¡Aterrador! El día que el director de 'La Monja' vio fantasmas en el set

María Paula Ríos · _Live_in_Peace

Publicado el 27 de mayo del 2020

Corin Hardy notó que lo acompañaban entidades extrañas.

La Monja fue una de las cintas más aterradoras del “conjurverse”. Un spin off que se desprendió de los misteriosos expedientes Warren, nuestra parejita de psíquicos favorita. Pero no todo fue diversión en el set de esta película, dado que a su director, Corin Hardy, le tocó presenciar fenómenos paranormales durante el rodaje. Y lo manifestó en varias entrevistas que tuvo durante la promoción del estreno de la cinta.

Es que la historia, que se ambienta en el año 1925, fue rodada en Rumania, en tres locaciones: en un castillo real, antiguo; en un convento; y en una antigua fortaleza, una especie de bunker subterráneo que se utilizaba para guardar armas. Es en este fuerte, con un pasado cargado de muerte, donde el realizador tuvo un encuentro con fantasmas por primera vez en su vida.



¿Cómo sucedió este aterrador encuentro? Mientras filmaban la secuencia que involucra a un túnel con muchos crucifijos, en el que la protagonista se siente perseguida y atrapada, Corin estaba encerrado en un pequeño cuarto mirando las tomas en varios monitores. Cuando él entro a este lugar hermético, vio a un par de hombres sentados, y pensó que eran parte del equipo de sonido. Inclusive los saludó, pero como ninguno le contestó intuyó que eran rumanos y no le habían entendido.



Se sentó de espaldas a ellos para ver las tomas, aproximadamente media hora, hasta que captaron escenas sensacionales. Corin se emocionó de tal manera, que se dio vuelta para preguntar a estos dos hombres si las habían visto… y no había nadie (¡Wowww!). Es allí que cayó en cuentas que era un lugar de muy difícil acceso, y que esas personas en realidad no eran de carne y hueso. Hasta el día de hoy, el director supone que estos espíritus eran de soldados rumanos, que quedaron atrapados en el tiempo.

La Monja debutó con notable éxito en los cines, lo que nadie imaginaba son los inconvenientes que tuvo que sortear el equipo de producción durante el rodaje. A tal punto que Hardy experimentó un fenómeno paranormal en carne propia. La historia de este demonio vestido de monja trascendió la ficción, para demostrar que no todo lo que sucede en este mundo se manifiesta a simple vista.



(Foto de portada: Warner)

Tags: