Crítica a 'Caiga Quien Caiga', o cómo jugar al gato y el ratón

Samantha Cerff · SamanthaCerff

Publicado el 22 de agosto del 2018

El largometraje dirigido por Eduardo Guillot retrata una etapa oscura en la historia del Perú y el esfuerzo detrás para no dar cabida a la impunidad.

Según cita la frase "un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla". En medio del clima actual que vive Perú y a puertas del estreno de la cinta Caiga Quien Caiga, la película parece calzar como guante. Y es que la ópera prima de Eduardo Guillot nos lleva de vuelta al año 2000, en medio de la caída de una siniestra figura de nuestra historia.



Protagonizada por Eduardo Camino y Miguel Iza, la película se centra en el joven abogado José Ugaz (Camino), quien es convocado por el gobierno para investigar a Vladimiro Montesinos (Iza), exasesor del gobierno de Alberto Fujimori y jefe del Servicio de Inteligencia Nacional del Perú (SIN). La trama inicia con la difusión del primer vladivideo, protagonizado por el excongresista Alberto Kouri, que genera una situación de inestabilidad en todo el país. En medio del escándalo, Montesinos huye a Panamá para obtener asilo, mientras que Ugaz busca reunir las pruebas necesarias para lograr su detención.



Caiga Quien Caiga retrata la lucha contra la corrupción con una cuota de ficción, necesaria para hacer digerible la verdadera y larga historia detrás de la trama. De forma intencional o no, el largometraje no ahonda demasiado —en ciertos casos en lo absoluto— en los motivos que dirigen las acciones de los personajes; con la notable excepción del rol interpretado por Camino, quien sí manifiesta su deseo por dejar un país en el que sus hijos puedan vivir.

Por momentos el film tiene tintes de documental, esto en parte debido a la gran cantidad de información que presenta a la audiencia. Ciertos elementos no terminan de conectar con la historia principal y apenas alimentan las acciones de los protagonistas; pero, cuando Caiga Quien Caiga se concentra en el juego del gato y el ratón, encuentra su verdadero punto fuerte.

Es necesario destacar la participación de Miguel Iza como Vladimiro Montesinos. No solo tiene una brillante caracterización en el rol, el actor consigue personificarlo de tal modo que brinda la dosis precisa de narcisismo, prepotencia y humanidad en los momentos adecuados.

En torno a una crisis en el sistema judicial, Caiga Quien Caiga no es solamente una cinta interesante para la audiencia nacional, más que eso resulta una propuesta necesaria para recordar y aprender de nuestros errores. En ese sentido, hubiese sido interesante tener una versión apta para el público general, pues la inclusión de escenas explícitas limita parte de la audiencia.

¿Quizá da para una segunda parte? Definitivamente la historia del Perú debería inspirar muchos más largometrajes.

(Imagen de portada: 3 Puntos)



Tags:

Lo último de Fandango TV

Recomendaciones
Lo primero que debemos ver en los cines
2 meses antes
Análisis
Expediente Fandango
3 meses antes
Primicias
¡Spider-Man: Miles Morales!
4 meses antes
Exclusivo
Entrevista a Jim Carrey
4 meses antes
Opinión
¿Apokolips War es plagio?
4 meses antes
Momentos
Momentos Épicos de Jurassic Park
3 meses antes
Resumen
¿Secuela de Constantine?
3 meses antes