Crítica de ‘Jojo Rabbit’, la tragicómica visión del nazismo a cargo de Taika Waititi

Lorena Carbajal

Publicado el 14 de enero del 2020

El director neozelandés nos regala una sátira sobre el nazismo y la perspectiva de la guerra desde los ojos de un niño de diez años.

El cine del neozelandés Taika Waititi se distingue por el marcado humor negro que le imprime a sus títulos. Ya lo habíamos notado en ‘What We Do in the Shadows’ (2014) e incluso en ‘Thor: Ragnarok’ (2017), acaso uno de los títulos más divertidos y refrescantes del Universo Cinematográfico de Marvel. Pero esta vez, Waititi decidió dirigir, adaptar y actuar en una cinta con un trasfondo cuando menos desgarrador. Jojo Rabbit es su nueva y efectiva sátira, esta vez, sobre el nazismo y los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

Protagonizada por el debutante Roman Griffin Davis, sigue la historia de Johannes Betzler –mejor conocido como Jojo–, un perspicaz niño de diez años que vive obsesionado con el Tercer Reich y que tiene como amigo imaginario a nada menos que el mismísimo Adolf Hitler (interpretado por un estrambótico Waititi). Desde la ingenua perspectiva de Jojo, el director retrata el conflicto bélico que todos conocemos y cuyas secuelas siguen acechando Alemania luego de más de setenta décadas.

Scarlett Johansson y Roman Griffin Davis en 'Jojo Rabbit'. Crédito: Fox Searchlight Pictures

Scarlett Johansson y Roman Griffin Davis en 'Jojo Rabbit'. Crédito: Fox Searchlight Pictures

El elenco cuenta también con Scarlett Johansson, quien encarna a Rosie Betzler, madre de Jojo, y, qué duda cabe, el alma de la película. Sobreprotectora y divertida, esta mujer guarda un secreto que podría costarle muy caro a la familia: esconde en el último piso de su casa a una adolescente judía de nombre Elsa (Thomasin McKenzie), que termina estrechando un cercano lazo de amistad con el obstinado protagonista.

Aunque se basa en una novela, al ver este film es inevitable no pensar en ‘El gran Dictador’ de Charles Chaplin, ‘La vida es bella’ de Roberto Benigni o la reciente ‘La muerte de Stalin’ de Armando Iannucci. Todas, además de tener la guerra como tema en común, ridiculizan a los personajes sin llegar a pasar por alto las atrocidades que deja un conflicto de tal magnitud. Entre la irreverencia y el absurdo, Waititi se ingenia para narrar la vida de un niño que ha crecido en tiempos violentos, pero que en algún punto es la principal muestra de esperanza en una sociedad que no está del todo perdida.

Taika Waititi y Roman Griffin Davis en 'Jojo Rabbit'. Crédito: Fox Searchlight Pictures

Taika Waititi y Roman Griffin Davis en 'Jojo Rabbit'. Crédito: Fox Searchlight Pictures

Por otro lado, la selección musical colabora en acentuar el corte disparatado de la película. Clásicos de The Beatles y David Bowie son reversionados al alemán y nos sitúan en un ambiente tan extravagante como hostil. El director no da largas y nos presenta, desde la escena inicial, las descomunales manifestaciones nazis al ritmo de «Komm gib mir deine Hand», versión germana de la mundialmente conocida «I wanna hold your hand».

Jojo Rabbit encuentra el perfecto equilibrio entre la ironía y la reflexión. El inconfundible ojo de Waititi nos regala una visión muy pop del nazismo, pero que de alguna forma se las ingenia para aleccionar al espectador sin caer en sentimentalismos ni dramas.

Puedes encontrarla actualmente en cartelera. Consulta en tu cine más cercano y disfruta de esta historia.

(Imagen de portada: Fox Searchlight)


Tags:

Lo último de Fandango TV

Recomendaciones
Lo primero que debemos ver en los cines
1 semana antes
Análisis
Expediente Fandango
3 semanas antes
Primicias
¡Spider-Man: Miles Morales!
1 mes antes
Exclusivo
Entrevista a Jim Carrey
1 mes antes
Opinión
¿Apokolips War es plagio?
1 mes antes
Momentos
Momentos Épicos de Jurassic Park
3 semanas antes
Resumen
¿Secuela de Constantine?
3 semanas antes