Adiós a la Reina: el día en que Aretha Franklin se robó la escena

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 16 de agosto del 2018

¡Freedom!

La reina ha muerto. Aretha Franklin abandonó hoy el plano material a sus 76 años de fundadora honoraria del movimiento afrofeminista de himnos de la cultura popular. Pero ni el cáncer de páncreas que la asolaba desde el 2010 y le hizo dejar el cuerpo atrás podría consumir esa voz titánica del blues que poseyó de toda su soul. La reina habrá muerto, pero Fandango salva a la Queen recordando una de sus momentos más masivos en la historia del cine.


Franklin se lleva consigo una batería de hitazos masivos que le prestaron ritmo y sustancia a cantidad de eventos cinematográficos. Pero, por fuera de las colaboraciones y las biopics, fueron pocas las incursiones de la gran dama del blues por fuera del escenario. Y, convengamos, no es que lo necesitara: su carrera musical es una leyenda indisputada. Pero, así y todo, sus himnos incombustibles encontraron la manera de llegar al celuloide.

Blues Brothers no solo es una de las comedias de culto que robó por asalto nuestros corazones en 1980. Y seguramente uno de los motivos por los cuales es tan épica debe ser porque terminó de tachonar su fichaje estelar con Aretha herself. Franklin se comió la pantalla sin importar cuán limitado fuera su tiempo en escena.


Contexto: Franklin había tenido un tropiezo o dos en plena década ochentera. La transición musical de moda abandonó lo telúrico del soul y migró hacia el beat poderoso del disco. Aretha podría haber tenido los días contados: de hecho, su contrato en Atlantic Records estaba cerca de expirar. Pero, obviamente y fiel a su tónica revolucionaria, Franklin no tardó en hacer magia.


Su aparición en The Blues Brothers como la Sra. Murphy -una camarera furibunda- revitalizó su carrera con el impecable throwback de Think, que debutó en 1968 como parte de Aretha Now. Y, de hecho, se ocupó de que fuera todo lo favorecedor posible al cambiar el vestuario de mesera para “abrazar sus curvas” y mostrar lo que Diosito le dio.

Y aquí la vemos en toda su gloria. Y ya lloramos un poquito al verla inmortalizada de manera tan empoderante y maravillosa. ¿Qué te parece?

Imagen de portada: Universal.