Crítica a 'Doctor Strange': lo nuevo de Marvel con Benedict Cumberbatch

Renato Carrasco Urbano · RenatoCarrascoU

Publicado el 2 de noviembre del 2016

‘Doctor Strange’ es una entretenida y fiel adaptación al cómic que demuestra, una vez más, que Marvel y Disney llevan la batuta en cuanto a cine de superhéroes se refiere. Una historia colorida, ligera y llena de increíbles efectos especiales.

Doctor Strange: Hechicero Supremo, la segunda película de la fase tres del Universo Cinematográfico de Marvel, representa una nueva etapa dentro de la realidad ficticia creada por el estudio, sumergiendo a los fans en un novedoso arco argumental lleno de magia y misticismo que, además de refrescar de manera entretenida el mundo compartido de la franquicia de la misma forma en que lo hizo Guardianes de la Galaxia en el 2015, sirve para presentar nuevos mundos y dimensiones que en otra película de Los Vengadores hubiese sido imposible plasmar.

En Doctor Strange, Benedict Cumberbatch da vida a Stephen Strange, un talentoso neurocirujano que tras sufrir un trágico accidente automovilístico emprenderá un viaje de sanación que lo llevará hasta el medio oriente, lugar en donde aprenderá una serie de artes místicas dominadas por un grupo de poderosos hechiceros. Nuestro protagonista actuará como un intermediario entre la realidad y lo que hay más allá, utilizando una amplia gama de capacidades metafísicas para proteger a la Tierra de una destrucción inminente.

(Fuente: Marvel / Disney).

Pese a que los distintos adelantos reflejaban que el film de Scott Derrickson tendría un tono más sobrio y oscuro (al mismo estilo de DC), la película es todo lo contrario, pues sigue manteniendo el estilo y los matices de sus predecesoras, siendo este su principal atractivo y defecto al mismo tiempo. Los momentos de alivio cómico a cada instante (aproximadamente cada 3 o 5 minutos para ser exactos) resultan efectivos en ciertas escenas que realmente lo ameritan; no obstante, el exceso de diálogos jocosos y comentarios fuera de lugar hacen que la historia pierda peso, quitándole seriedad a las secuencias en las que sí era necesario tomarse más en serio la trama.

Por otro lado, se podría decir que esta es una de las adaptaciones más fieles al cómic que hemos visto hasta el momento dentro del UCM. Y es que las referencias, easter eggs, definiciones y demás alusiones al material original son tantas e increíblemente geniales que un verdadero seguidor de Marvel de seguro se sentirá en la gloria al ver este culto al nerdismo en pantalla grande. Sin embargo, no todo es color de rosas, las personas que siguen fielmente la franquicia fílmica, mas no las historietas, quizá se sientan mareados entre tantos términos marvelianos, pero no te preocupen, pues todo se olvida con la gran agilidad y dinamismo en que se desenvuelve la historia, además de los espectaculares efectos especiales.

(Fuente: Marvel / Disney).

Sin lugar a dudas, la magia del CGI fue la mejor carta que se jugó en Doctor Strange. Aunque algunas tomas vistas en los avances previos nos hacían presagiar una copia a El Origen (2009) de Christoper Nolan, tenemos que aceptar que los efectos visuales fueron mucho más allá que simplemente desdoblar ciudades e invertir las cosas. El trabajo de arte y diseño es sencillamente genial, una película que tienes que disfrutar sí o sí en 3D, de lo contrario, te estarías perdiendo de mucho.

Un punto en contra que no podíamos dejar de mencionar son los villanos del film. Este parece ser el pie del que más cojea la dupla Marvel y Disney, ya que dentro de la franquicia, además de Loki (Tom Hiddleston). no hay otro antagonista que merezca ser recordado, y el Kaecilius de Mads Mikkelsen (junto a otro villano que no mencionaremos para no spoilearte) no son la excepción. Tanto las motivaciones, como los conflictos internos que impulsan a los personajes a cometer sus actos son tan básicos y superficiales que no logras ver al enemigo como un verdadero adversario, es más, desde el principio ya sabes que perderá de forma rápida y sin causar muchos problemas. Y ojo, esto no es spoiler, es una obviedad.

Mads Mikkelsen es Kaecilius. (Fuente: Marvel/Disney).

Por otro lado, no podíamos terminar esta reseña sin alabar el trabajo de Benedict Cumberbatch en la piel del superhéroe protagonista, dejando muy en claro que no hay otro en el medio que pueda interpretar al personaje como él. No solo cuenta con la apariencia física, sino que posee el carisma suficiente como para salvar al largometraje en esos momentos en los que parecían no haberle puesto mucha fuerza a la trama.

Respecto a los personajes secundarios, a pesar de tener en su elenco a galardonados artistas como Tilda Swinton, Chiwetel Ejiofor o Rachel McAdams, las actuaciones de los mismos no son de lo más sobresalientes, sin desmerecer su trabajo obvio está, pero si vemos a gran escala todo lo que sucede en la cinta, su participación no aporta mucho y, si lo hace, es todo muy insustancial.

(Fuente: Marvel / Disney).

En resumidas cuentas, Doctor Strange cumple y más, no logra superar lo visto en Capitán America Civil: War, pero abre nuevas puertas y posibilidades dentro del UCM, las cuales de seguro serán exploradas a profundidad en sus próximos proyectos.

(Foto de portada: Marvel Studios)

Tags:

Lo último de Fandango TV

Recomendaciones
Lo primero que debemos ver en los cines
1 mes antes
Análisis
Expediente Fandango
2 meses antes
Primicias
¡Spider-Man: Miles Morales!
3 meses antes
Exclusivo
Entrevista a Jim Carrey
3 meses antes
Opinión
¿Apokolips War es plagio?
3 meses antes
Momentos
Momentos Épicos de Jurassic Park
2 meses antes
Resumen
¿Secuela de Constantine?
2 meses antes