Underwood, un poroto: Kevin Spacey rompe el silencio con el polémico vídeo 'Let Me Be Frank'

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 25 de diciembre del 2018

Después de un año de silencio seguido de las denuncias de abuso y acoso sexual en su contra, el actor vuelve con una movida digna de 'House of Cards'.

El escándalo supera a la ficción. Frank Underwood rozará en lo macabro y destacará como titiritero de las instituciones constitucionales para inyectarse en el escenario político con indudable maestría en el sangriento hitazo de Netflix House of Cards, pero jamás se equipararía Kevin Spacey, primera víctima fatal del movimiento #MeToo que destapó el acoso y abuso sexual endémico a la industria hollywoodense. Es que, a un año de las acusaciones de abuso sexual que lo convirtieron en persona non grata de la industria, el actor encarnó al ‘bad guy’ de la maquiavelia norteamericana en un verdadero espectáculo de cinismo navideño con el video “Let me be Frank” (un juego de palabras con el nombre del personaje y la necesidad de ser franco) que publicó en sus redes sociales.


Después de un año de silencio iniciado con la desafortunado blanqueo de su sexualidad de cara a la denuncia de Anthony Rapp, Spacey rompió el hermetismo con una escenificación nuevamente desafortunada. Y la movida es digna del adúltero/asesino/orquestador maquiavélico de Underwood. Es que no hay detalle librado al azar: la artificiosa puesta en escena revela al actor con todo y delantal navideño interpretando un papel para un efecto emocional particular, un guiño de ojo al público, un pedido de sobreseimiento popular, etcétera que, en tres minutos, remarca que no habría que creer todas las acusaciones en su contra.


Es que el video no es un hecho arbitrario: está plenamente calculado y el timing es elemental. La grabación de Spacey se dio en simultáneo con la primera imputación la Justicia de Massachusetts que llevará al consagrado actor a al banquillo del acusado por acosar sexualmente a un joven de 18 años en un bar (se trata de "una denuncia penal por agresión sexual y violencia contra Kevin S. Fowler, también conocido como Kevin Spacey") El hecho de que Spacey retome el personaje de Underwood -del que fue sumariamente despedido después de que se dieran a conocer las primeras denuncias en su contra al finalizar la quinta temporada de House of Cards- tampoco es casual: este acto mediático está pensado al segundo.


Y las declaraciones, si bien son ambiguas, dejan muy en claro que esta versión de Underwood hace (auto)referencia a las denuncias de abuso sexual. "Si no he pagado por la cosas que ambos sabemos que he hecho, ciertamente no voy a pagar por las que no he hecho", aseguró, cómplice. “Seguro, pueden haber tratado de separarnos, pero lo que tenemos es demasiado fuerte, demasiado poderoso. Después de todo, compartimos todo, ustedes y yo. Les conté mis más profundos y oscuros secretos. Les most´re exactamente de lo que es capaz la gente. Los perturbé con mi hoonesidad, pero por sobre todo, los desafié y los hice pensar. Y confiaron en mi, aunque sabían que no debían hacerlo. Lo nuestro no está terminado: no imporat lo que digan los demás. Y por cierto, sé lo que realmente quieren. Me quieren de vuelta”, sentenció el actor (y no, no podemos creerlo).

"Por supuesto, algunos lo creen todo y han estado esperando con gran expectativa para escucharme confesarlo todo .Solo se mueren por escucharme decir que todo es verdad y obtuve lo que merecía. ¿No sería eso fácil? ", explicó el actor en una referencia implícita al las denuncias de acoso. "Si todo fuera tan sencillo… Pero tanto ustedes como yo sabemos que no es tan sencillo, ni en la política, ni en la vida. ¿Pero ustedes no creerían lo peor sin tener pruebas, no? No se apurarían a juzgar sin conocer los hechos, ¿cierto? ¿O ya lo hicieron? No, ustedes, no. Ustedes son más inteligentes que eso", remató Spacey.


Todo esto está condimentado con el procesamiento del actor por agresións exual, según reveló el fiscal de la isla de Nantucket, Michael O'Keefe. "Se alega que el incidente ocurrió el 7 de julio de 2016 o alrededor de esa fecha en un restaurante local" en el que Spacey habría emborrachado al hijo de la presentadora de noticias de Boston Heather Unruh, la denunciante. Según la acusación, el actor habría metido la mano en los pantalones del joven de 18 años y le agarró los genitales. “Cuando mi hijo estaba alcoholizado, Spacey aprovechó el momento y abusó sexualmente de él”, afirmó la periodista en noviembre del 2017, a sólo meses de la denuncia de Anthony Rapp, en agosto del año pasado.

Esa denuncia se suma a otras dos acusaciones de acoso y agresión sexual a dos jóvenes actores menores. Además, la británica Scotland Yard abrió una investigación sobre dos abusos sexuales y varios casos de acoso en el teatro londinense Old Vic, del que Spacey fue director artístico entre 2004 y 2015. También fue denunciado por un masajista californiano, que alegó que Spacey lo habría manoseado durante una sesión hace dos años. El demandante, que no fue identificado, alegó ante un tribunal de Los Ángeles.




Imagen de portada: Canal oficial de Youtube de Kevin Spacey.

Tags: