'7500': tensión de alto vuelo con Joseph Gordon-Levitt

Gabriella Botello · sucucho

Publicado el 7 de abril del 2020

La película de Amazon plantea una mirada única a las películas de terroristas en aviones.

Es claro: no necesitas saber alemán para entender que lo que está sucediendo en 7500, lo nuevo de Joseph Gordon-Levitt para Amazon, es tremendamente tenso. La nueva cinta de nuestro Joseph preferido es un ejercicio de tensión en espacios confinados que recomendamos que te abstengas si le tienes miedo a volar. Abróchense los cinturones, que estamos ante un thriller de alto vuelo.


Tobias es un joven copiloto estadounidense, a bordo de un vuelo de Berlín a París bastante rutinario. Mientras verifica los elementos técnicos y precauciones de seguridad Michael, el piloto, conversa con Gökce, su novia auxiliar de vuelo. Todo es perfectamente normal… Hasta que, poco después del despegue, irrumpe en la cabina del piloto una pandilla de terroristas armados con cuchillos caseros, hiriendo gravemente a Michael y cortando el brazo de Tobias.


Temporalmente logrando defenderse de los atacantes, un aterrorizado Tobias contacta a la torre de control para planificar un aterrizaje de emergencia. Pero cuando los secuestradores matan a un pasajero y amenazan con asesinar a más civiles inocentes (incluyendo a su novia) si no los deja volver a la cabina, este hombre ordinario enfrenta una prueba de altísima presion. Mientras hace un intento desesperado por salvar las vidas de los pasajeros y la tripulación restantes, Tobias forja una conexión sorprendente con un joven terrorista aterrorizado que, al igual que es, es una víctima en la situación mortal.


En 7500 parece obvio que es más importante lo que no se ve que lo que sí se ve. El impecable sentido de la tensión del director nominado al Oscar Patrick Vollrath (Everything Will Be Okay) y el mundo prístino, tungsteno, y ubicuo del director de fotografía Sebastian Thaler construyen un thriller atípico, esencialmente confinado en la cabina del avión.

Y se ve bien real: para lograr la sensación clasutrofóbica de terror a miles de pies de altura, la producción compró un Airbus real y manipuló el tercio delantero y las primeras ocho filas de asientos para que sea lo más verosímil posible. A ese efecto, montaron la cabina en una plataforma neumática que permitía sacudirlo a mano para simular turbulencias. Es decir, si parece real, es porque seguramente es real.

Es claro que lo nuevo de Gordon-Levitt, que siempre ha tenido gran curaduría en los proyectos de los que participa, no es una simple película sobre terrorismo: los secuestradores también se presentan como víctimas. Pero más allá, 7500 descansa sobre su novedosa ejecución de alta tensión, la desesperación, el miedo, la valentía... Y, bueno, también usar un avión para desestabilizar a tus enemigos y salvar a tu novia parecerían ser los puntos fuertes de este espectacular thriller que no te puedes perder.


Imagen de portada: Amazon.

Tags: