Los detalles autobiográficos de Lady Gaga en 'Ha Nacido una Estrella' te harán amarte más a ti mismo

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 22 de noviembre del 2018

O, al menos, eso explica la cantante, que expuso su vulnerabilidad en la pantalla grande.

Podemos decir (y estar en lo cierto) que la nariz de Ally es tan protagonista en A Star is Born como puede serlo una nariz. Es más: ese rasgo facial (perfectamente precioso y no podemos entender por qué tanto comentario negativo) fue destacado por sus detractores por “demasiado grande” y, por ende, no ser conductiva a la fama. El detalle es tan verosímil, tan crudo, que no podía ser que no estuviera inspirado en algo muy real y tangible de la vida de la propia Lady Gaga.


Es que, según reveló en una entrevista a Variety, la cantante-devenida-en-actriz (y gracias a todos los dioses del cielo por eso) utilizó una de sus inseguridades más grandes para darle un matiz personal, sincero, y decididamente verosímil para el guión de Ha Nacido una Estrella. Es que -como a Ally- más de una persona le dijo que “debería hacerse un arreglo en la nariz”.


Pero como Stefani Joanne Angelina Germanotta es una monstrua de artista, canalizó la experiencia demoledora de cualquier autoestima en un acto creativo que, además, espera inspire a otros a aceptar sus propias inseguridades. "Cuando mi personaje habla de lo fea que se siente, es real. Soy muy insegura. Me gusta predicar, pero no siempre practico lo que predico", agregó la actriz. Y jamás lo hubiéramos adivinado.

Aprender a aceptarse es un camino con una inclinación injusta y brutal de 45° en una montaña borrascosa, y si bien Lady Gaga sabe que es un profundo trabajo psicológico y emocional, también tiene a quién agradecerle: la comunidad LGTBQI. Por eso, tampoco es casual que haya incluido esta experiencia personal en la cinta.


"De vez en cuando bromeo al decir que, detrás de cada icono femenino hay un hombre gay. Realmente no estaría aquí sin la comunidad gay, que me han enseñado mucho sobre el amor, la aceptación y la valentía", sumó la cantante respecto de la escena en el bar drag en el que conoce a Jackson, el personaje de Bradley Cooper. Es que -en caso de que no lo supieras- Lady Gaga actuaba bares drags en el Lower East Side de Manhattan.

Sin dudas, el mensaje auto-amoroso y de profunda aceptación que pregona Lady Gaga -una artista camaleónica que jamás le huyó a sus demonios, a juzgar por el documental de Netflix Six Feet Two- es algo de lo que todos podemos aprender. Nadie está exento de inseguridades. Ni siquiera los ricos, bellos, y famosos.

Imagen de portada: Marie Claire.



Tags: