El lado B de Hollywood: Películas que exploran el interior profundo de Estados Unidos

María Paula Ríos · _Live_in_Peace

Publicado el 30 de diciembre del 2017

Sudor, manos callosas y aroma a tierra…en esta nota citamos films que retratan el lado rural (y oscuro) de EEUU.

Aunque por décadas en cine hollywoodense se ha destacado por retratar el american dream, en un país con igualdad de posibilidades en base a esfuerzo y voluntad, esta premisa rápidamente se ha convertido en toda una falacia. En Estados Unidos también hay problemas socioeconómicos, grupos marginados, así como costumbres que devienen de culturas ultras conservadoras.

Y muchos realizadores han decido salir del closet de las apariencias, para mostrar otra realidad, esa que proviene de la américa profunda, de los pueblos rurales, aislados, donde la violencia, el racismo y las faltas de oportunidades, son intrínsecos al lugar. Retratos íntimos que suelen tener protagonistas fuera de la ley, ambientes opresivos y que se mueven en los márgenes del cine independiente, aunque participen caras conocidas. A continuación te dejamos con un top de cintas que retratan en lo que ya se convirtió en un subgénero:


FARGO (JOEL COEN)

¿Cómo olvidarse de la detective Marge Gunderson, interpretada por una excelsa Frances McDormand, que con su embarazo a cuestas y andar sureño y parsimonioso, por obra del azar logra desentrañar una serie de homicidios cuasi mafiosos? Un policial con tono de comedia negra, que roza con el absurdo, y funciona gracias a un espléndido retrato de actitudes, diálogos y vínculos, que se conciben en una comunidad rural.



UNA HISTORIA SENCILLA (DAVID LYNCH)

En su película más convencional, narrativamente hablando, solo a Lynch se le puede ocurrir contarnos una historia sobre un anciano (de Iowa), que decide ir a visitar a su hermano en Wisconsin, en el único transporte que posee: una cortadora de césped. Es la cinta más luminosa del director, en la que un viaje geográfico de un hombre montado en un tractor, se corresponde con su viaje de aprendizaje y reconciliación con el mundo.



NEBRASKA (ALEXANDER PAYNE)

Esta cinta ausculta el interior profundo de los EE.UU. donde se notan los resabios de la crisis, donde el sueño americano agoniza y no hay cabida para grandes lujos, solo vemos a gente trabajadora tratando de subsistir. Aquí a los personajes se les nota el paso del tiempo, tienen vicios, están enfermos, se pelean entre sí… son tan reales que podrían formar parte de cualquier familia. Pura melancolía lírica que se amalgama a la perfección con un humor equilibrado y catártico.



ANIMALES NOCTURNOS (TOM FORD)

En esta historia intensa, el diseñador de modas devenido en director, tiene la habilidad de delinear a la perfección dos ámbitos muy opuestos: la sofisticada y frívola clase alta de Los Ángeles, y una Texas rústica, casi salvaje, donde la brutalidad se encuentra completamente naturalizada. Entre estos dos trazos se mueve este relato basado en un best seller de Austin Wright.



GOLIATH (DAVID ZELLNER)

Nos metemos de lleno en el universo ultra indie de los hermanos Zellner, quienes se caracterizan por mostrar el lado B de los EEUU. Los protagonistas de sus películas son antihéroes, viven insertos en ambientes disfuncionales, y en este caso la historia sigue a un hombre de mediana edad, fastidiado de la vida y con un trabajo mediocre, que intenta recuperar la relación con su ex esposa, utilizando a su gato perdido como pretexto. Una comedia dramática con una visión única.



LA ESTAFA DE LOS LOGAN (STEVEN SODERBERGH)

Aquí no veremos galanes refinados enfundados en trajes caros como en la trilogía Ocean´s, sino a un grupo de hombres toscos y ordinarios (en el buen sentido), que llevan en la sangre ese ritmo apacible característico del sur de los Estados Unidos. Además de un magistral atraco, en la película hay sudor, clase obrera y la necesidad de vivir con dignidad; estamos ante la mundana y nueva gran familia de Soderbergh.



(Foto de portada: Intervención by Fandango)