibilidad que se confiaba en toda la información que aparecía en este nuevo medio), revolucionaría el cine de terror hasta entonces. 'El proyecto de la bruja de Blair' se convirtió no solo en un éxito de taquilla monumental, sino también en un modelo de película irrepetible.





Comencemos por esto último. la forma como se ejecutó este filme puede incluso hasta sonar ridícula, y ha servido para alimentar la mitología que la rodea. Daniel Myrick y Eduardo Sánchez eran dos jóvenes cineastas que apelando a la generosidad de sus amistades se prestaron algunas cámaras para realizar la cinta, contrataron a tres actores no profesionales, e invirtieron prácticamente todo lo que tenían en grabar una historia de terror disfrazada de "found footage", haciéndonos creer que aquello que veríamos en el ecran era lo que realmente les había pasado a esos tres muchachos.

No era la primera vez que en el cine el recurso del falso documental era apreciado por el público, pero su impacto radica en la manera cómo aprovecharon la world wide web a su favor. Sonará exagerado pero no mentimos al decir que esta cinta es una precursora de las hoy conocidas como "fake news". Es más, Myrick y Sánchez expandieron el rumor por todo un pueblo de Maryland de que los protagonistas de la cinta habían fallecido a causa de la maldición de una bruja extraña, semanas antes del lanzamiento del film. Su estreno, alimentado de expectativa por el infalible boca-a-boca, no pudo estar más cargado de incertidumbre, curiosidad y morbo. Una combinación perfecta para el cine de terror.

Lo extraño es que siendo estrictos, no es una película que asuste, como lo puede hacer cualquier otro clásico que recuerdes o alguna otra cinta que fuera lanzada después de esta, sobran los ejemplos. Lo que sí es innegable es que 'La bruja de Blair' te somete a una experiencia física y mental agotadora, tal como la padecieron Heather Donahue, Michael Williams y Joshua Leonard, actores que usaron sus nombres reales, pues, obviamente, este es el testimonio de sus últimos días en los bosques de Burkittsville. Sin efectos especiales (ya mencionamos lo escaso del presupuesto), y confiando simplemente en el inobjetable hecho del natural agotamiento de las relaciones humanas al encontrarse totalmente perdidos en un bosque inhóspito, el filme escala emocionalmente hasta niveles enloquecedores.

El tratamiento visual de Myrick y Sánchez es notable, porque al no mostrarnos nada, pero insistiendo en que está ahí en alguna parte, apela a las reacciones primarias de cada uno de nosotros, logrando asustarnos con aquello que no vemos. El juego de encuadres por las cámaras usadas por los mismos actores (los tres jóvenes recibían órdenes indistintas, pero todos debían grabarlo todo) funcionan como sus propios puntos de vista y solo podremos ver y oír, además de sus voces, todo lo que ellos enfoquen.

Myrick confesaría posteriormente que, en total, gastaron cerca de 300,000 dólares en hacer la película. Luego, el estudio Artisan la compraría para su distribución en un millón. Una vez estrenada comercialmente, llegó a recaudar a nivel mundial casi 250 millones. Doscientos. Cincuenta. Millones. El impacto cultural que tuvo la cinta fue alucinante. Todos hablaron de ella. Eran portadas de revistas. No hubo talkshow a donde los actores y directores no fueran invitados, ni programa cómico o sitcom que no la mencionara o parodiara. Es sin duda una de las mejores cintas de terror de todos los tiempos. Y una muestra más de que la sola idea de tener miedo es a veces lo que más nos asusta.



(Imagen de portada: Artisan)

Tags: