La increíble conexión entre el primer y último episodio de 'Dark'

María Paula Ríos · _Live_in_Peace

Publicado el 2 de julio del 2020

¿Se puede cambiar el destino? ¿O está todo predestinado en 'Dark'? Una cuestión contradictoria que se revela en el primer episodio de la serie de Netflix.

Los fans nos quedamos más que satisfechos con la última y tan esperada temporada de Dark. Cuestión que pocas veces suele ocurrir, porque generalmente debido al éxito de espectadores, la ficción se alarga hasta el hartazgo y las resoluciones suelen ser muy débiles. En esta ocasión, narrativamente, estaba todo tan bien orquestado como el destino de nuestros personajes; y hilando fino podemos observar, en simples y pequeñas líneas de diálogos, la increíble y reveladora conexión entre el primer y último capitulo de la serie.



Adelantamos que es una conexión, que fiel al espíritu de la ficción, nos deja más preguntas que respuestas. Para entender la cuestión, lo primero es remitirnos al final de la tercera temporada de Dark. Después de un salto de dimensiones Jonas y Martha evitan que ocurra el apocalipsis al detener el accidente automovilístico del hijo de Tannhaus. Sin una tragedia en la cual inspirarse, Tannhaus nunca inventa la máquina del tiempo, en consecuencia, desaparecen las realidades paralelas y quienes allí habitan, incluyendo a nuestros protagonistas.



LA VIDA ES UN DÉJÀ VU

Un sacrificio que no fue en vano, ya que al renunciar a sus existencias (Jonas y Martha), pudieron garantizar la línea de tiempo original y preservar vidas. Después de este adiós desgarrador, se pasa a una escena en la que Hannah, ahora embarazada, cena con su esposo Wöller (el policía del ojo dañado) y sus amigos en su casa. En plena charla, con corte de luz intermedio en el momento que tendría que haber sucedido el apocalipsis, fija su mirada a un abrigo amarillo similar al que Jonas usó durante toda la serie. Cuando le preguntan que pasa, alude a que tuvo un déjà vu.



Y comenta que ese momento exacto se siente como un sueño que tuvo la noche anterior, como algo que ha vivido antes (y lo vivió). La cosa no queda aquí, porque cuando Katharina le pregunta cuál será el nombre del bebé, Hannah hace una pausa, como si pudiera escuchar a alguien, y dice: "Creo que Jonas es un nombre hermoso". Créditos finales. ¿Entonces les pregunto se puede torcer el destino? O tal como indica la frase de Einstein en el primer capítulo de la serie: “La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente”.



LA DIFERENCIA DEL TIEMPO COMO ILUSIÓN PERSISTENTE

Esta es una de las conexiones, pero hay otra mucho más significativa que también se da en el primer capítulo. Antes de que Jonas y Martha supieran de la aventura temporal que les esperaba, compartieron una breve conversación que realmente sentó las bases para todo lo que vendría. La escena en cuestión tiene lugar cuando ambos se encuentran en el bosque, afuera de la cueva, en busca de las supuestas drogas, y previo a la desaparición de Mikkel.


Allí Martha también experimenta un déjà vu: "La luz, el bosque. Es como si todo esto ya hubiera sucedido antes". Jonas le responde: "Si el mundo es una simulación, el déjà vu es una falla en la matriz". Y ella completa: “O puede ser un mensaje de otro lado”. Entonces en el último episodio ¿Hannah estuvo recibiendo mensajes del otro lado? ¿Cómo surgió el nombre de Jonas?


Sin dudas el ciclo comenzará nuevamente, ¿pero de qué modo? ¿existirá también Martha? ¿el destino los volverá a unir? Las líneas de tiempo se enlazan entre sí una y otra vez, tal es la perfección del relato de esta producción que se crea un bucle que conecta al primer y último episodio. El tiempo es infinito, y Dark, la serie de Netflix que dejó más que conformes a una legión de fans, va a dejar un impacto tan perdurable como su narración.

Tags: