Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Game of Thrones batalla Winterfell temporada final Larga Noche

'Game of Thrones': ¿Quiénes han muerto durante la 'Larga Noche'?

29 de abril del 2019
Por Paloma Díez Pérez
¡ATENCIÓN! Spoilers del episodio 8x03.

La Larga Noche de Game of Thrones ya pasó. La gran amenaza que suponían los Caminantes Blancos ha desaparecido de la faz de los Siete Reinos y ahora es el turno para que vivos lloren a sus muertos. Aunque, por desgracia, el luto deberá pasar rápido porque Cersei no pierde el tiempo y ya está dispuesta para borrar del mapa a todos los pretendientes al Trono de Hierro.

Las bajas entre el bando de los vivos —liderados por los Stark y la reina Targaryen— han sido numerosas y todos han caído con honor. Si te has perdido en mitad de la batalla, o si no has podido ver bien qué sucedía debido a la oscuridad de la fotografía, no te preocupes porque a continuación vamos a hacer un recuento de los personajes que ya no seguirán con nosotros:

EDD EL PENAS:

Fue el primer personaje conocido en caer en la batalla. Lo hizo mientras salvaba a Sam de un Espectro que casi acaba con él. El que fuera Lord Comandante de la Guardia de la Noche y amigo de Jon murió apuñalado por la espalda. Y ahora su guardia ha terminado.

Edd

(Imagen: HBO)

LYANNA MORMONT:

Más conocida como Lady Osita, este personaje se ganó el cariño y el respeto del público debido a su fiereza, honestidad y lealtad hacia el Norte y los Stark. Sabíamos que no tenía muchas posibilidades durante la batalla, pero murió matando tal y como juró que haría.

Lyanna

(Imagen: HBO)

Ella y sus hombres estaban a cargo de defender la entrada principal, y estaban realizando un gran trabajo hasta que un Espectro gigante irrumpió en escena y se dispuso a arrasar con todos los presentes. Malherida, Lyanna no dudó en lanzarse contra el enorme enemigo y mientras sus huesos eran aplastados le clavó una espada de vidriagón en el ojo. No habrá otro personaje como ella. El Norte fue muy afortunado de tenerla en su bando.

BERIC DONDARRION:

A este personaje se le acabaron las oportunidades de resucitar. El Señor de la Luz lo trajo de vuelta una y otra vez para que cumpliera con su objetivo principal: salvar a Arya para que ella salvara a la humanidad. Misión cumplida. Que el Señor del Relámpago descanse en paz y para siempre.

Beric

(Imagen: HBO)

THEON GREYJOY:

Uno de los personajes más complejos de la serie y que se ha ganado a pulso su redención. Fue el insoportable pupilo de Ned Stark y decidió traicionar a Robb cuando más lo necesitó. No obstante, su camino cambió de rumbo cuando sobrevivió a las múltiples torturas de Ramsay. Tras rescatar a su hermana Yara —la otra deuda que tenía pendiente—, Theon se dirigió a Winterfell para limpiar sus pecados.

Theon

(Imagen: HBO)

Los Hijos de la Isla del Hierro debían proteger a Bran en el Bosque de los Dioses y lo intentaron con todas sus fuerzas. Por desgracia, todos cayeron uno a uno hasta que Theon fue la única barrera entre los Caminantes Blancos y el Cuervo de Tres Ojos. Y al final, este personaje se convirtió en todo lo que siempre quiso ser: “un buen hombre”. Y vaya que sí. Sería Greyjoy de nacimiento, pero siempre fue un Stark en su corazón. Sin lugar a dudas, una de las muertes más tristes de la Larga Noche en uno de los personajes que más valientemente peleó.

JORAH MORMONT:

Nadie puede poner en duda que los Mormont son una Casa de palabra. Jorah juró servir, defender y proteger a Daenerys y lo cumplió hasta el final. Todos temimos lo peor cuando lo vimos situarse al frente de los Dothraki, en la vanguardia, al inicio de la batalla.

Jorah

(Imagen: HBO)

Sin embargo, el Ándalo murió más tarde cuando se vio obligado a proteger a Daenerys en su intento por huir del campo de batalla. Los Espectros los rodearon, Jorah recibió varias heridas mortales y, al final, se desplomó en el suelo con su amada Khaleesi llorando su muerte. Fue una de las escenas más tristes de la noche. Con su muerte, la Casa Mormont ha desparecido de los Siete Reinos.

MELISANDRE:

La Mujer Roja se ha equivocado mucho, pero mucho, en su intento por servir al Señor de la Luz. Tardó bastante en aparecer en escena, pero lo hizo sabiendo, por fin, cuál era su misión: proteger e indicar a Arya que ella sería quien acabaría con el Rey de la Noche.

Meli

(Imagen: HBO)

Una vez finalizada la batalla, y al alba, Melisandre cumplió con su propia profecía y se marchó hacia los campos nevados al mismo tiempo que se quitaba el collar con la piedra roja revelando su verdadera apariencia. Al final se desplomó y murió sola, tras una larguísima vida intentando interpretar las visiones del Señor de la Luz.

EL REY DE LA NOCHE, LOS CAMINANTES BLANCOS Y EL ESPECTRO VISERON:

La muerte del gran villano de la serie ha sido toda una sorpresa; y ha llegado muy pronto, para el gusto de algunos fanáticos. Después de largas temporadas realizando teorías, por fin supimos que su intención era eliminar al Cuervo de Tres Ojos para borrar la memoria de la humanidad. Al final, se convirtió en trocitos de hielo gracias a la gran maniobra de Arya.

Rey Noche

(Imagen: HBO)

Con la muerte del Rey de la Noche, los Caminantes Blancos —perdidos durante la batalla— también desaparecieron y, con ellos, los Espectros. Uno de ellos fue Viserion que, malherido, se puso a soltar llamaradas azules contra todos los habitantes de Winterfell.

MENCIÓN ESPECIAL A…:

No queremos terminar este artículo sin mencionar el inconsciente valor de los Dothraki, quienes se emocionaron cuando Melisandre prendió fuego a sus armas. Los jinetes de Daenerys se situaron en la vanguardia y cabalgaron sin pensárselo dos veces contra el enemigo. Por desgracia muy pocos sobrevivieron, si es que lo hizo alguno.

Dothraki

(Imagen: HBO)

Quienes también estuvieron a la altura de lo esperado fueron los Inmaculados, quienes protegieron con su vida la retirada de los norteños. Pudieron huir, pero no lo hicieron. No, ellos miraron a la muerte a la cara y mantuvieron sus posiciones a pesar de las grandes bajas que estaban sufriendo.

Y como no, también hay que señalar el valor que los Salvajes y los norteños pusieron durante la batalla. La gran mayoría nunca había sujetado una espada en sus manos. Ni tampoco había peleado, pero lo dieron todo por su amada tierra y por salvar a la humanidad.

La hazaña de estos valientes merece ser recordada en canciones o, si todo sale bien, en las maravillosas crónicas que Sam podría escribir sobre esta Canción de Hielo y Fuego.

(Imagen de portada: HBO)


Do you want to go to www.fandango.com? No Yes