El muñeco diabólico retorna: Chucky tendrá su propia serie de televisión

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 22 de junio del 2018

Dios nos salve de las franquicias eternas.

El muñeco maldito regresa. Y a esta altura (y por octava vez en las últimas tres décadas) no debería sorprendernos. El culpable de nuestro trauma letal infantil a los muñecos pelirrojos con instinto asesino que vuelven de la tumba asciende nuevamente al Trono del Terror Transgeneracional: Chucky, el muñecazo de culto de nuestras pesadillas, vuelve por más. Y esta vez, por la pantalla chica.


Vamos por partes. Vamos por partes. Child’s Play -que ese es el nombre de la serie televisiva de Chicky himself- - difícilmente es una novedad. Primero y principal, porque el título que parecería haber adoptado la serie es homónimo a la película original de 1988. Segundo, porque Don Mancini, el pater familias del Colorado Carlitos, dijo a quien quisiera escuchar que tenía intenciones de realizar este proyecto desde el año pasado. Y tercero, porque ya nos quemamos las pestañas, la tolerancia, y el horror con siete entregas anteriores de la franquicia Chucky que incluye, en último saldo, a Cult of Chucky (si, y la cuestionable y absolutamente necesaria La Novia de Chucky).


¿Pero por qué una serie? Es que, después de 30 años, la rueda sólo puede reinveintarse un par de veces hasta que la fórmula se agota. La saga Chucky pasó por una hermosa y blasfema espiral de autodestrucción para convertirse de una película de culto a una saga plagada de traición al fanático, fracasos y malas críticas. Hete pues que Mancini y David Kirschner pegaron el volantazo y determinaron tomar las riendas de la historia para llevarla de vuelta a su espíritu original. Aunque claro, para lograrlo, la única manera de ir lo bastante profundo a la franquicia era convertirla en serie (no es que siete películas anteriores no bastaran, ¿no?).

El anuncio se volvió oficial hoy con el tweet de Mancini, que asegura que la idea surgió de manera deliberada a raíz de la última (y calamitosa) película. Aparantemente, el shock habría sacudido lo bastante al director que, ante la bastardización del muñequito, decidió apretar el botón de restart. Hete pues que la serie es el plan perfecto para volver a los orígenes con una oscura trama y un tono perturbador, alejándose de la comedia que volvió a esta saga una franquicia infame y alejada del terror que nos hizo mojar los pantalones (y la cama y todo lo que podía ser mojado en los albores de los ‘90).


Eso sí, a los viudos del Chucky original: no desesperen. Eso no quiere decir que la serie perderá el tono de humor negro que demarcó al juguetito poseído del resto del horror paranormal de teles poseídas, gatos poseídos, niños poseídos, etcétera del terror novenoso. De hecho, Mancini planea mantener el tono de las tres primeras cintas… ¡Que hasta tendrá la misma voz! Es que Bard Dourif volverá a hacer de las suyas como la voz cantante del villanísimo pelirrojo de plástico.

Y para los amantes del horror puro y duro, Don tiene su fix. Definitivamente queremos señalar que haremos algo mucho, pero mucho más oscuro que nunca, esto va a ser bastante espeluznante”, aseguró el director, que capitaneará el proyecto junto Mancini. Así que tendremos que esperar al estreno de los ocho capítulos -aún sin fecha de lanzamiento oficial- para ver de qué se trata.

Lo bueno es que cada uno tendría una hora de duración… Así que si las ocho horas previas de las siete películas no fueron suficientes, pues tendremos ocho horas más de Chucky para aterrarnos. Y es que ni siquiera eso basta para explorar el universo frondoso del muñecazo del cuchillo: según Mancini y Kirschner, la serie no quiere decir que se acabaron las Chucky películas… Sino que el punto de la serie es regresarle al personaje el toque tan oscuro con el que se le conoció.


Imagen de portada: Child's Play.