Imperdible: Estos 10 animales merecieron ganar un Óscar

Este es un recuento con los animales más entrañables del cine.

¿Se puede referir uno a un animal que actúa como actor? Más allá de estas cuestiones teóricas, ninguno puede negar que en muchos casos estas animadas presencias han terminado por robarse el show y el cariño del espectador.

► LEE ESTA NOTICIA. Vale la pena soñar: Diesel seguro de que Rápidos y Furiosos 7 ganará un Oscar

Para rendirle un homenaje a estas simpáticas criaturas y mientras esperamos que la Academia inaugure una categórica en la que se pueda reconocer el trabajo de estos particulares “actores”, Cinepapaya ha preparado la siguiente lista que te compartimos, a continuación:

EL MAGO DE OZ (1939). Esta película que en sus inicios fue considerada infantil, pero que con el paso de años se ha convertido en un filme de culto, tiene entre sus grandes protagonistas a Toto: un sensible, valiente y gracioso perro que entrega todo por Dorothy, su ama, incluso hasta luchar contra la malvada Bruja del Oeste.

TIBURÓN (1975). Aunque no se trata específicamente de un animal real, el tiburón que utilizó Steven Spielberg en su celebrado filme bien que mereció alzarse con la estatuilla. El pavor que causó tanto que hasta se rumorea que muchos bañistas se alejaron del mar por un tiempo indefinido luego de ver la cinta.

BABE, EL PUERQUITO VALIENTE (1995). Este soñador cerdito que sufría una crisis de identidad, ya que quería ser un perro ovejero, se robó el corazón de todos con su conmovedor esmero por materializar sus ilusiones cuando participó en el Campeonato Nacional de Perros Ovejeros.

SEABISCUIT (2003). Si bien este filme, que retrata los años de la Gran Depresión estadounidense en la década de los 30, recibió siete nominaciones a los Óscar, ninguna de estas candidaturas recayó en Seabiscuit, quien fue el verdadero protagonista de la cinta con sus trepidantes hazañas en las carreras de caballos.

LIBEREN A WILLY (1993). Este clásico juvenil de los 90 imprimió en nuestra retina a uno de los animales más célebres en la historia del cine, pero aún así esta orca, inseparable amigo de Jesse, no consiguió hacerse con ningún Óscar.

EL ARTISTA (2011). El Artista recibió el respaldo unánime de la crítica, y así lo demostró cuando en el año de su candidatura a los Óscar se alzó con los premios más importantes como mejor película, director y actor. Pero, ante la decepción de todos que quedaron fascinados con Jack (quien en la vida real tiene el nombre de Uggie), el pequeño can no obtuvo ningún reconocimiento de la Academia.

BEETHOVEN (1992). Si se hiciera una lista con los perros más emblemáticos del cine, este San Bernardo tendría que encabezar o hallarse entre los primeros lugares de dicho recuento. Su presencia física y su particular carácter, convirtieron a Beethoven en el preferido de muchos.

OPERACIÓN ELEFANTE (1995). En el mundo de Disney, la guerra de Vietnam también contó con su propio animal icónico. Este es el caso de Tai, el elefante que el capitán Doyle debe transportar debido a que este paquidermo es una de las “armas letales” con las que cuenta el ejército americano.

EL DOCTOR DOLITTLE (1967). Aunque la versión más conocida de esta película sea el remake protagonizado por Eddie Murphy, en la película original podemos encontrar a Chee Chee, chimpancé con el que Dr. Dolittle entabló un lazo más que fuerte y con el que emprendió un viaje alrededor del mundo.

KING KONG (2005). Al igual que en el caso de Tiburón, King Kong no es precisamente una criatura real, pero la complejidad emocional de este personaje que es aterrador, pero, al mismo, tierno y dócil ante la belleza (en la película simbolizada por Naomi Watts), es otro de estos particulares intérpretes que también merecieron un Óscar.