¿Qué quiso decir Joaquin Phoenix en su discurso de aceptación del Globo de Oro?

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 6 de enero del 2020

Y sí: viene sin censura.

Todos respiramos un poco más tranquilos cuando Joaquin Phoenix logró llevarse a casa el Globo de Oro por su trascendental interpretación en Joker, un tour de force físico y emocional que sirve de clavado narrativo a la psique perturbada del eyectado social. Pero con lo que no contaban los organizadores de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood es que Phoenix no iba a aceptar el merecido galardón calladamente: de hecho Joaquin encarnó con bastante fidelidad el monólogo final Arthur Fleck (sin disparos, pero con extra groserías).


Que Phoenix es políticamente activo no es sorpresa para nadie: el actor es militante vegan desde hace décadas, colabora con PETA en todas sus campañas, y su postura sobre la crisis ambiental está bien documentada. Además, después del inquietante documental apócrifo I’m Still Here, todos tenemos bastante en claro qué piensa de la Academia y de la industria cinematográfica (es decir: un superficial súmmum de falsedad y frivolidad). Es sólo lógico que en su discurso de aceptación como Mejor Actor protagónico en la ceremonia que reconoce lo mejor del cine y la televisión Phoenix hiciera algún tipo de resonante declaración.


Primero quiero agradecer a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood por reconocer y tomar conciencia del vínculo entre la agricultura animal y el cambio climático”, dijo Phoenix elogiando el menú vegano que se sirvió en la cena. “Es un movimiento muy audaz el hacer esta noche a base de vegetales. Realmente manda un mensaje poderoso”, explicó el actor, vegano desde 1977, cuando aún era un niño.

Rápidamente, cambió el rumbo: y declaró que todos sabían que “no existía ningún p**o Mejor Actor”. “A mis compañeros nominados… Todos sabemos que no hay un maldito mejor actor. Es solo una cosa creada para vender publicidad para el show de TV”, dijo Phoenix sobre sus colegas Christian Bale (nominado por Ford v Ferrari), Antonio Banderas (Dolor y gloria), Adam Driver (Historia de un matrimonio) y Jonathan Pryce (Los dos papas)

Ustedes me inspiran, m***da. No puedo creer el hermoso e hipnotizante trabajo que hicieron este año. Yo sé que las personas siempre dicen esto, pero realmente me siento honrado de ser mencionado con ustedes. A algunos les he hablado personalmente, por otro, con otros aún me siento intimidado, a pesar que compartimos el mismo agente. Hola, Christian (Bale)”, bromeó Joaquin.



Esta refrescante mirada que arrancó restándole importancia a la opinión de la Academia y de las entidades que determinan el éxito de una cinta es bastante contracíclica a los discursos de aceptación que solemos ver en los premios. Utilizarlo como plataforma política primero y como dispositivo eliminador de la competencia después es, cuando menos, de vanguardia.

Phoenix siguió agradeciendo a Todd Phillips, el director de Joker.Todd, fuiste un maravilloso amigo y colaborador, y me convenciste de hacer esta película, de dar todo y ser sincero. Soy un gran dolor en el trasero. En serio, no me puedo creer que me hayas aguantado todo lo que me has aguantado. Estoy en deuda contigo”, agregó el actor.



Ahí también intentó tomarse un momento para (intentar) decirle unas palabras de amor a Rooney Mara, su prometida. No logró poner nada en palabras: sólo suspiró. Y todos en casa, también suspiramos de amor.

Contrario a la creencia popular, no quiero dar vuelta el bote, pero el bote ya está malditamente invertido. Es realmente lindo que algunas personas suban aquí y envíen sus buenos deseos a Australia (por los incendios), pero tenemos que hacer más que eso, sentenció Phoenix en lo que sería la parte más contundente de su discurso.

No siempre he sido un hombre virtuoso, estoy aprendiendo mucho en muchos sentidos. Y muchos de ustedes en esta habitación me han dado oportunidades para intentar hacerlo bien, y estoy profundamente agradecido, pero espero que podamos unirnos para lograr cambios. Es genial poder votar, pero a veces tenemos que tomar esa responsabilidad y hacer cambios y sacrificios en nuestras propias vidas. Espero que podamos hacer eso. No tenemos que tomar jets privados a Palm Springs. Trataré de hacerlo mejor, espero que ustedes también. Muchas gracias a los que me apoyaron y estoy muy agradecido por esta noche”, concluyó el actor.

El discurso fue bastante distinto al que dio en aceptación por su rol como el Hombre de Negro del Country en Walk The Line: su interpretación como Johnny Cash fue la primera (y hasta hoy a la madrugada, era la única) que le valió el Golden Globe. "Muchas gracias. ¿Quién hubiera pensado que ganaría en la categoría de comedia o musical? ”, dijo con una sonrisa bastante parecida a la del Joker. "Quiero agradecer mucho a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood", dijo con gran sinceridad. "Y, por supuesto, John y June (Carter Cash) por compartir su vida con todos nosotros", había detallado entonces. Y cuánto han cambiado las cosas.

Una de las riquezas más reveladoras de su discurso no llegó en los escenarios, sino tras bambalinas, cuando la gente de Variety le preguntó (otra vez) qué sentía respecto a la interpretación del personaje con problemas psiquiátricos.. “¿No son noticias viejas? He hablado de esto por 16 meses. Ya he respondido esa pregunta, a no ser que quieras una versión distinta de la respuesta. ¿La cambio un poco? ¿Qué debería hacer?”, añadió con sorna.

Fue un largo proceso, creo que la forma en que trabajé fue errática, no fue un método lineal. Fui más curioso respecto a los medicamentos y los efectos secundarios de esos medicamentos, lo que nos hizo darnos cuenta de la salvaje fluctuación de peso y ánimo. Eso fue al comienzo. Después leí muchos libros sobre asesinos que podrían relacionarse a lo que definimos como Arthur. No los voy a mencionar porque creo que ya han tenido suficiente atención”, aclaró.


La conclusión evidente es que Phoenix arribó a un profundo cambio en el que -pese a lo errático y ocasionalmente bizarro del discurso- nota que tener los ojos del mundo sobre sí mismo viene con cierta responsabilidad. Más allá de opinar que se trata de un mero ardid publicitario, Phoenix sabe que los Globos de Oro nos ponen a todos a hablar de estas cuestiones. La chance de mencionar cosas verdaderamente importantes (como instar a la acción por el cambio climático) tiene la posibilidad de ser un enorme trampolín para que el mundo mire problemáticas que quizá quedan fuera de agenda.


Imagen de portada: AFP.

Tags: