Misterio resuelto: finalmente sabemos quién dejó la taza de café de Starbucks en el episodio de 'Game of Thrones'

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 1 de noviembre del 2019

Y no: no fue Emilia Clarke.

Después de meses de especulaciones, Emilia Clarke finalmente reveló uno de los misterios más resonantes de la Historia reciente… A saber: ¿quién fue el responsable de la infame taza de café de la última temporada de Game of Thrones? Ya sabes de cuál hablamos: ese vaso de Starbucks descolocado en pleno festejo Stark tras ganar la batalla contra los Caminantes Blancos y esquivar una terrible hecatombe zombie.


Es que la taza de café no fue sencillamente una taza de café para los fanáticos GoTeros. De hecho, para el fandom fue el epítome de la desprolijidad que caracterizó a la divisiva última temporada de Game of Thrones. La audiencia en general quedó insatisfecha con la forma en que terminó el programa, en gran parte por lo que se sintió como una carrera para atar los cabos narrativos sueltos de formas más bien groseras.


A eso se le sumó que muchos fans sintieron que ciertos personajes (a saber, Daenerys Targaryen y Jaime Lannister) tuvieron que sacrificar su arco dramático en pos del avance de la trama. A eso se le sumó una temporada más bien corta de sólo ocho episodios. Detalles como la taza de café sólo agregaba ofensa a la herida.

El tema volvió a reavivarse esta semana con la salida de los creadores David Benioff y D.B. Weiss de la trilogía de Star Wars, uno de los motivos por los que el fandom especuló que se había apresurado tanto el finale de la serie. De hecho, el descontento volvió porque, de alguna manera, se sintió que la desprolijidad con la que se manejó la octava temporada de GoT no sirvió para nada. Y ahí volvió el tema de la condenada taza de café.


El misterio se resolvió en el set de The Tonight Show Starring Jimmy Fallon, cuando Clarke compartió la verdadera historia detrás de la taza de café. Ella explicó que en una reciente fiesta de los Emmy, su coprotagonista Conleth Hill (que interpretó a Lord Varys) la apartó y confesó que le pertenecía. Él le dijo que no quería reconocerlo porque "parecía que había mucha especulación" alrededor de Clarke. Clarke solo pudo responder con un indignado: "¡¿Qué ?!".

De todos los problemas con la temporada final, la aparición de una taza de café en Westeros fue, con mucho, la más extraña y ridícula… Y finalmente tenemos la respuesta a ese blooper. Si de algo sirve, al menos sabemos que la gente detrás de Game of Thrones es tan adicta a la cafeína como cualquier humano promedio.



Imagen de portada: HBO.

Tags: