#LasImperdibles: Películas para calmar tu nostalgia

Fandango Noticias · FandangoLatam

Publicado el 6 de abril del 2018

10 películas para recordar esos tiempos donde todo parecía más simple (o menos complicado)

Sabemos que las vida no es como en las películas, pero algunas de ellas nos hacen recordar algunas cosas no tanto como fueron, sino como nos hubiera gustado que haya sido. A propósito del ingreso triunfal de Real Player One en las carteleras del cine mundial y su bombardeo de referencias ochenteras (Van Halen, los juegos arcade, el néon, etc.) de la mano de Steven Spielberg (uno de los culpables de los juegos de referencias en el cine), elaboramos una lista de películas que miran al pasado con cariño y apreciación.





Imperdible Ready Player ONe

(Imagen: Warner Bros.)


Con ustedes, 10 películas para recordar esos tiempos que nunca volverán... salvo en el cine:


1. Sing Street: Este es tu momento, de John Carney (2016)

RPO no ha sido (y estamos seguros que no será) la única película que evoca a los ochenta. De hecho, el tercer film de Carney nos mete en la Irlanda de 1985 en donde un estudiante de secundaria quiere formar su banda porque, como no podía ser de otra forma, está enamorado y usa la música para acercarse a la chica que lo hace suspirar.



2. Dazed and Confused, de Richard Linklater (1993)

Texas, 1976. Último día de clases en Lee High School. La alusión al tema de Led Zeppein no es casual (así Robert Plant haya negado su uso en el film). La cosa es que el futuro del equipo de fútbol americano de la escuela está en peligro, por la simple razón que Randall "Pink" Floyd, la estrella del equipo, no puede dejar las drogas. Qué difícil.



3. Días de radio, de Woody Allen (1987)

El director neoyorkino le rinde homenaje a esos días en los que seguramente se pegaba a la inmensa radio colocado en la pared del fondo de la sala de su casa escuchando jazz. La década es la de los años 40 (una gran ambientación) y el relato, en primera persona, es el Joe, que no es otra cosa que Allen de niño, fascinado por el glamour de Manhattan y todo lo que rodea al showbizz radial.



4. Super 8, J. J. Abrams (2011)

Un puñado de niños quiere filmar una película de zombies en su pueblito, bajo la sombra de una invasión alienígena y los secretos militares sobre el tema. En el fondo, es como una versión pre-teen de Romeo y Julieta pero ambientada en los setenta y con videocámaras vintage (de ahí su título, duh); además, está producida por el propio Spielberg. Eso sí: quédense hasta el final y disfruten de 'The Case'.



5. ESO, de Andy Muschietti (2017)

El escenario de esta primera entrega del director argentino se ubica en los años 50, cuando un puñado de escolares es aterrorizado por un ente que puede manifestarse de diferentes formas, siendo la más escabrosa la figura de un payaso. Pero al mismo tiempo, tanto la cinta como el libro de Stephen King nos hinca la piel para recordarnos aquellos momentos difíciles que de una u otra manera tuvimos que atravesar durante nuestra niñez (como tu coulrofobia).



6. Si tuviera 30, de Gary Winick (2004)

Más allá de que esta cinta sea una rara mezcla de "Quisiera ser grande" y "Un viernes de locos", llama la atención ver a Jennifer Garner en un papel cómico (?), habiéndola seguido antes al detalle en esa gran serie de acción que fue 'Alias' (y justo después de haber sido Elektra en 'Daredevil'). Más raro aun, si cabe, es ver a Andy Serkis, no como simio o como Gollum, sino como humano.



7. Guardianes de la galaxia, de James Gunn (2014)

¿Quién dice que en el espacio exterior uno no puede recordar las enseñanzas que le dejó su madre allá por 1988? Y sobre todo, ¿quién duda que a un millón de años luz o más no se puedan escuchar buenas canciones de rock and roll en un cassette tocado por un walkman? Un buen ejercicio para detallar la "conexión" que muchas personas tenemos con aquellas cosas que añoramos.



8. Kung Fury, de David Sanberg (2015)

Puede parecer que -para variar- hacemos trampa en la lista, pero no es tanto así: este mediometraje fue el furor de las redes sociales hace unos años, y vaya que merecía todas las loas que recibió. Es un nonsense entretenidísimo, que le rinde un precioso homenaje a todas esos productos ochenteros de policías y artes marciales que supimos consumir en nuestra TV o en el cine. ¡Dale play ahorita mismo!



9. Las ventajas de ser invisible, de Stephen Chbosky (2012)

Otra vez los ochenta. Otra vez un best-seller hecho película. Otra vez un personaje introvertido, timorato e inseguro que se refugia aislándose en el amor platónico. Otra vez un soundtrack evocativo escogido estratégicamente para "emocionarnos". Y otra vez una cinta que pudo ser algo más de lo que ofrecía, aunque quizás alguno de nosotros no hayamos sido el público a quien se querían dirigir.



10. La mejor de mis bodas, de Frank Coraci (1998)

La gran pregunta que nos formulamos luego de disfrutar de esta comedia es la que sigue: ¿Por qué toda la película trashuma de principio a fin la década de los 80, pero el personaje de Drew Barrymore está vestida como integrante de banda grunge de 1993? De otro lado, también queremos felicitar al cirujano de Billy Idol, está casi idéntico. Quizás le mejor película de la dupla Sandler-Barrymore.



(Imagen de portada: Warner Bros.)

Tags: