'Avengers: Endgame': ¿cuál es el mejor momento para ir al baño?

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 25 de abril del 2019

Con tres horas de metraje y gaseosas XXL, todos vamos a sentir el llamado de la naturaleza.

Finalmente llegó el día. Después de diez años y una tensa espera híper-hypeada, Avengers: Endgame -la voladísima conclusión de la saga vengadora y final de finales de etapas marvelitas- llega a los cines a atar con un moño la antología de 22 películas del Universo Cinematográfico de Marvel. No es sorpresa, pues, que los Hermanos Russo se hayan tomado bien en serio atar todos los cabos narrativos que hayan quedado sueltos a lo largo de sendas narrativas, con lo que la duración de el final del juego trepa a unas espectaculares tres horas de duración. Y nuestra vejiga ya duele de pensarlo.


Es que vamos, no hay otra forma de transitar esta experiencia emocional que no sea acompañado de los seis Funkos de los Avengers originales, un balde de pop corns rebosantes de mantequilla y azúcar, y tres litros de tu gaseosa de elección en vaso conmemorativo extra grande. El plan, no obstante, atenta contra las tres horas de cinta de corrido, una prueba de fuego para cualquier uretra, sobre todo siendo que está en juego la posibilidad de perderse algún detalle significativo de la trama (o, aún peor, un cameo de Stan Lee).


Cómo tres horas es mucho, muchísimo tiempo para aguantarse (y llevar pañales a la sala del cine es sólo aceptable ante razones de incontinencia infantil/adultísima), pues urdimos el plan perfecto para que puedas correr al cuarto de los niñxs pequeños sin perderte ninguna pieza trascendental del arco dramático, ningún momento emotivo, o siquiera alguno de los grandes chistes que podemos esperar de Endgame. Catalogamos, pues, un par de momentos de ritmo lento en la película en los que puedes atender a tu vejiga hiperkinética.


La primera oportunidad para ir al baño (tanto tú como cualquier a de tus hijos) en Avengers: Endgame llega a la película en unos alrededor de los 45 minutos, en plena conversación entre Pepper y Tony Stark. El otro break que puedes aprovechar es una hora después, casi a las dos horas de metraje, cuando Tony y el amadísimo Capitán están en modo dúo dinámico… Si bien este momento es bastante trascendental de la trama, lo cierto es que avanza a un paso tan medido que bien puedes intentar romper tu marca de 100 metros llanos en sala de cine para aliviar tus necesidades.

Y esas son básicamente las únicas dos instancias de la película en las que te puedes despegar con seguridad del asiento: el resto de Endgame es bastante elemental. Es que vamos, después de diez años de películas y de fundar un universo cinematográfico, es solo lógico que se necesiten más de 180 minutos para cerrar los arcos personales de tantos personajes.


Imagen de portada: Fotomontaje de Fandango con imágenes de Marvel Studios y KISSPng.

Tags: